10 de noviembre de 2022

Desaparece el delito de sedición....

 La reflexión y el debate se imponen. La Política y el Derecho Penal confluyen y entreveran cuando se trata de valorar e interpretar la eliminación, presentada como proposición de ley (y, por tanto, al margen de supervisiones por parte del CGPJ y del Consejo de Estado) del delito de sedición del Código Penal español. Será sustituido por un concepto - "desórdenes públicos agravados" - cuya identificación, tipificación y trascendencia se le escapan al ciudadano, como es mi caso, poco ducho en estas lides, aunque sensible y preocupado por cuanto sucede en las complejidades y sutilezas de la política española: una política abierta a desafíos sin cuento (nacionalismos de toda laya, débil cultura de la cooperación y la solidaridad Interterritorial, cortoplacismo prevalente, demagogias a menudo sin pudor, incesante, abrumadora y chantajista presión marroquí..).

La serenidad es buena y necesaria consejera en los tiempos que corren, por más que las incertidumbres deberían desaparecer de horizontes propensos a la especulación, a la desinformación, a la contradicción y al riesgo.
Amigos penalistas... qué opináis?

4 de noviembre de 2022

Servicios en los espacios rurales despoblados

 



Ocurre en la comarca burgalesa de Las Caderechas, de donde procede parte de mi familia materna. La noticia no es baladí: es un ejemplo más de las circunstancias en que se encuentra el mundo rural escasamente poblado (basta ya de hablar de los conceptos topicos de "España vacía" o "vaciada", tan falsos como convertidos en meros slogans) e induce a profundizar en los efectos que la despoblación provoca sobre los servicios y que determinan el círculo vicioso en que se encuentran sumidos estos escenarios.

Recientemente he calificado a estas personas como "héroes". Qué margen le queda, a 70 u 80 céntimos la barra y descontado el gasto en elaboración del producto y en combustible ? Las vende todas? Lleva también las magníficas rosquillas y empanadas de la tierra? Alguna morcilla que otra? Qué futuro le espera? Apetece conocer e investigar esa cuestión in situ.
Cordiales saludos, amigos de Cantabrana, Bentretea y Madrid (sí, Madrid,el otro Madrid) de las Caderechas.

30 de octubre de 2022

 Seguramente muchos no le conozcan o ya no le recuerden. Esa es la razón que me lleva a traerle a este espacio como homenaje a la memoria de nuestra Comunidad y como evocación del valor de la amistad por encima de las afinidades o discrepancias ideológicas. Hay momentos en la vida en los que los vínculos personales construidos a lo largo del tiempo merecen ser rescatados como testimonio del valor otorgado al afecto sincero que emana de la confianza compartida y sobrevive incólume a la erosión de los años.




Ya no se habla de Antonio Herreros en Castilla y León, el médico y político palentino. Fue máximo dirigente del Partido Comunista en esta tierra y uno de los más fervientes luchadores por la democracia en los difíciles años de la Transición y cuando el proceso autonómico comenzaba a andar. Su peripecia política, un ejemplo de honradez reconocido por todos, daría para una obra enjundiosa y simbólica de una época, que se resiste a escribir por más que sus amigos, de la derecha, del centro y la izquierda, no cesen de animarle a hacerlo.
Ha pasado mucho tiempo, muchísimo, pero ello no impide mantener esa relación que tantos momentos gratos como zozobras y decaimientos produjo. La salud se ha resentido y la lozania de la juventud se ha visto reemplazada por achaques que modifican los ritmos de vida y alteran las prioridades. Tanto hemos cambiado y tan poco a la vez.
Hoy nos hemos reencontrado en la villa palentina de Astudillo, que me apetecía visitar en esos recorridos que de vez en cuando realizo para conocer mejor lo que sucede en esta tierra tan admirable en tantos aspectos como digna de mejor suerte. Hemos subido, con nuestras compañeras, al Castillo de la Mota, desde donde se divisa una espléndida perspectiva que induce a la reflexión y a la interpretación de cuanto se ve. En ese escenario hemos hablado de todo, de política, de cultura, de salud, de deporte, de la vida. La limpieza del aire permitía divisar incluso las bellas estribaciones de la Montaña Palentina. Recuerdas, Antonio, cuando nos enfrentábamos a Peña Labra?
El tiempo lo hacia posible, los deseos aplazados también, y, aunque el pasado actuaba como factor de engarce sustancial de la conversa, también las preocupaciones por el mundo rural y por el futuro han hecho acto de presencia paseando por el pueblo solitario hasta acabar la perorata en Frómista al socaire de una buena mesa.
Antonio Herreros e Isabel Cepeda, admirables y queridos.

29 de octubre de 2022

Los Premios Princesa de Asturias prestigian a España

 


Más allá de la filiación, republicana o monárquica, legítimas ambas, que cada cual pueda defender, soy de la opinión de que el acto de entrega de los Premios Princesa de Asturias se ha convertido desde hace tiempo en el acontecimiento cultural más prestigioso y relevante de la vida intelectual española. Salvo la concesión anual de los Nobel en las capitales de Suecia y Noruega, el evento desarrollado en Oviedo en la tarde del último viernes de octubre no tiene parangón en ningún otro país del mundo. Su nivel es plenamente homologable, a mi juicio, con el alcanzado por los que tienen su sede y se resuelven en Estocolmo y Oslo.

La relevancia y el atractivo vienen dados por su organización, por la excelencia de los galardonados y por cuanto en ese acto se expone en las distintas intervenciones. Emociona oír al escritor y periodista polaco Adam Michnik, al arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma, al dramaturgo español Juan Mayorga. Hay que oírlos y analizar sus ideas en detalle para apreciar lo que significa el engarce argumental entre la política, la historia y la literatura. Espectacular. E igualmente la sensibilidad se agudiza al comprobar los méritos que concurren en los demás, representantes conspicuos de la ciencia neuronal, el deporte realizado por los refugiados, la defensa de la naturaleza, los avances de la arquitectura sostenible, la expresividad del flamenco. Primeras figuras del panel mundial en sus respectivos campos de actividad.
El remate de los discursos pronunciados por Leonor de Borbón y Felipe VI es digno de reconocimiento por los contenidos que encerraron, en sintonía plena con la sensibilidad mostrada por una adolescente hacia los problemas de su tiempo y por la contundencia de las ideas expuestas por el Jefe del Estado sobre los temas que conmocionan a nuestro tiempo y a nuestras sociedades. Vale la pena tomar nota.
Por las venas de quien esto escribe circula sangre republicana y jacobina. Los ideales que cada cual pueda tener son compatibles con la valoración de los hechos cuando revisten la calidad que enriquece a un país y a quienes en él habitan. Y, desde luego, el evento que comento dice mucho de lo que puede dar de si y ofrecer al exterior la sociedad española.
Las cosas como son, las digan Agamenón o su porquero.

25 de octubre de 2022

Perspectivas en el Reino Unido

Es Rishi Sunak hipermillonario y eso, de entrada, le da una pátina congruente con los intereses de quienes podrían denostarlo por el color de su piel. Bien sabemos que el racismo se aplica a la presencia de los pobres foráneos pero no a los ricos, vistan como vistan, digan lo que digan, y hagan lo que hagan. Por tanto, será bienvenido porque es de los suyos. Echen un vistazo al editorial de The Financial Times.




Además, es evidente que la experiencia vivida por los dos premier ineptos que le han precedido le servirá, a poco espabilado que sea, de contundente lección. Se rodeará de gente preparada, con sentido común y consciente de la crítica situación que vive UK.
Sus primeras declaraciones hablan de estabilidad y recuperación de la confianza perdida. Se distanciará ostensiblemente de sus predecesores, mirará con mayor inteligencia y pragmatismo, en el contexto actual y a la vista de la catástrofe que ha supuesto el Brexit, al continente, y con el fin también de reparar los destrozos existentes en el Tory Party tratando de aprovechar que no hay elecciones a la vista y que el panorama del Labour Party, sumido en una crisis de liderazgo, tampoco es para tirar cohetes.
Es como veo el escenario británico que acaba de comenzar.


22 de octubre de 2022

Los riesgos de la Ley Trans. ¿Una Ley reaccionaria?

 La adolescencia es sin duda la etapa psicológicamente más complicada y delicada de la vida. Todos hemos sido adolescentes y la recordamos como un momento repleto de incertidumbres, de dudas, de indefiniciones, de confusión sobre los objetivos a alcanzar. También sabemos de ello quienes hemos tenido hijos adolescentes, asumiendo que sus zozobras fuesen también las nuestras en función de un sentido de la responsabilidad por nuestra parte que se mostraba tan necesario como ineludible.

En ese contexto resulta difícil asumir que la “autodeterminación de género”, incluido el cambio de sexo legal, y prevista en la Ley Trans hoy en debate en España se lleve a cabo sin necesidad de informe médico o psicológico ni tratamiento médico previo. Los menores podrán acogerse a este derecho a partir de los 12 años (¡ doce años!), por tramos de edad: a partir de los 16 sin requisitos, entre los 14 y 16 con consentimiento de sus representantes legales, y entre los 12 y 14 mediante autorización judicial y de los padres.

Afrontar una decisión de esas características y contemplándola como factible en esa etapa tan complicada de la vida no puede hacerse, a mi juicio, sin entender el desarrollo integral de la personalidad como un proceso cognitivo evolutivo. Las etapas de la vida en las que se toman diferentes decisiones, desde el voto al cambio de sexo o el aborto, están relacionadas con la madurez y la evolución de la personalidad. Es flagrante la omisión que se hace de la voz de profesionales expertos, terapeutas profesionales de la psicología, medicina y psiquiatría que aborden el concepto de "autodeterminación de género". Y que expliquen con criterio científico cuáles son las implicaciones, las consecuencias y el impacto que puede generar tomar una decisión así a una edad temprana. A lo cual habría que sumar la acertada aseveración, realizada por Ángeles Alvarez, portavoz de la Alianza contra el Borrado de las Mujeres, una de las más de 15 plataformas que han presentado un listado de enmiendas a la ley transde que "El sexo es una realidad que no atenta contra ningún derecho. Es el género, cuando construye la jerarquía sexual, lo que atenta contra los derechos de las mujeres".

Ningún país europeo ha abordado la cuestión en los términos que se pretenden en España. Verbigracia: Portugal reconoce la autodeterminación del género a los mayores de edad (desde los 16 a través de representante legal) previo informe médico o psicológico que acredite su capacidad de decisión y su voluntad informada, sin referencia a diagnósticos de identidad de género. En Dinamarca se contempla el cambio en el Registro Civil para mayores de 18 sin necesidad de otros informes, pero siempre que confirmen su decisión después de un periodo de reflexión de seis meses desde la solicitud inicial. Bélgica tampoco exige requisitos a los mayores de edad, mientras que los jóvenes de entre 16 y 18 tienen que presentar un certificado de un psiquiatra infantil.


18 de octubre de 2022

Antonio Verdugo bien vale una misa

 

El Norte de Castilla, 18.10.2022


No suelo acudir a los oficios religiosos, pero en esta ocasión consideré que merecía la pena. Deseaba contemplar de cerca las condiciones en las que se desenvuelven la vida y las iniciativas llevadas a cabo por Antonio Verdugo Hernando en el barrio de Las Delicias. Frecuento a menudo la periferia de la ciudad de Valladolid, movido por el afán de averiguar los rasgos que la definen, sus problemas, sus transformaciones, las formas de vida de su población y las tendencias que distinguen a estos territorios que mi maestro, Jesús García, definió como “núcleos de extrarradio”. No es posible entender una ciudad al margen de lo que sucede en los complejos entornos de borde que rodean las áreas centrales.

La visita detallada a Las Delicias, barrio emblemático en la evolución del urbanismo vallisoletano y que conozco bien, tuvo lugar en la mañana del domingo 9 de octubre, cuatro días después de que el Jurado, del que he formado parte, concediese, en su quinta edición y por unanimidad, al cura titular de la Parroquia de Santo Toribio de Mogrovejo. la Mención “Solidario Invisible” 2022, que otorga la Plataforma Social de Valladolid. No conocía previamente a Verdugo ni lo conozco aún. Espero hacerlo con motivo de la entrega de dicho reconocimiento. La primera toma de contacto se ha producido con la lectura de su trayectoria vital, plasmada en un curriculum impresionante, que suscita tanta admiración como reconocimiento. A la vista de ese caudal inmenso de aportaciones a la solidaridad sincera con los demás, y en las más diversas circunstancias, entiendo que la sociedad, comenzando por la vallisoletana, debe conocerlo.

 En síntesis, los valores más significativos de su labor se centran en dos aspectos que conviene resaltar: por un lado, la coherencia de la labor llevada a cabo a lo largo de toda una vida de dedicación a los más desfavorecidos y en las circunstancias que en mayor medida precisan de la generosidad sin discontinuidades en el tiempo; y, por otro, es igualmente relevante la variedad de contextos geográficos y económicos en los que dicho esfuerzo se ha materializado. Comenzando esa singladura en Peñafiel, se proyectó posteriormente en el mundo sudamericano, con su estancia en la región peruana de Piura, para, de nuevo en España, continuar la tarea en Pedrajas de San Esteban hasta culminarla en la Parroquia de las Delicias donde ejerce como titular desde el año 2002, y como digno albacea de Millán Santos, su predecesor y figura simbólica en la historia vecinal de Valladolid y artífice de un legado y de una forma de entender la función sensible, eficaz y callada del catolicismo más allá de los oropeles y de los horizontes locales.

Precisamente para valorar la dimensión socio-espacial del compromiso contraído con sus problemas y particularidades el recorrido por las calles del barrio resulta particularmente aleccionador. El rumbo libremente emprendido ofrece la imagen de una realidad urbanística impactante, que compendia y transmite de manera contundente las pautas que en los años sesenta y setenta condujeron a un modelo de ocupación del espacio con todas las connotaciones propias de la marginalidad. Bien conocida es la historia de Las Delicias, por lo que huelga detenerse en ella.

 Dispongo de tiempo y procedo a hacerlo una vez más. Sigo la calle de Labradores hacia el Sur, a pie, hasta llegar a los bloques que forman el conjunto Aramburu-las Viudas, que nunca dejará de sorprender. Hay mucha vida en las calles y compruebo la variedad étnico-cultural y los cambios producidos en los rótulos comerciales. Variedad de edades y llamativa importancia de la población joven. Tomo un café en una terraza e inicio la conversación con un grupo de jóvenes árabes. Se sinceran conmigo y apunto algunas de sus observaciones. Paseo lentamente por Aaiún, General Shelly, Caamaño y Hornija hasta llegar al callejón que, desde ésta, da acceso a la Parroquia. Pasa ya media hora del mediodía.



            No es fácil ver una iglesia con una entrada así. La percepción de la humildad y la sencillez impone. Accedo a la amplia nave en la que está a punto de comenzar la misa. De inmediato observo a Antonio Verdugo solo, sentado, cabizbajo, al fondo, en el último banco de la fila junto a la sacristía tras el grupo de mujeres que ensayan unos cánticos armoniosos. Al recinto van llegando poco a poco personas que acuden a la cita religiosa. En su mayoría son mujeres de avanzada edad. Comienza la misa y llama la atención el carácter participativo con el que Antonio, ya vestido con su casulla verde, la concibe, contando con la colaboración activa e incesante de las mujeres. El sermón no defrauda: habla de los pobres, de la solidaridad, de la paz, de un futuro mejor. Acaba la ceremonia. Me detengo a observar la salida. Se forman corrillos, la gente se detiene a esperar para charlar y sentirse acompañada. No vuelvo a ver a Antonio Verdugo. He tratado de redescubrir Las Delicias a su reclamo. Toda una lección. Regresaré.

14 de octubre de 2022

El convencimiento de que formar parte del Estado es la mejor opción

 La fractura entre los dos partidos en los que se apoya o se ha apoyado el independentismo catalán ha provocado, a mi juicio, una falla política que tardará mucho en volver a soldarse. Resentimiento, frustración, afanes de venganza. El proyecto común dilapidado por recelos personales irreversibles. Es lo que tiene el nacionalismo exacerbado, excluyente y egoísta.

Pedro Aragonés habla de gobernar para "toda Cataluña", algo que jamás se había dicho. El Partido de los Socialistas Catalanes entra en el Gobierno. No es el tripartito de Maragall y Montilla. Se tiende a un Gobierno de coalición con Esquerra Republicana. Algo inédito también.
Esa fractura ha roto las costuras de la secesión y ha dejado a las partes divorciadas como unos zorros, que, al margen de sus frases archisabidas, altisonantes y ya irrelevantes, se verán obligados a reconsiderar hasta qué punto han conducido a Cataluña y a los catalanes a un callejón sin otra salida que la de orientar su futuro en el marco de un Estado que asegura esa recuperación que la sociedad catalana ansía sin aventuras ni demagogias.
No cabe duda que al fracaso del llamado procés han contribuido su propia ineptitud y la acción del Gobierno de la nacion para reconducir la situación con actuaciones que, discutibles unas y acertadas otras, han abierto un horizonte de normalización como no se había visto en mucho tiempo. Y, lo que es más importante, los artífices del desastre, desde Pujol a Puigdemont, han quedado reducidos a la condición de momias inservibles.
Los vascos están encantados con España. Nunca han estado mejor que ahora. La mayoría así lo reconoce. Están privilegiados, pero el Estado ha puesto fin a las lacras que históricamente han destrozado esa sociedad tan peculiar como pragmática.
Sus presidentes no asistirán a los actos la Fiesta Nacional, pero son conscientes de que formar parte del Estado español es la situación más conveniente y provechosa.

10 de octubre de 2022

Sensaciones otoñales

 Cuánta inspiración, cuántos comentarios, cuantas interpretaciones se han hecho del otoño. Es la estación en la que concurren las más variadas conjeturas y perspectivas, emocionales unas, prosaicas otras, científicas también.




John dos Passos dedicó páginas inmensas sobre las sensaciones que le provocaba el manto de hojas muertas al cambiar por completo, según escribió, la fisonomía del Central Park neoyorquino. Son memorables también las referencias que, basadas en la intuición de lo que ocurría más allá de su mirada hiperurbanita, plasmó con una mezcla de ironía y admiración Javier Marias en algunas de sus primeras obras. Pisarro dio buena muestra de estas percepciones en sus obras sobre Paris, la misma ciudad a la que Yves Montand dedicó durante décadas su canción sobre les "feuilles mortes (que) se ramassent a la pelle". Óiganla de nuevo. Es el momento.
Pero, al margen del arte y de las melancolías, a las que siempre se puede invocar como referencias básicas del comportamiento humano, ahí están los estudiosos de la Naturaleza para fundamentar en cuanto sucede en el otoño sus estimaciones sobre los matices que la estación introduce en el ciclo de la vida y en los indicadores que dan cuenta del calentamiento global.
En fin, basta ya de elucubrar. Tras este paréntesis, prosigamos el paseo vespertino con la mirada despejada, el paso al ritmo que se pueda y con la grata sensación de poder vivir y disfrutar un otoño más.

4 de octubre de 2022

1 de octubre de 2022

Iniciativas culturales en la España despoblada (ni vacía ni vaciada)

 Vinieron del extremo oriental castellano y se hicieron con la capital. Desconocía su existencia, pero desde ayer me será difícil olvidarles. Son de Soria y sus afanes de creatividad artística se despliegan con entusiasmo, sobre todo en el territorio soriano. Se dice de él que está débilmente poblado, y es verdad, pero en modo alguno se encuentra vacío ni falto de vida y de ilusiones que pugnan por darse a conocer luchando frente a la ignorancia o la indiferencia. Menudo son los sorianos.

Hace un cuarto de siglo que pusieron en marcha una iniciativa admirable, que ha sobrevivido a todo tipo de avatares. Crearon el Grupo de Teatro Boe-me. No sé si son unas siglas o evocan en cierto modo la pasional ópera de Puccini. Lo forman un montón de personas, en su mayoría adultas y algunas incluso provectas. Por lo que ayer se comentó representan obras libérrimas, frescas, vitalistas, llenas de movimiento y expresividad verbal y visual. Llevan a las tablas creaciones de autores sorianos, desconocidos, audaces y admirables a la par. Dedicados a enriquecer la vida cultural de los pueblos de esa provincia, movilizan a la sociedad que los contempla con esa creatividad que trata de alentar la construcción de un mundo rural vivo y culto. En la foto intervienen las dos actrices que recibieron el galardón. Espléndidas.





Que cómo los he conocido? Ayer recibieron uno de los Premios Dialogo que anualmente concede - y ya van trece ediciones - la Fundación F Jesús Pereda del Sindicato Comisiones Obreras. Fui a acompañar a mi amiga María Calleja, otra de los premiados, a los que se sumó el Centro Obrero El Candil, del barrio de El Egido, de León, que mantiene el recuerdo de los trabajadores de la minería leonesa.
Tuve la oportunidad de disfrutar con uno de los actos culturales más hermosos, entrañables, divertidos y mejor organizados que recuerdo. A ello contribuyeron la genial presentación del Grupo Valquiria Teatro y el maravilloso concierto de zanfona interpretado por Germán Díaz, digno seguidor de la saga de Joaquin Diaz Gonzalez y Luis Diaz Viana.

23 de septiembre de 2022

Requisitos para la construcción de un proyecto político viable

 Superestructura, estructura e infraestructura: son los tres niveles que articulan el análisis y la interpretación de los procesos sociales, económicos y territoriales. La estrategia desplegada por la señora Yolanda Diaz, que compatibiliza su responsabilidad como ministra y vicepresidenta del Gobierno de España con su dedicación a la construcción de un proyecto político centrado en su persona, induce a considerarlos también como herramientas pertinentes para el análisis de la política, máxime cuando esa iniciativa constituye una experiencia insólita y sin precedentes en el complejo, azaroso y muy competitivo ejercicio de la acción política. De ahí las incógnitas y dilemas que plantea al observador.

De momento todo parece indicar que su proyecto se desenvuelve en el escalón de la SUPERESTRUCTURA controlada. Es decir, parte de una plataforma de carácter esencialmente propositivo, vertebrada en torno a su persona como cúspide indiscutida de la pirámide, sin sombra ni rivalidad alguna, de apariencia casi mesiánica, orientada, al amparo de una élite intelectual seleccionada y homogénea, a la elaboración de un programa de reflexión sobre la realidad española y como soporte de un plan de acción susceptible de cristalizar, o no, en un programa de Gobierno.

No es fácil introducir aportaciones muy novedosas en un país en el que los análisis y los debates, tanto en el campo de la intelectualidad como de los partidos, se han plasmado en ideas ya expuestas, debatidas, conocidas e incluso experimentadas. Ahítos estamos ya de Libros Blancos y de diagnósticos repetitivos. Ha llovido tanto en esto de las Ciencias Sociales que el resquicio para lo original se ha reducido sobremanera.

A partir de ahí llega la hora de la verdad. Si se pretende pasar del foro placentero entre gentes de confianza, leales y en apariencia sin ambiciones políticas, a la brega que exige el funcionamiento de la política en su dimensión pura y dura, el tránsito puede complicarse, ya que otros factores mediatizan o tenderán a matizar la verticalidad excesivamente egocéntrica de la que se parte.

Cuando llegue el momento de aclarar los liderazgos resultantes del presunto sumatorio, de fijar las prioridades programáticas, de establecer las prelaciones jerárquicas de las candidaturas y de mitigar los egos sobredimensionados en aras de una acción colaborativa en la horizontalidad se impone la construcción de una ESTRUCTURA de nuevo cuño que, a tenor de la experiencia vivida en elecciones recientes, puede implicar la aparición de tendencias imprevistas, como corresponde a las tensiones partidarias en las que las "sumas" no están aseguradas de antemano

La exigencia en ese momento de una INFRAESTRUCTURA adecuada para la supervivencia del ilusionante escenario inicialmente previsto se convierte en una conditio sine qua non para que las cosas salgan como se pretende.

Pasar de las musas al teatro no es tan fácil ni automático como parece.
On verra

22 de septiembre de 2022

Contra la desaparición de esos kioscos que enriquecen el espacio urbano

Me sumo al clamor de lamento por los kioscos que desaparecen. Seguramente ese lamento es participado por muchos en estos tiempos que corren. Mientras subsistan me mantendré fiel a ellos, por la sencilla razón de que los necesito, aunque la ciudadanía ya no los necesite tanto.

Desde siempre he acudido a su vistoso y atrayente reclamo. Salvo que esté de viaje en lugares a los que no llega la prensa o por alguna circunstancia puntual, todos los días del año, todos- menos los tres en que no hay prensa en papel- me acerco a ellos al encuentro del periódico nuestro de cada día. Es un hábito muy placentero, que precede o culmina el paseo cotidiano o previo a la cita concertada. Un saludo y una pequeña parrafada con el kiosquero ilumina la mañana y la hace más completa.

Nunca dejarán de asombrarme esos espacios singulares, únicos, apetecibles. En apenas tres o cuatro metros cuadrados concentran un inmenso universo de información, cultura y disfrute, renovado de continuo. Representan la quintaesencia de hasta qué punto lo small is beautiful. Tras retirar lo que busco y a lo que ávidamente me adhiero, a veces me detengo en la observación detallada de lo que ofrecen a la mirada, no tan curiosa como sería deseable, del paseante. No son muchos los que se detienen ante ellos. La mayoría de la gente pasa de largo y ni siquiera matiza su indiferencia con una mirada fugaz. De cuánto se enterarían si prestasen atención a esa gama infinita de letras, colores y provocaciones visuales.
Los kioscos, los quioscos de la vida urbana. Los oasis donde se refugia uno de los productos más admirables del esfuerzo intelectual: los periódicos que tan gratamente acompañan los despertares mediante el tacto y la lectura de la letra recién impresa.


Publicado en El Pais (Madrid) el 26 de septiembre de 2022

18 de septiembre de 2022

Un Buen análisis sobre la historia de Rusia

 


Escuchar al historiador británico Antony Beevor merece la pena y justifica una visita al Hay Festival de Segovia. Si en el cambio de impresiones el invitado responde a las motivaciones que le plantea el escritor, que no historiador, Antonio Muñoz Molina, los descubrimientos que aportan las lecciones de la Historia están asegurados.

Como se esperaba, asistimos a un interesante e incesante flujo de ideas, en las que se entremezclaron las reflexiones sobre el significado de la Historia y el momento que el mundo está viviendo en la actualidad. Beevor demostró ser un inmenso indagador de los hechos asociados a las situaciones de guerra, indisolublemente unidas siempre al dominio y control del territorio.. Su obra en torno a este tema es abrumadora. No hay ningún otro historiador que haya sistematizado y transmitido tal volumen de información, hasta el punto de alcanzar la exhaustividad. Su libro sobre la Segunda Guerra Mundial, 1.211 páginas, no tiene parangón ni desperdicio.
Y es que la guerra marca con su huella atroz y de tragedia la historia de la Humanidad. Adentrarse en la cuestión, como ayer se hizo en la bella ciudad del Eresma y el Clamores, ayuda a interpretar la trayectoria de las ambiciones de toda índole y sus impactos en todos los sentidos. No es posible entender, afirmó, los cambios ocurridos en el tiempo sin ligarlos a las guerras como hitos traumáticos.
A partir de esta reflexión, las alusiones a Rusia, motivo de la conversación mantenida, pues a ese país ha dedicado su último libro, fueron especialmente clarificadoras. Aunque centra la atención en la guerra civil que sucedió a la Revolución de Octubre, no pasó por alto la ocupación de Crimea y la invasión de Ucrania. Sería imposible entrar en detalles, pero no deja de ser expresivo el hecho de que Antony Beevor no puede entrar en Rusia so riesgo de ser detenido. Está sentenciado a cinco años de prisión, por haber publicado documentos confidenciales sobre las acciones de Putin durante su mandato.
Una sesión interesante

16 de septiembre de 2022

Patriotismo fiscal

 A veces uno tiene dudas sobre qué tipo de país estamos o están construyendo. La cultura de la responsabilidad tributaria, basada en la toma de conciencia del valor de la solidaridad social, es uno de los pilares sobre el que sustenta un Estado que se precie, y digno de tal nombre. Sin justicia fiscal, no hay justicia social. Impera, en cambio, la cultura del "sálvese quien pueda", la peor, la más perjudicial para el logro de una sociedad cohesionada. Así quienes presumen de defender el Estado integrador se convierten en sus principales adversarios.

Cuando se impone el criterio de la competencia fiscal a la baja, se provoca la rivalidad entre Comunidades Autónomas, se defiende sin pudor, ignorando sus efectos, el "dumping fiscal", se hace demagogia con la liviandad impositiva y la exención de impuestos se convierte en el mantra recurrente como estrategia prioritaria, los recursos a favor de la redistribución de la riqueza se debilitan, favoreciendo un incremento obsceno de las desigualdades y la desprotección de los más vulnerables.
Que eso ocurra ante lo que está ocurriendo en España, donde las necesidades son flagrantes y cuyo nivel de tributación está cuatro puntos por debajo de la media de la UE, demuestra una insensibilidad hacia quienes peor lo están pasando y hacia quienes sólo aseguran la calidad de sus vidas a través del fortalecimiento de los servicios públicos, que, por si alguien no lo sabe, se financian precisamente con impuestos obtenidos mediante un sistema de progresividad fiscal. Bajar los impuestos y pedir a continuación al Estado los fondos para afrontar las competencias asignadas es el colmo de la indignidad.

14 de septiembre de 2022

Recordando a Jean Luc Godard

 Desde entonces muchos de mi generación nos vimos Imbuidos de una francofilia ferviente, cimentada en los descubrimientos tan intensos que la cultura francesa proporcionaba. Es verdad que con el tiempo se ha ido diluyendo, entre otras razones porque Francia ya no aporta tanto a la cultura como antes y también porque hay otras referencias, como muchos aspectos de la española, que resultan gratificantes y satisfactorios. Culturalmente ya no hay nada que envidiar allende las fronteras.




Aquella francofilia de que hablo debe mucho a Jean Luc Godard, que se ha ido para siempre dejando una huella sempiterna. En el panorama cutre y sombrío de la dictadura, la "nouvelle vague" que Godard lideró, consciente de lo que hacía, supuso un cambio enorme en la forma de entender la sensibilidad y las relaciones humanas a través del cine, esa forma de creación cultural tan increíble como necesaria. Junto a Truffaut, Erich Romer, Louis Malle y otros abrió espacios al debate cultural que hasta entonces brillaban por su ausencia. Recuerdo sesiones memorables en algunos Colegios Mayores (Santa Cruz, San Juan) que sirvieron de maravillosos puntos de encuentro en libertad, que dieron orígen a amistades que aún perduran.
El cine de Godard sirvió de catalizador de la libertad y de la rebeldía para una juventud que necesitaba liberarse de la mediocridad de la época. Otros acontecimientos políticos coadyuvaron a favor de esa transformación y modernización de los modos de entender la vida. Mientras mirábamos a Francia como espacio de enriquecimiento cultural y político, en privado nos deleitabamos con los diálogos y las miradas provocativas, con un punto de lascivia, de Jean Seberg y Jean Paul Belmondo en "Al final de la escapada". Y qué decir de las insinuaciones de Anna Karina en Pierrot el Loco?
Recordando ahora a Godard muchos nos sentimos más jóvenes, a la par que reconnaissants.

12 de septiembre de 2022

El legado imborrable de Javier Marías

 



Ha sido Javier Marías , que lamentablemente se ha ido, un escritor singular. Ajeno a las modas y a los sesgos de un mercado marcado por el oportunismo temático, de usar y olvidar, supo captar una demanda lectora de calidad y muy original. Sus obras, a diferencia de tantas que hoy proliferan en demasía, no sobran en las estanterías. Las enriquecen. Diferente, audaz y provocador en su forma de entender la literatura, se mostraba incisivo como pocos en los entresijos y complejidades del comportamiento humano, que diseccionaba con excepcional maestría y un dominio perfecto del lenguaje.

Se podía o no estar de acuerdo con él, pero su lectura y los desafíos que planteaba en sus textos y argumentos, que requerían calma y reflexión, y en ocasiones hasta una relectura, lo hacían indispensable, como desafío apetecible.

Una gran pérdida, por más que se huella le sobreviva siempre.


9 de septiembre de 2022

Monarquía y ejemplaridad

 Hemos debatido este tema en la tertulia, que mantenemos los viernes. y no nos hemos puesto de acuerdo. Por eso lo traigo aquí;

"La supervivencia de la institución (monárquica) depende siempre de la personalidad de quien ostenta la corona".

Al leer esta idea en la prensa de hoy, con motivo del fallecimiento de la reina de Inglaterra, uno se plantea hasta qué punto el prestigio y el reconocimiento social de la monarquía española - más allá de la consideración a favor de Monarquía o República que justa y legítimamente cada cual pueda tener - podrían haberse o no afianzado si los comportamientos irregulares y sorprendentes del monarca que simbolizó la transición a la democracia no hubieran deteriorado, hasta el extremo del grado de desafección que la institución actualmente padece, los niveles de ejemplaridad que ese proceso de reconocimiento por parte de la sociedad hubiera requerido.

8 de septiembre de 2022

Mensajes en la calle: visibilizar a los invisibles

 Hace unos días vi la película "En un muelle de Normandía" o "Ouistreham" (2021), de Emmanuel Carrere. Me impresionó, por lo que la aconsejo, convencido de que, más allá de los debates que pueda suscitar, les ocurrirá lo mismo. Neorrealismo, la vida tal cual es, la mujer como protagonista, el papel de los invisibles. No se la pierdan. En el reparto figura Hélène Lambert, actriz no profesional, excelente, un descubrimiento.



La asocio con la imagen que ilustra esta entrada. Les sorprenderá el motivo, pero creo que es de justicia darlo a conocer, y especialmente en estas fechas de algarabía y residuos incontrolados de la fiesta por doquier. Me refiero a la necesidad de admitir la visibilidad de los invisibles, de aquellos de los que nadie y con los que nadie habla, de los ignorados, de los que se sienten al margen de la mirada en el espacio público, que cuidan en silencio. Pero existen, están ahí, al servicio del ciudadano, mejorando la calidad de vida de la gente. Son los trabajadores de los servicios municipales de limpieza. Les he saludado y agradecido su labor. Me han mirado con sorpresa y un punto de recelo, pronto desvanecido. "Nadie nos lo ha dicho nunca en la calle". " Disfruten de la fiesta. Ustedes son los protagonistas. Son los que nos permiten vivirla", les he contestado. "Gracias", "De nada". "Buenos días"." Adiós ".
A continuación, he ido a coger los periódicos nuestros de cada día en el kiosko de la Plaza de la Trinidad para leerlo en la terraza de El Norte. Benditos sean los kioskos que aún quedan. Las calles estaban vacías y silenciosas. La terraza tranquila. Qué placer el silencio. Me he sentido a gusto con los chalecos amarillos. La ciudad estaba más limpia gracias a ellos. Y ellas.
Vean la peli. Hélène Lambert excepcional.

6 de septiembre de 2022

Reivindiquemos la denominación de "Hombre de Atapuerca"

 



Fue un gran hallazgo, decisivo en la historia de la Paleontología y en el conocimiento y valorización del Patrimonio Cultural. Sin embargo, y ya lo he publicado en varias ocasiones, me parece inconcebible que ese elemento clave no fuese denominado y conocido desde el primer momento como el "Hombre de Atapuerca", siguiendo el criterio geográfico utilizado, como es bien sabido, en descubrimientos de esta relevancia. Llamarlo Miguelón, en reconocimiento al ciclista navarro, es una simpleza, una muestra de banalidad y oportunismo, y, sobre todo, un menosprecio a la toponimia del lugar donde se realizó el
hallazgo. La localización como principio identificativo es esencial. Y obvio.

Hace años planteé una iniciativa en este sentido, que no mereció la atención que esperaba. No me resigno a que esa identificación sea reconocida e interpretada en analogía con lo que sucede en las aportaciones científicas sobre esa materia. No olvidemos que Atapuerca es el complejo arqueopaleontológico más importante del mundo.


Related Posts with Thumbnails