10 de septiembre de 2011

El “Guernica” llegó a España hace treinta años


La primera grabación que conservo en mi colección de videos reproduce la llegada del “Guernica” a España el 10 de septiembre de 1981. Ocurrió a primeras horas de la tarde de un caluroso jueves, más o menos a la hora en que, treinta años después, escribo esta nota. Compré aquel viejo y voluminoso Mitshubishi con ese fin, pues no quería perder las imágenes de uno de los acontecimientos más relevantes de la historia de la democracia y de la cultura españolas. Suponía mucho aquel hecho. Suponía nada menos que la confirmación de que el compromiso contraído por Picasso - el Museo donde estuvo provisionalmente instalado (el MOMA de New York) solo devolvería el cuadro al pueblo español cuando se restablecieran  las libertades públicas en España - estaba satisfecho. No está de más aludir a las gestiones realizadas en ese sentido por Javier Tusell, a la sazón Director General de Patrimonio Artístico, Archivos y Museos del Ministerio de Cultura. Los franquistas lo habían intentado antes, pero lógicamente vieron frustrados sus propósitos, como el de formar parte del Mercado Común Europeo.

Atrás, difuminado en el recuerdo, quedaba lo ocurrido el 23 de febrero de aquel mismo año, cuando un grupo de golpistas trató de interrumpir el difícil proceso de transición hacia la libertad en el que el país estaba empeñado, con sus luces y no pocas sombras e incertidumbres, que Javier Cercas ha tratado de despejar - en su Anatomía de un instante (Mondadori, 2009)  - con bastante acierto. Sin embargo, la memoria no permanecía alejada de lo que había significado la destrucción de la simbólica villa vizcaína de Guernica, salvajemente bombardeada, con la connivencia de los  criminales sublevados, por la aviación alemana el 27 de abril de 1937, la primera vez en la historia que se cometía tal barbarie sobre una ciudad indefensa. Precedente y ensayo de lo que poco después ocurriría durante la segunda guerra mundial.

La historia del cuadro es bien conocida, tanto por el sentido y la dimensión que le dio Picasso, como por lo que representa desde el punto de vista histórico, . Es, ante todo, un clamor contra la barbarie de la guerra, contra el fascismo y contra la banda de criminales y delincuentes que se sublevaron contra la República el 18 de julio de 1936. No en vano en una declaración efectuada en mayo de 1937 había señalado: “Expreso con claridad mi aborrecimiento hacia la casta militar que ha sumido a España en un océano de dolor y muerte”.

Es, por tanto, un testimonio vivo, potente e inmortal, de lo que representó la Guerra de España, como fue conocida internacionalmente. Por esa razón, su ubicación es la correcta. Debe seguir expuesto en la ciudad de Madrid, pues, como escribió Antonio Machado, “qué bien tu nombre suena / rompeolas de todas las Españas! / La tierra se desgarra, el cielo truena,/ tú sonríes con plomo en las entrañas"

Precisamente lo que de manera magistral e imperecedera representó Pablo Picasso.


9 comentarios:

  1. Hola Fernando. Porque su ubicación es la correcta? Aunque fuese caro, y en estas cosas yo no pienso en el dinero, creo que el Pais Vasco también tiene derecho. No sería bueno repartir el tiempo? Siempre la capital de España. Quiero recordar que las bombas cayeron allí.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo ver el cuadro en el MOMA de Nueva York. En España, no lo he visto, aún. Pero quizá lo que dice JOSEP no está mal encaminado. ¿No crees que Guernica sería su lugar idóneo? ¿Por qué, es verdad, tiene que ser siempre Madrid el guardián de los tesoros? Besotes, M.

    ResponderEliminar
  3. No soy quien para opinar, pero me inclino por el lugar en donde más gente pueda disfrutar de él.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es un símbolo el Guernica. Y el día que vino a España, otra herida más dejó de supurar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Haces bien en recordar la historia real del "Guernica" y de todo el simbolismo que encierra para contrarrestar las
    deformaciones interesadas de la historia que llevan a cabo algunos pretendidos investigadores...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Dos cosas.

    El deseo de Picasso es que el cuadro regresara a España cuando se reinstaurara la República. Al final esta voluntad del pintor no llegó a cumplirse.

    El cuadro fué sufragado por el gobierno de la República. La elección de Guernica es una circunstancia. Picasso trató de reflejar el horror de la guerra. Hubiera podido elegir los bombardeos franquistas sobre Madrid. Considero que el gobierno vasco no tiene ningún derecho sobre la pintura. Madrid está al alcance de todos y más seguro.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. es una pena que mi cuadro favorito sólo me evoque muerte y sufrimiento, pero ... así son las cosas. El Guernica, los campos de concentración, los cementerios de Normandía, la cruz de Paracuellos ... todos ellos dolorosos pero imprescindibles.

    ResponderEliminar
  8. Podremos decir cualquier cosa. Para que no se mueva de Madrid lo que haga falta. Me equivoco Benjamin?.
    A nadie se le ocurre decir nada acerca de los bombardeos de la aviación italiana sobre Barcelona durante la Guerra Civil. Fue la primera gran ciudad del mundo aterrorizada desde el aire.
    Y puestos a llevar a Madrid, porque no los recuerdos personales de Zorrilla, donados por su viuda Juana pacheco a la Casa Museo de Zorrilla , en Valladolid.
    Benjamin, lo siento mucho, pero estoy convencido que a Valladolid le corresponde su Casa Museo, Los bombardeos de Barcelona ya están bien donde están y el "Guernica", aunque no esté al alcance de todos también puede estar el el Pais Vasco.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo8/2/12 00:03

    Gracias por la informacion

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails