2 de octubre de 2010

Los paisajes del río Duero en las manos de Pedro García

A su paso por Peñafiel (Valladolid)


Conocí a Pedro García Álvarez a través de su mujer, Flor, que hace años fue alumna mía en la Universidad Permanente “Millán Santos”, una iniciativa impulsada por la Universidad de Valladolid para extender la formación a personas adultas, decididas a seguir aprendiendo en la nueva juventud que se abre al llegar a la etapa jubilar. Desde entonces he mantenido una relación cordial, e incluso podría decir que amistosa, con esa pareja de viajeros infatigables, sensibles observadores de cuanto sucede a su alrededor y animosos partidarios de las causas más nobles.

Flor y Pedro

Ayer asistí a la inauguración de la exposición que Pedro presentó en Valladolid. Acudí al acto por dos razones: porque se trataba de una muestra sobre la obra del amigo, y porque estaba centrada en un tema que me apasiona, el río Duero, el río de mi tierra, el río de oro de los romanos. Dedicado al trabajo en la empresa durante toda su vida laboral, Pedro acomete con ilusión la tarea de pintar cuando tiene la sensación de que dispone de tiempo, de sensibilidad y de talento para ello. Lo hace como forma de dar salida a sus inquietudes culturales y creativas poniendo todo el empeño de que es capaz para que, a través de la acuarela, el espacio que divisa, el paisaje que le atrae, cobre entidad y perviva para siempre en la imagen recobrada.


El puente de Aranda (Burgos)

El curso del Duero permite todo eso y mucho más. Desde las tierras agrestes sorianas de la Cordilla Ibérica en Urbión hasta la desembocadura en Oporto todo un mosaico de paisajes se entreteje en un recorrido singular, que ha atraído la atención desde todas las perspectivas culturales y científicas. No entraré a detallar lo que ese curso representa. Me limitaré simplemente a dejar constancia de la calidad y expresividad de las imágenes que Pedro ha construido con paciencia y cuidadísima atención para transmitir el sinfín de matices, de formas y colores asociados a los lugares emblemáticos por los que el río atraviesa.



Zamora. "No quiere ver en tu espejo su muralla desdentada..." (G. Diego)

Desembocadura en Porto (Portugal)

Ha elegido, ante todo, la estación que mejor escenifica la belleza de ese espacio. Ninguna como el otoño para significarlo en toda su espectacularidad y cromatismo. Arboledas, puentes, edificios, relieves… todo confluye para hacer de esa colección de cuadros un muestrario representativo de algunos de los mejores paisajes con que cuentan estas tierras del interior de España. Al verlos, acuden a la memoria los nombres de Antonio Machado, Claudio Rodríguez, Gerardo Diego…. los grandes cantores del Duero, cuyos poemas hubieran creado un excelente entorno en las intervenciones que celebraron la inauguración, tan gratos sin duda como los acordes de los violines que, magníficamente interpretados por amigos de nuestro admirable Javier Sanz, crearon una atmósfera espléndida trayendo a escena a algunos de los mejores compositores del Barroco. La verdad es que verla, como a mi me ocurrió nada más llegar, mientras sonaba la Water Music de G.F. Haendel es una experiencia como para no olvidar.


12 comentarios:

  1. Unos cuadros preciosos, una temática fantástica, y coincido contigo en que los colores otoñales refuerzan esa impresión de belleza de los paisajes del Duero.
    Fue un placer encontrarte por allí y charlar contigo y con la gente que se reunió.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Querido Fernando: me ha alegrado mucho ver a Flor y a Pedro, amigos desde hace años.
    No sé si sabes que Pedro es hermano del compositor Francisco García Álvarez, del que has escuchado música en algún concierto mío.
    Un gran abrazo,

    Diego

    ResponderEliminar
  3. ESCRITOR POETA Y AMIGO:MUY BONITOS CUADROS ...EL PAISAJE BELLO...
    GRACIAS POR COMPARTIR..
    SUERTE A PEDRO EN SU GALERIA...
    BESOTES.
    SILVIA CLOUD

    ResponderEliminar
  4. Bellísimo trabajo. Otra de mis asigunaturas pendientes, la acuarela.
    Quizás la retome algún día...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Bellos paisajes, querido amigo. Por cierto...¡como me has recordado a Unamuno!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No cabe duda Fernando, el paisaje castellano bañado por el Duero en esta época tiene que ser muy muy gratificante y, tu amigo, lo ha conseguido con esa sutileza que sólo con la acuarela se puede conseguir... Me encanta el matiz de verdes, ocres y amarillos propios del otoño estación adecuada para perderse en un acto como el que has vivido y con la música de Haendel de fondo... Te felicito por tener un amigo tan especial y por tu post. Gracias a él hemos podido ver un retazo de tu tierra con esos estupendos reflejos sobre las aguas del Duero tan querido por escritores, pintores y los que amamos la naturaleza... Un abrazo y que tengas una semana estupenda...
    ¡Ah! Se me olvidaba, el norte tiene mucho encanto pero tu tierra es muy especial, tiene mucha personalidad y mucha fuerza su paisaje...¡Diasfrútalo!

    ResponderEliminar
  7. Felicidades a tu amigo, pinta muy bien, hay dos cosas en la vida que me hubiera gustado saber hacer, la una es pintar y la otra cantar.Un abrazo Fernando.

    ResponderEliminar
  8. Querido amigo Fernando, como me he criado en el estudio de un pintor y la literatura es mi pasión, comprenderás que me emocione ver estos cuadros que unen ambas bellezas, la de la pintura y la de las evocaciones literarias que el río Duero trae inevitablemente. Enhorabuena al artista, y a ti, que has sabido transmitirnos ese gusto y ese entusiasmo.

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que los cuadros están muy bien. Es muy enriquecedor tener amistades con artistas. Se aprende mucho de ellos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Te dejo deseos de una buena semana!!!

    Cariños
    .
    .
    Frase de la semana...........
    "Da cariño hasta aquellos que nada esperan de ti."

    ResponderEliminar
  11. Tiene muy buena pinta la exposición, objeto de tu entrada.Enhorabuena al artista.

    El tema del río Duero me ha traído recuerdos de cuando iba de campamentos a Covaleda (Soria) y hacíamos piragüismo en la Laguna Negra. Afortunadamente el color de los uniformes de llevábamos ya está más que descolorido...

    Un abrazo, Fernando

    ResponderEliminar
  12. que preciosidad de cuadros!! no me extraña que fueras, yo hubiese ido también de estar ahí, me han gustado mucho, qué paisajes tan hermosos que espero conocer algún día. Un abrazo, Rachel

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails