30 de mayo de 2009

Joseph Haydn (1732-1809): El músico del cielo


Hace años Gabriel García Márquez escribió en la prensa un artículo que hoy merece ser recordado. Comentaba con su expresividad habitual la sensación que tuvo cuando, al entrar en una tienda de música en la ciudad de Los Ángeles, oyó una melodía que de inmediato le cautivó. “Sentí encontrarme en el cielo, transportado a espacios nunca sentidos”: de este modo tan gráfico explicó el escritor colombiano su estado de ánimo al verse envuelto por las notas de una composición musical de Joseph Haydn. No mencionaba de qué obra se trataba, pero sí se le hacia familiar el inconfundible estilo de ese genio de la música, fallecido el último día de Mayo de 1809. Poco importa la composición de que se tratase, aunque me atrevería a afirmar que quizá los sonidos percibidos emitieran notas tan bellas como las que adornan cualquiera de sus Sinfonías, de sus Cuartetos, de sus Conciertos para piano o para trompeta, de las arias de sus óperas o alguna de las piezas que proporcionan esa fuerza inmensa al oratorio de La Creación, con fundamento considerada como una de las realizaciones más impresionantes y hermosas de la historia de la música.
Recordar a Haydn en el bicentenario de su muerte supone algo más que expresar la admiración por su talento y subrayar la vigencia inalterable de una música realizada en la segunda mitad del siglo XVIII, en la que coinciden genios que han de marcar con poderosa huella la evolución de la cultura musical hasta nuestros días. La obra de Haydn nos sitúa en la perspectiva de la profunda transformación instrumental que experimenta la música de la mano de los dos grandes maestros que desde Austria contribuyeron en mayor medida a engrandecer el periodo clasicista, abriéndolo a la modernidad del Ochocientos. A él le corresponde el mérito de la consagración de la Sinfonía y de la música de cámara como dos formas singulares de expresión que dieron lugar a movimientos de renovación que cobrarían en Mozart su plasmación más sobresaliente, enriquecida en éste además por la brillantez de sus óperas.
La relación entre ambos, estrecha y fecunda, cimenta las bases de una etapa cumbre a la que más tarde aludiría Johannes Brahms, cuando se consideró heredero del legado transmitido por ambos genios a los que Viena y Salzburgo han dedicado sendos museos que resumen muy bien el particular entorno en que se desenvolvieron. Escuchar a Joseph Haydn nos sitúa en una época y en un espacio que identifica a los europeos con lo mejor de su tradición cultural. Pues, ¿hay alguien que no se emocione al oir interpretar el “Von deiner Güt’, o Herr und Gott” de La Creación o descubrir, entre otras maravillas, la belleza del Cuarteto Emperador Op. 76, en cuyo segundo movimiento se inspiró el himno oficial de la República Federal Alemana?

Disfrútenlos






28 de mayo de 2009

Mercedes García Valcarce: Premio a la Solidaridad "Luis J. Pastor"




-->
No son muchos los Premios que en España se conceden a la Solidaridad. Entre ellos, deseo destacar el que esta tarde - Premio "Luis Pastor" - se ha concedido en Valladolid a Mercedes García Valcarce, de Médicos sin Fronteras.

En el acto, muy concurrido, se han pronunciado las siguientes palabras sobre la homenajeada:

".....De prestigio avalado por una trayectoria muy dilatada, sus contribuciones a la causa solidaria, entendida como expresión de una entrega personal generosa y desinteresada, son de sobra conocidas pero es muy probable que nunca lleguen a ser suficientemente valoradas. Licenciada en Medicina y Cirugía por la Universidad de Santiago de Compostela, la labor profesional de Mercedes García Valcarce siempre ha estado asociada a la atención sanitaria en el ámbito de la pobreza en que aparece sumida una gran parte del mundo tropical. Esa sensibilidad hacia este tipo de escenarios le llevó a cursar un master en Epidemiología y Medicina y Cirugía Tropical, en el Instituto de Medicina Tropical Pedro Kouri de la Habana, para posteriormente ampliar su formación en esta misma línea de especialización en el Hospital General de Valencia. Desde comienzos de los noventa empezó a colaborar con Médicos sin Fronteras, organización en la que desempeñó tareas de asistencia sanitaria en los campos de refugiados de Darfur (Sudán) y en Somalia. Su actividad ha sido impresionante, ya que ha tomado parte activa en misiones humanitarias en Angola, Argentina, Darfur, Zambia, Somalia y en Karamoja, en Uganda. Asimismo en momentos de su vida ha trabajado también en el Centro Penitenciario de León y en proyectos de atención a inmigrantes para Médicos del Mundo y Proyecto Hombre.

Y seguramente su nombre hubiera quedado circunscrito a sus entornos de actividad y relación más inmediatos de no haber sido por el suceso ocurrido en Diciembre de 2007, cuando, trabajando como voluntaria en un proyecto de cooperación internacional en Somalia, fue secuestrada, junto a la enfermera argentina Pilar Bouza, cuando se dirigía a un poblado de ese país a pasar consulta. Tras una semana de cautiverio y una ardua negociación, ambas fueron liberadas. El hecho conmocionó al mundo y alcanzó la resonancia lógica de un acontecimiento que ponía al descubierto una vez más los riesgos en que se desenvuelve la labor humanitaria y asistencial de quienes dedican su vida a la atención de los desheredados en lugares marcados por la tragedia en sus más dramáticas y terribles manifestaciones.....".

En la fotografía, José Luis Alonso Ponga y Fernando Manero acompañan a Mercedes García Valcarce tras la entrega del Premio en el Palacio de Santa Cruz, de la Universidad de Valladolid


27 de mayo de 2009

Haití en el puente del Titanic

Nunca se habla de Haití en ningún sitio. Existe el país, pero como si no existiera. La pobreza alcanza en él dimensiones sobrecogedoras. Relegado a la parte occidental de la Isla de la Española, en el centro del Caribe, su historia resume todas las tragedias humanas. Sin paliativos. Deseo aludir en el blog a este mundo desconocido, que no puede ser ignorado y que sólo cabe interpretar desde la perspectiva de una solidaridad bien entendida. Un colega brasileño, de la Universidad Nacional de Matto Grosso, acaba de regresar de Haití y me envía este escalofriante testimonio, que le fue entregado por un grupo cultural de la ciudad de Gonaïves. Refleja la profunda crisis de una sociedad y la desesperación de sus gentes. Es un testimonio desolador. Algo real, algo que sucede, algo que no se puede desconocer.



"¿Quién ha dicho Titanic?.

¿Porqué nos viene a la memoria la imagen de un navío que desaparece para siempre sin que nadie pueda remediarlo?, ¿qué hemos hecho los haitianos para que eso suceda inevitablemente?.

La relación entre el barco que se hunde y nuestro país cada vez es más clara. No nos queda más remedio que aceptarla. Refugiados en los lugares más altos, los residentes en Gonäives observan cómo el agua sube inexorablemente hacia ellos…hasta anegar todo el país, abocado a la desaparición.

Si no es esta vez, será la próxima. Dentro de un día, de un año. Es un fin anunciado. Irremediable. Es ese sentimiento de pasajeros del Titanic el que habita en nosotros indistintamente..

Ya no es cuestión de cuándo hay que hacer (o rehacer) el equipaje para abandonar el barco. Incluso los más resistentes. Incluso los ancianos impotentes. Incluso los más arraigados en esta tierra. Pues justamente ya no queda tierra. Todo se va.

Todas las ciudades están amenazadas al mismo tiempo de desaparición. Mi querida Gonaïves, pero también Les Cayes, Jacmel, Petit-Goave, Cabaret, Port-au-Prince. Constreñidas entre la subida del océano a un lado y otro, las olas que rugen como inmensas avalanchas y lo entierran todo a su paso. Esa montaña que durante siglos hemos deforestado se ha convertido en una pista donde nada interrumpe los deslizamientos. Vienen a nosotros sin que podamos hacer nada, porque no somos nadie.

Es un descenso a los infiernos. Nosotros los haitianos hemos fracasado en todo. De hecho hasta en la existencia misma de nuestro país. Todos los proyectos que hemos emprendido en esta tierra han sido fallidos. Y, peor aún, la impotencia total. La dimisión absoluta. No sabemos que hacer. No sabemos hacer nada. ¿Qué será de nosotros?."

En Gonäives, 15 de Marzo de 2009


Nota: el Mapa reproduce una fotografia de satélite de la Isla de la Española, compartida por Haití y la República Dominicana. Se puede observar el alto grado de deforestación del conjunto, pero sobre todo de la parte haitiana, donde en los últimos 50 años ha desaparecido el 72 % de toda la cobertera arbórea. Un desastre ecológico impresionante. Un desastre en un pais cuya música cautiva al sumergirnos en los aires y sensaciones más auténticas de la negritud caribeña



24 de mayo de 2009

Israel prohíbe el Festival Palestino de Literatura


-->
No tendrá lugar según el programa previsto. Que nadie espere brizna alguna de piedad, comprensión y respeto hacia la cultura del excluido en ese mundo de humillación y expolio constante en que se ha convertido lo que siempre se conoció como Tierra Santa. La prensa española no dice nada, o al menos yo no le he visto. Nada dice porque el tema resulta ya incómodo y puede perturbar en demasía al siempre irritado Gobierno de Tel Aviv. Tampoco importa mucho que el Evento, como se ve en el cartel, esté auspiciado por la UNESCO o por el British Council. Lo importante es que no crezca la hierba, que los brotes verdes se sequen, que la desolación no pare en el yermo territorio y en la mente atormentada del pueblo palestino, para el que el simple acto de respirar y recibir la luz del sol ha acabado siendo un lujo.

La policía del Estado de Israel ha cerrado el Teatro Nacional Palestino en Jerusalén-Este, es decir, en el sector árabe de la ciudad para impedir la celebración del Festival Palestino de Literatura, cuyo comienzo estaba previsto para el 23 de Mayo. Según The Guardian, antes de que comenzaran los actos previstos la policía ha decidido cerrar el teatro, argumentando que se trataba de una manifestación de carácter político, ligada a la Autoridad Nacional Palestina. Sí, han leído bien, no se atribuye tamaña fechoría a Hamás, el implacable enemigo a destruir y el origen y pretexto de todos los males que aquejan a ese Estado, sino del Gobierno palestino, dirigido por ese hombre, Abu Mazen, con el que dicen querer llegar a todo y que ha alcanzado con los israelíes niveles de sumisión rayanos en la miseria y la vergüenza. Es una práctica habitual, el pan nuestro de cada día: este mismo mes, hace apenas unos días, la policía de Israel ha cerrado un Centro de Prensa que habia sido instalado para atender la visita de Benedicto XVI.

Prohibido un encuentro en el que se daban cita intelectuales árabes, europeos y norteamericanos de prestigio, y nada sospechosos de querer atentar contra nadie, ha sido el Centro Cultural francés de Jerusalén el encargado de acoger la iniciativa, que ha ratificado su emblema de cabecera: “Enfrentar el poder de la cultura a la cultura del poder”. Es una conocida expresión de Edward Said, que a menudo visita España, imparte clases en la Universidad Carlos III, y simboliza ese núcleo brillante de la intelectualidad palestina que no se resigna a la humillación, al asedio, al expolio y a la muerte. ¿Dónde estás los límites a tanto atropello e ignominia?. ¿Hasta cuándo se va a tolerar el que sin duda se ha convertido en el comportamiento más brutal ejercido contra una comunidad en el mundo de nuestros días?.

23 de mayo de 2009

Serrada: cuando la cultura grande dignifica a los espacios pequeños

-->
Un año más la villa de Serrada vuelve a mostrar que es algo más que un modesto núcleo de población situado en la vasta llanura que se extiende al Sur del Duero en la provincia vallisoletana. Aludí el año pasado a ese evento y lo vuelvo a hacer de nuevo para dejar testimonio fehaciente de un fenómeno cultural que llama la atención de propios y, sobre todo, de extraños. Y es de justicia que así sea porque la cita que anualmente convoca a gentes del arte y de la cultura de toda España se ha convertido en un punto de referencia donde no es el tamaño del lugar lo que importa sino lo que motiva el encuentro, la forma de llevarlo a cabo, las palabras que en él se vierten, la categoría de los galardonados.

Dieciocho años de tradición avalan la experiencia, y, a decir verdad, no son pocos en estos tiempos en los que el relumbrón sólo sobrevive allí donde hay escala y dinero suficientes. No es éste el caso. Los recursos son limitados, poco más de mil habitantes dan para lo que dan, el apoyo de las instituciones de mayor envergadura (Junta y Diputación) brilla por su ausencia, y sólo el patrocinio de una Residencia de Mayores y de una entidad de crédito respaldan la iniciativa, que el Ayuntamiento asume y pone en práctica con más ingenio y voluntad que peculio. Es lo que hay, imaginación y entusiasmo, y hay mucho. Significa la continuidad de la idea potenciada por quien ha sabido identificar al pueblo con la cultura como un símbolo permanente de su personalidad. Ya no es alcalde, pero la imagen, la huella y el entusiasmo de Luis Alonso Laguna, compañero nuestro en la blogosfera, siguen vivos y lozanos como en los mejores tiempos. Su sucesor, José Antonio Alonso Gago, mantiene esta línea con la misma ilusión.



En un ambiente cada vez más concurrido, allí me encontré de nuevo con él disfrutando de su conversación y de su amistad, mientras admirábamos el plantel de quienes han sido reconocidos con los Racimos 2008. Y la nómina no es en absoluto baladí: Marina Núñez (Pintura), Angel Camino (Escultura), Maria Valverde (Cine), Jordi Rebellón (Teatro), Happening (Música), Rubén Abella (Literatura), Agustín Agudo (Arquitectura), Francisco Javier Heras (Fotografía), Grupo de Excavaciones del Yacimiento vacceo de Pintia (Racimo de Honor). Ahí es nada cuando de reconocer la calidad se trata. Es la cultura plasmada en el universo presuntamente indiferenciado de los espacios pequeños. ¿Y por qué sólo ha de materializarse en los espacios grandes?. ¿No habiamos quedado en que también "small is beautiful"?


El acto estuvo amenizado por una pareja de actrices cómicas, de gran talento y expresividad. No recuerdo el nombre, pero sería justo que en adelante éste figurase en el Programa con el que se da a conocer la convocatoria. Siempre se debe dejar constancia explícita de quien se esfuerza con su trabajo y con su ingenio. Y, desde luego, estas dos mujeres lo tuvieron.

Imágenes: Centro Cívico de Serrada, lugar de celebración; Agustin Agudo, buen amigo y colega, amén de excelente arquitecto; Jordi Rebellón, conocido actor, cuya interpretación del alcalde de Fargo (Huesca) en Televisión Española me pareció espléndida.

21 de mayo de 2009

Viñetas que invitan a pensar: envidiar es sufrir



Aunque sea un retrato conocido, siempre impresiona cuando se contempla. Es obra de Théodore Géricault, maestro del romanticismo pictórico francés, que la realizó en 1822, y se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Lyon. Hay catálogos que la identifican simplemente con el título de La Loca, pero en realidad el que le dio el pintor es “La monomane de l’envie”, la loca de envidia. Pocas imágenes como esa reflejan lo que supone esa actitud ante las personas y ante la vida. La monomanía, la obsesión, que llevan o pueden llevar al delirio.

Cornelivs ha escrito un post sobre este tema, que me da pie a completar algunas de las numerosas y atinadas interpretaciones que él hace sobre la definición de la envidia. Añado una que me parece fundamental y que está en la clave del gran riesgo que entraña. Y es que la envidia sólo hace daño a quien la tiene, sólo perjudica a la persona que siente hacia otra los achares y celotipias que la devoran. Es una conducta, pues, siempre insana, (¿qué es eso de la envidia sana?) que, por lo que dicen los psicólogos, deriva en obsesiones que conducen a esa monomanía denunciada con enorme realismo en el cuadro que nos ocupa.

Mas no es necesario recurrir a la Psicología para darse cuenta de ello. Sería suficiente con echar un vistazo a los numerosos testimonios que la historia, el cine y la literatura nos ofrecen para darse cuenta de los riesgos que acompañan a esa irracionalidad, que muchos conciben como la cara oculta de la competitividad que enfrenta, divide y tensiona a los seres humanos.
Las fábulas de La Fontaine la describen con sencillez y dureza a la vez, resalta desgarrada en las tragedias de Sófocles y cobra violencia y crueldad en textos memorables de Shakespeare o Stendhal. Pero ya que esta entrada me ha venido inspirada por el ilustre jienense, que deleita la blogosfera con su fascinación por Roma, simplemente le recordaría lo que la envidia supuso para Rómulo, cuando le llevó a quitar la vida a su hermano Remo, por más que ello no restase un ápice a la contribución que este tuvo en la fundación de la ciudad que baña el Tévere.

19 de mayo de 2009

Al fin, un rostro formado por miles de rostros



Recibo de mis amigos latinoamericanos esta imagen que me limito a reproducir, para que se conozca. Se trata de una composición con el título expresivo de "War President" y en la que se representa el rostro del ex-presidente estadounidense George W. Bush, realizado con las fotos de los militares norteamericanos muertos en la guerra de Irak. Es obra del artista Joe Wezorek, conocido antibelicista.


La imagen habla por sí sola. Sobran las palabras, pues la mirada no se detiene en el texto sino en lo que significa y recuerda, en lo que fue y sigue siendo una de las mayores tragedias de nuestro tiempo, que se ha llevado consigo a decenas de miles de personas y que marcará, mientras vivan, la imagen de Bush y la de los sicarios europeos que le acompañaron en esa barbarie. Nunca se desprenderán de ella. Que hable la historia y que nada de lo que ha ocurrido en esa tragedia nos sea ocultado.

18 de mayo de 2009

Nunca nos faltará Mario Benedetti



Ha fallecido Mario Benedetti y la cultura universal está de luto. Ha sido un luchador infatigable por las causas más nobles, por aquéllas que justifican toda una vida de esfuerzo en pro de la cultura y la dignidad del ser humano. Nos ha enseñado a adentrarnos en los vericuetos más gratos de la sensibilidad, hasta hacer de la creación literaria una herramienta de liberación y una muestra de coraje frente al infortunio, la injusticia, la pobreza y el exilio. Y además lo ha hecho mientras nos descubría el Uruguay, que hemos contemplado a vista de pájaro y con los pies en la tierra.


Hace doce años tuve oportunidad de conocerle personalmente con motivo de su investidura, el 10 de Julio de 1997, como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Valladolid. Fue un acto entrañable, que llenó a rebosar el Paraninfo y supuso un canto a la libertad, a la paz y al empeño de los pueblos latinoamericanos por un mundo mejor. Le gustaba vivir temporalmente en España, pero siempre, como dijo en aquella ocasión, necesitaba "respirar el ambiente de Montevideo". Meses antes había visitado con mis amigos Luis Pastor y Rubens Ferreira la ciudad de Paso de los Toros, donde habia nacido el escritor, en el Uruguay profundo, al que Alfredo Zitarrosa dedicara una de las canciones más bellas de la América Latina. En aquella plaza recoleta y medio solitaria, a media tarde de un ventoso día de abril, en el otoño austral, junto a la iglesia neogótica que la adorna, leimos unos poemas que habiamos preparado para la ocasión. Luis lo hizo de maravilla, más sereno, Rubens no pudo controlar la emoción y se quedó en blanco. Yo hice lo que pude. Camino de Tacuarembó, fue una experiencia inolvidable.






Sólo se me ocurre, a modo de evocación sentida, rescatar un artículo que entonces publiqué con motivo de su homenaje en la Universidad vallisoletana. Con el título de Montevideo en Valladolid, se trataba de significar la personalidad de Benedetti como símbolo del alma y de la historia uruguayas, que el maestro supo identificar como nadie en la hermosa ciudad que mira al Rio de la Plata, la capital de la indomable Banda Oriental, en la que ha fallecido ese hombre sencillo, modesto y cabal, reconocido por todos como uno de los grandes escritores de nuestro tiempo.

17 de mayo de 2009

La carrera política a su alcance



¿Vocación, ambición, interés firme y decidido, afán sincero de servicio a la sociedad, deseo de notoriedad, pretensión de lucro?, ¿cuáles son las motivaciones que pueden conducir a una persona a iniciar una carrera política, con la intención de dar rienda suelta a sus apetencias individuales o colectivas, a sabiendas de que ante ella se abre un futuro lleno de incógnitas, que habrá de despejar con todas las artes y habilidades de que es capaz para que sus propósitos puedan llegar algún día a convertirse en realidad?. ¿Cuántas alegrías o frustraciones le esperan, cuántas sorpresas de todos los colores, cuántos días de gloria, cuántos sinsabores?.

Por lo que se ve, cualquier procedimiento es posible a la hora de emprender tamaña aventura. La cuestión consiste en dar el paso, ya que oportunidades no faltan. Como ésta que, anunciada en la prensa española de difusión estatal, brinda el Centro Democrático y Social para acoger en su seno a quien, siendo moderado, desee adentrarse en ese proceloso mundo con una intención tan encomiable como la de dignificar con su presencia la forma de hacer política. Lo que el reclamo exige no es baladí: nada menos que eliminar la corrupción e independizar la justicia del poder político. Una auténtica revolución, cuya resonancia pareciera justificada tanto en la política española como en la que se hace hoy, por lo que leemos y oímos, fuera de nuestras fronteras.

A este objetivo se dirige con firme intencionalidad un partido que se resiste a no seguir figurando en el universo de las opciones políticas, pese a que su rumbo no parece haber transcurrido de la mejor manera posible. Fundado en 1982 por Don Adolfo Suárez González, primer presidente del Gobierno de la democracia española, y convertido en el tiempo en el político más respetado y reconocido en el país, su respaldo electoral ha ido disminuyendo de forma implacable hasta situarse en poco más de mil votos en las elecciones generales de 2008, con una representación que le reduce al 0,01 % del voto emitido. Su marginalidad es manifiesta, tan ostensible como el desapego que hacia él siente la sociedad, por más que la figura de su fundador no cese de acreditarse y su mensaje coincida con el de un sector importante del electorado.
Ahora pretende, con todo derecho, concurrir a las Europeas del 7 de Junio. A punto de cerrarse las candidaturas, ansioso por no quedar fuera del espectro de posibilidades a que se enfrenta un ciudadano desencantado, el partido toma la decisión, original y arriesgada sin duda, de ofrecer a quien lo desee un lugar de honor en sus listas. Mas no puede acudir cualquiera: debe ser moderado y furibundo luchador contra la corrupción que mancilla el noble arte, al menos así debiera ser, de dedicar la vida y los esfuerzos al buen gobierno de la “res publica”. Qué no veremos en la política que deje de sorprendernos, habituados como estamos a casi todo en ese mundo tan importante como repleto de desasosiegos.

14 de mayo de 2009

Basta ya de degollar a la paloma



Por una vez he de reconocer que aplaudo y admiro la actitud del Papa de Roma. Nunca me he ocupado de ese egregio personaje en el blog, pero en esta ocasión me inclino a hacerlo porque ha sido realmente valiente en relación con un tema muy sensible para mucha gente y para mí, y en el que resulta clamoroso el silencio de los grandes dirigentes laicos de la Tierra. Aun estamos por oir alguna declaración en ese sentido de Anthony Blair, ese fantoche de la politica internacional encargado de poner paz en la zona y en lo que ha demostrado una total incompetencia y nulidad.

Joseph Ratzinger no ha podido mirar para otro lado cuando, a unos metros de él, ha observado, sobgrecogido, el sórdido y atroz paredón de hormigón e ignominia que Israel ha construido para aislar a los palestinos de Cisjordania y de paso continuar con su miserable política de usurpación de tierras que no le pertenecen. Pues de eso se trata: aislar, robar e impedir que alguna vez los palestinos consigan crear un Estado, cada vez más inviable

Benedicto XVI ha sabido estar a la altura de las circunstancias, como corresponde a un hombre cuya autoridad le sitúa en una posición de excepción cuando de levantar la voz contra las injusticias y la barbarie se trata. Podemos criticar sus palabras e ideas en otros temas en los que la doctrina católica sigue siendo fiel a sí misma, por lo que no deben sorprender a nadie esos pronunciamientos hechos en África y que han provocado más de una decepción.

Mas sí sorprende que el líder de la comunidad católica y jefe de un Estado que suena y se nota mucho allí donde vaya no tenga reparo alguno, como sus predecesores, en cambio, sí tuvieron, a la hora de denunciar la aberrante politica de Israel hacia Palestina, condenar sin paliativos el bloqueo de Gaza, que aún continúa tras los bombardeos y del que apenas se habla, y reclamar ese Estado palestino que el gobierno de Israel, con su insultante arrogancia, va a impedir con toda la violencia de que es capaz, a sabiendas de que en los foros internacionales ni le ladran ni le muerden.

Ratzinger ha levantado la voz por los palestinos que, sumidos en un pozo que no deja de ahondarse, sufren, se deprimen, malviven, mientras observan impotentes la destrucción de sus casas y el robo de su tierra, contemplando decepcionados que ya no importan a nadie que realmente importe en el mundo. Sin embargo, el Papa de Roma no quiere que sigan degollando a su paloma. ¿Recuerdan la canción de Violeta Parra?.




12 de mayo de 2009

Su reino sí es de este mundo


¿Cuáles son los criterios que deben primar a la hora de establecer la remuneración justa del trabajo?, ¿en qué principios, de calidad, eficiencia o utilidad social se apoya el salario que una persona recibe como compensación a su esfuerzo?. Preguntas varias de este tenor podrían hacerse para tratar de encontrar una justificación convincente a las astronómicas diferencias que separan las retribuciones percibidas por unos y otros en un mercado laboral regido por distintas varas de medir respecto a lo que cada cual merece.


La Comisión Nacional del Mercado de Valores ha dado a conocer los datos proporcionados por las grandes empresas españolas sobre los sueldos que perciben sus ejecutivos. Que nadie vea en ellos eximios científicos, personas afanadas en la búsqueda de un mundo mejor o talentos conspicuos acreedores al mayor de los merecimientos económicos por razones del esfuerzo realizado. No. Su mérito consiste simplemente en ser directivos de empresas que forman parte de los Consejos de Administración, donde el corporativismo y la ley en defensa de la propia casa – “pro domo sua”, que diría el gran Cornelivs- priman por encima de cualquier otra consideración.


El salario mínimo interprofesional en España está fijado, en 2009, en 624 euros mensuales, sin que pueda ser inferior a los 8.736 euros anuales. Son cifras mínimas, por debajo lógicamente de la retribución media que actualmente se sitúa en 20.438 euros al año. Las medias encubren, como es sabido, disparidades notables, pero son un indicador que ayuda a entender por dónde va mayoritariamente el poder adquisitivo del ciudadano que reside en el país que vio nacer, entre otros grandes genios, a Antonio Machado, o José Luis Sanpedro o Maria Zambrano, por citar al tipo de personas a las que admiro.


Nada que ver esta cifra con la que engrosa las cuentas corrientes de los que la fortuna ha llevado a formar parte de los staffs ejecutivos de las macrocorporaciones. Los 562 personajes que ocupan puestos de privilegio en las firmas que cotizan en el índice selectivo de la Bolsa de Madrid se embolsan cada año 915.000 euros de media, casi 45 veces el salario standard percibido por los españoles. Una bagatela si nos remitimos a lo que percibe el Consejero delegado del Banco de Santander (9,3 millones y otros 12 para incremento de su fondo de pensiones), el presidente del BBVA (5,7 millones y 11, 2 para pensiones) o el presidente de la eléctrica Iberdrola (6,5 millones, más 10,23 “por consecución de objetivos de planes estratégicos plurianuales y situaciones excepcionales y puntuales”).


¿Dónde esta la crisis?, se plantean estos próceres y nos planteamos todos. La crisis sobrevuela sobre las cabezas y los bolsillos de las personas, crea incertidumbres, desasosiegos y preocupaciones sin límite. Pero, cuidado, la crisis es selectiva, discrimina, jerarquiza, situa en diferentes niveles de gravedad a unos y otros, provoca embargos que no son generalizados. Los más se recatan ante ese escenario y procuran sobrevivir. Los menos, los privilegiados, los que se resisten a dar créditos, los que vez con desconfianza a quien deja de pagar la hipoteca, los que recelan del antiguo cliente, otrora amigo cuando disponía de liquidez y hoy cliente a secas cuando carece de ella, … esos ni se inmutan, pues sus sinecuras y estipendios no sólo no corren riesgo alguno sino que se incrementan sin rubor.


Y es que conscientes , en fin, de que su reino sí es de este mundo, piensan que en circunstancias como las que vivimos no vale otra actitud que la de afirmar que el que venga atrás que arree, y que a quien Dios se la dé San Pedro se la bendiga. Faltaría más.

10 de mayo de 2009

Mensajes en la calle (23): el mensaje puede ser útil pero hay que mantenerlo


Todo vale con tal de promocionar el producto que se desea. Da igual lo que contenga, la cuestión está en lograr que el continente merezca la atención de quien se interese por el servicio ofrecido. Se ha dicho que la publicidad es un arte: un arte en el que se concilian la imaginación, la perspicacia, la sutileza y, lo que tampoco es infrecuente, el atrevimiento. ¿Alguien puede cuestionar que en estos tiempos de competencias aceradas y de búsqueda afanosa de la clientela las restricciones a la prudencia sean suplidas por alardes de creatividad que no escatiman ideas que permitan ir más allá de lo que se pretende?.

La ventaja es que tales osadías están al alcance de cualquiera. No es siempre un problema de dinero el que condiciona el lanzamiento de la imagen asociada a un nombre de notoriedad reconocida, que en sí mismo identifica la calidad sin entrar en más detalles.

Lo importante es que, incluso con precariedad de medios, con modestia y unas notas de cuidado en el diseño de la cosa, se puede llamar la atención simplemente por el hecho de que, como sucede en este atrevido centro de enseñanza de Vitigudino (Salamanca), no existe cortapisa alguna que impida suscitar la mirada y quedar, siquiera sea fugazmente, en la memoria del paseante que se detiene en su deambular cansino mientras descubre esta afamada villa del Campo Charro, de acreditado prestigio como espacio de ganadería de lidia.

Pero, ay, el paso del tiempo no perdona si no se evita su efecto implacable. Al final comprobamos que no basta con la idea feliz ni con la rotulación cuidada. La pátina del deterioro hace mella sobre la idea y, como ocurre con casi todo, el transcurso de las horas, de los días y los años acaba colocando a cuanto se emprende en el lugar que le corresponde. ¿No les parece?.

8 de mayo de 2009

La protección jurídica de los derechos humanos no admite fronteras



Vivimos en un mundo globalizado e interdependiente, para lo bueno y para lo malo. Nada de lo que sucede en el mundo de cierta relevancia escapa a nuestro conocimiento y nos permite asegurar la convicción de que ni estamos solos ni los problemas del mundo nos son indiferentes. En él se cometen muchas injusticias, tremendas agresiones a la dignidad de las personas, abominables ejemplos de violencia, maltrato y discriminación. Nunca debieran quedar impunes, porque de la impunidad con que puedan ser tratados depende el hecho de que la perversión de quienes los cometen no deje de acrecentarse. Si no pasa nada ante la barbarie, el precedente que se crea es gravísimo al abrirse camino la idea de que se haga lo que se haga contra los derechos humanos acaba siendo tolerado y consentido.

Con este fin se creó en 1998 la Corte Penal Internacional, concebida para perseguir y condenar los más graves crímenes, cometidos por individuos, en contra del Derecho Internacional. A ella obedecen los procesos incoados en relación con los genocidios cometidos en Yugoslavia, Ruanda o Camboya, así como la orden de arresto emitida contra el presidente sudanés, Omar el Bechir, por su responsabilidad en la catástrofe humana de Darfur. Sin embargo, las actuaciones de la Corte están condicionadas por la circunstancia de que su labor solamente funciona cuando un país no juzga o no puede juzgar los hechos de competencia del tribunal, sin olvidar tampoco que su Estatuto no ha sido firmado ni ratificado, entre otros países, por Estados Unidos, Rusia, China, India e Israel. Huelgan más comentarios. 

¿Cómo afrontar entonces los delitos que se cometen contra la dignidad de las personas si su procesamiento esta dificultado por los límites que mediatizan la capacidad de iniciativa de la CPI?. Surge en ese contexto la necesidad de respaldar el ejercicio del Derecho a partir de las actuaciones acometidas por los jueces que, competentes para ello, deciden asumir las denuncias presentadas por quienes, victimas de agresiones, violencia y muerte, se sienten desamparados. Si admitimos que la aplicación internacional de los principios del Derecho desborda las fronteras nacionales, un reconocimiento muy sincero ha de darse a la labor de los magistrados de la Audiencia Nacional Española, que están dignificando la acción de la justicia al asumir la defensa de causas nobles, que no pueden quedar en el olvido.

Reconozcamos, pues, el coraje y la dignidad profesional de Baltasar Garzón cuando decide investigar las torturas realizadas en el infierno de Guantánamo, de Santiago Pedraz en relación con el asesinato del periodista José Couso, el genocidio de Guatemala o la brutal represión cometida por China en Tibet, de Ismael Moreno, dispuesto a llegar hasta el fondo en el tema de los vuelos clandestinos de la CIA, de Eloy Velasco ante los asesinatos de los jesuitas en El Salvador o de Fernando Andreu, que con gran sentido profesional ha decidido defender la causa de los palestinos masacrados en Gaza a raiz del bombardeo efectuado por Israel en 2002.

Tarea titánica la de Andreu que ha de hacer frente a las presiones de la fiscalía que , obligándole a cerrar el caso, trata de paralizar a la justicia española con argumentos que ocultan la gravedad de los hechos y ofenden la inteligencia al señalar que la justicia israelí ya está tratando este asunto sin que se sepa que haya hecho nada por sancionarlo después de cinco años de cometido. Enfático y melifluo como acostumbra, el Presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, advierte que "no podemos convertirnos en los gendarmes judiciales del mundo ni estar a conflicto diplomático diario". Buena lección del máximo representante de la justicia española, defensor de la idea de que lo mejor es mirar para otro lado, no incordiar al extranjero aunque delinca, y dedicarnos a la nuestro porque lo de los demás nos desazona innecesariamente.


Andreu, Garzón, Moreno, Pedraz, Velasco…. son jueces españoles de la Audiencia Nacional que nos permiten mantener la confianza en que hacer justicia en este mundo de violencias contra la Humanidad sigue siendo una tarea posible y digna de ser admirada.


7 de mayo de 2009

A la sombra del árbol de Gernika, una nueva etapa se abre para el Pais Vasco.



SUERTE, MUCHA SUERTE






Gernikako arbola
da bedeinkatua
Euskaldunen artean
guztiz maitatua.
Eman ta zabal zazu
munduan frutua
adoratzen zaitugu
arbola santua

Betiko bizi dedin
Jaunari eskatzeko
jarri gaitezen danok
laister belauniko.
Eta bihotzetikan
eskatu ezkero
arbola biziko da
orain eta gero.

Erregutu diogun
Jaungoiko Jaunari
pakea emateko
orain eta beti.
Baita indarra ere
zerorren lurrari
eta bendizioa
Euskal Herriari.



El árbol de Guernica/ es símbolo bendito/ que ama todo vasco/con entrañable amor.
Árbol santo: propaga/ tu fruto por el mundo/ /mientras te tributamos/ferviente admiración.


Para que nunca muera/ el símbolo sagrado/ doblemos la rodilla/ e invoquemos a Dios.
Y el árbol sacrosanto/ vivirá eternamente/ siendo el himno de gloria/ de nuestra redención.


Roguemos al /Señor Todopoderoso/ que brinde paz/ ahora y siempre
Danos fuerza también/ a tu tierra/ y la bendición/ a Euskalerria.


5 de mayo de 2009

La normalidad de despedir y dar la bienvenida al mismo tiempo



Vaya por delante un respetuoso adiós para despedir a Don Juan José Ibarretxe como lehendakari del Gobierno Vasco y a su partido como la opción política que ha gobernado sin interrupción la tierra de Euskadi durante tres décadas. El “Agur Jaunak” (Adios, Señor) es una bellísima canción coral de despedida que emociona oirla cuando se entona con ese sentimiento que ponen los vascos al agradecer y manifestar el reconocimiento que alguien les merece. “Agur” a Ibarretxe y “Ongi Etorri” (Bienvenido) a Don Patxi López, a quien le espera una tarea descomunal.
Y es que no pasa nada y pasa mucho a la vez.

No pasa nada porque es el juego libre de la democracia, el juego de las alternancias, de los cambios, de las nuevas perspectivas, que se ponen a prueba para tratar de reorientar los procesos y de hacerlos acordes con las mayorías que los respaldan. Dentro de unos años vuelta a las urnas y a ver qué pasa. Nunca el futuro está escrito. El Pais Vasco era la única Comunidad Autónoma española donde, desde su creación, siempre habían mandado los mismos. Es natural y bueno que el cambio político se produzca en una sociedad moderna y civilizada, de modo que nadie, con honestidad y espíritu democrático, debiera rasgarse las vestiduras o pensar que, con el cambio, se le ha arrebatado un derecho consuetudinario, impuesto por la tradición de forma natural e inamovible. Nada de eso ocurre, porque nadie puede sentirse propietario de las esencias y del destino de ningún territorio, cuya trayectoria evoluciona al compás de los comportamientos electorales de quienes residen en él. Es cierto que el PNV ganó las elecciones, pero muy lejos de la mayoría absoluta que no ha podido alcanzar con sus aliados de siempre. Así es la democracia y así debe ser.

Y, desde luego, pasa mucho a la vez, porque somos multitud los que miramos, expectantes, lo que pueda suceder a partir de ahora en el Pais Vasco, dada la resonancia que siempre ha tenido en la vida española y europea. Dos partidos que suscribieron la Constitución de 1978 deciden, tras las elecciones, unir sus votos para respaldar un gobierno que enlaza también con otra de las grandes señas de identidad de la sociedad vasca, como es la que se acoge bajo la enseña del Partido Socialista Obrero Español. La representante de la coalición Aralar, Aintzane Ezenarro (magnífica su alusión, en la misma entrevista donde hizo esas declaraciones, a la forma de asar los verdeles en Getaria, que sinceramente recomiendo), comentó que el hecho de que aunaran sus fuerzas ambas formaciones, incapaces de ponerse de acuerdo en el Estado, ponia de manifiesto la singularidad de la situación vasca. Tenía toda la razón. Pero nada de malo hay en ello, siempre que el acuerdo sea legítimo, que lo es, y siempre que aborde ese ingente desafío a que se enfrenta una sociedad rica, culta, dinámica pero a la par fragmentada, dividida, plural, en la que todo cuanto contribuya a integrar, cohesionar y evitar la dualización social no sólo es positivo sino, ante todo, una necesidad.


Por tanto, carecen de sentido los lamentos desgarrados, los reproches iracundos o las albricias excesivas. Un nuevo tiempo se abre para Euskadi, un nuevo tiempo donde, al fin, es normal conciliar el “Agur Jaunak” con el “Ongi Etorri”.


Imágenes: Cartel contra ETA en el balcón del Ayuntamiento de San Sebastián-Donostia. Calle Mayor de Getaria (Gipuzkoa)

1 de mayo de 2009

Primero de Mayo: Homenaje a los trabajadores y defensa de la calidad del trabajo


Un año más, el trabajo se convierte en protagonista de la escena. Clamores en la calle, miradas en alerta, actitudes de preocupación frente a una crisis cuyas razones no controlan, percepciones de un mundo que se transforma sin saber muy bien hacia dónde. Trabajadores advertidos de que en un escenario de cambio su situación corre riesgos que tratan de evitar, aun a sabiendas de que la decisión principal no está en sus manos.

Con todo, algo debe quedar muy claro. La historia del trabajo es la historia de la Humanidad. Es lo que dignifica al ser humano, lo que transforma un país, lo que organiza y cohesiona a una sociedad. El trabajo es el fundamento sobre el que reposan los derechos de la persona. El trabajo es esfuerzo, sacrificio, dedicación y lucha por un mundo mejor.

La defensa de los trabajadores y de sus derechos forma parte de esa reivindicación permanente a la que nunca se podrá renunciar.




Una defensa que atañe a quienes trabajan, a quienes están en el desempleo, a los que son discriminados, a quienes realizan su trabajo en malas condiciones y a cuantos sufren cualquiera de las múltiples formas de explotación.



Imágenes: De arriba a abajo: Plaza Mayor de Valladolid el 1 de Mayo de 2009; Mineros del Salitre en el Gran Norte Chileno, a comienzos del siglo XX; Manifestación en Valladolid de trabajadores de Renault España ante las incertidumbres de la planta automovilística; concentración de docentes en Mendoza (Argentina) en protesta por la congelación salarial y las malas condiciones de trabajo; niño limpiabotas en Guatemala.
Related Posts with Thumbnails