4 de abril de 2018

Cristina Cifuentes Cuencas ha hecho un enorme daño a la Universidad Pública española


Ay, Cifuentes, Cifuentes. Sic transit gloria mundi. O, como dijo Juan en 8.31, "la verdad os hará libres".

¿Habrá comparecencia esta tarde en la Asamblea de Madrid?

Apuesto, en función del sentido común y de la ética más elemental, que no. No me cabe duda que el señor de Pontevedra, apellidado Rajoy, va a abrir a Cifuentes la puerta de Salida antes de hacer el ridículo. Se admiten apuestas.

He perdido la apuesta. Y lo siento. La hice porque todavia me cuesta admitir el nivel de caradura, arrogancia y desfachatez con el que se defienden sin rubor y con la sonrisa cínica los politicos acusados de malas prácticas. Siempre uno piensa que la honestidad en esa especie nunca está perdida por completo. La intervención de Cifuentes ha sido, en cambio, un insulto a la inteligencia y a la dignidad pública. Pasará, como otra más, a los anales de la infamia. Otro ejemplo, y van cientos, de la vulneración de la ejemplaridad que se presume a los representantes de los ciudadanos. El baldón le acompañará de por vida.


Una retahíla enorme de irregularidades concurren en ella: plazos de matriculación incumplidos, ausencia total a las clases y a los exámenes, calificaciones amañadas, firmas falsificadas en actas de evaluación del TFM donde no figura el segundo apellidos de los miembros del Tribunal, composición de Tribunal contrario al reglamento, fecha de presentación imposible.... Una indecencia sin paliativos.
 
Sorprende que, entre las preguntas que le hacen, no figure una esencial: ¿CUÁL FUE EL TEMA DEL TFM. ¿QUÉ TITULO LLEVABA? QUÉ METODOLOGIA UTILIZÓ? ¿QUE COMUNICACIÓN MANTUVO CON EL TUTOR DEL TRABAJO DURANTE EL PROCESO DE ELABORACIÓN? ¿DE QUÉ FORMA SE PLASMÓ EN LAS CONVERSACIONES MANTENIDAS O EN LOS CORREOS ELECTRÓNICOS?
 
Si no lo hizo, la respuesta a estas preguntas desbarata definitivamente su estrategia de defensa.


Y otra pregunta más: ¿serán conscientes Cifuentes Cuencas y la tropa que impúdicamente la jalea del enorme daño que han hecho a la Universidad Pública española y al prestigio de quienes silenciosamente en ella trabajan y se esfuerzan por un país mejor?


España y sus Universidades públicas no se merecen escándalos de esta magnitud. Ni esa clase de políticos, tampoco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails