15 de diciembre de 2013

La necesidad del pensamiento crítico



No sé si es un placer leer lo que dice Noam Chomsky, pero si una necesidad o, el menos, algo pertinente. Necesitamos intelectuales honestos, pensadores críticos, él entre otros, que  nos ayuden a entender lo que sucede, porqué sucede y de qué manera repercute. La toma de conciencia de los problemas aproxima a la claridad de las soluciones. Nada hay más pernicioso en estos momentos que el pensamiento banal, el conformismo resignado, la sustitución de la rebeldía por la fascinación que suscita la evasión hacia la gastronomía o el cultivo ensimismado del propio huerto, confortables refugios ambos silentes y elusivos.

12 de diciembre de 2013

La inutilidad de un "Congreso de Historia" con conclusiones predeterminadas



Oigo y veo a Jaume Sobrequés, el director del evento, y no salgo de mi asombro. He asistido a muchos Congresos científicos en mi vida pero jamás había observado ninguno en el que ya las conclusiones estuviesen fijadas de antemano. La propia formulación del enunciado sitúa el desarrollo del evento dentro de unas coordenadas que prejuzgan todo lo que en él se va a abordar, pues sus conclusiones ya están hechas. No ha lugar en ese contexto a controversia alguna. Me sorprende la animosidad de Sobrequés i Callicó a quien creía más ponderado y riguroso. Plantea el encuentro de forma enrabietada, dogmática, cerrada en sus perspectivas de análisis. Actitud acientífica donde las haya. Entre sus convocantes, la ausencia de la Universidad llama la atención, dominado el elenco de responsabilidades por órganos dependientes del Gobierno autónomo. Cuando se organiza un Congreso, todo está abierto a la discursión y a la confrontación racional de enfoques, métodos e ideas; de lo contrario, es una estafa. Y que conste que no me dejo llevar por la escandalera que, a juicio de García Montero, se ha montado sobre esta cuestión: simplemente me limito a constatar las anomalías que encierra un "simposio", ajeno a las reglas comúnmente asumidas para las reuniones científicas dignas de tal nombre, a no ser que no sea ese el propósito. Habrá que estar atentos a las conclusiones y valorar el rigor histórico con el que están planteadas. De momento, que se sepa, solo la Generalitat ha defendido el rigor científico de la reunión, pero resulta difícil otorgar credibilidad en este sentido a Artur Mas y sus consellers. No hay fundamento alguno que avale su formación y su solvencia como historiadores acreditados. Tampoco, que se sepa, se ha dado opción a historiadores no catalanes para intervenir en cuestiones que sólo los debates rigurosos y sosegados pueden clarificar. Cuando prevalece la identidad como soporte intelectual básico, ya sabemos lo que, a la postre, eso da de sí. 




Me detengo en el programa, que deriva por los mismos derroteros: "la inmigración, la acción de la Iglesia Católica, la persecución de la lengua y la cultura catalanas (sic), la falsificación de la Historia (sic), la censura sobre los medios de comunicación (sic), la educación". Los meros epígrafes anticipan, sin sentido de la opción de error, de qué va la cosa. Es la primera vez que lo veo planteado de esa manera. Al margen quedan, o muy minimizadas, las cuestiones económicas, las alusivas al desarrollo de Cataluña desde el siglo XVIII , cuando, como bien señala Rosa Castejón, de la UB, "el momento culminante estuvo representado por la nueva actividad comercial catalana del siglo XVIII; el puerto de Barcelona, junto con el de Palamós, constituyeron las dos principales aperturas catalanas al comercio maritimo. El comercio del azúcar y de las indianas determinó un fuerte aumento del tráfico maritimo barcelonés en esta centuria". ¿Nadie va a hablar de lo que supuso el despegue catalán en el Setecientos cuando el puerto de Barcelona arrumbó al de Sevilla y las manufacturas catalanas, "cautivas del arancel español" (Fuentes Quintana dixit), se expandieron en un mercado protegido, hundiendo, entre otros competidores, a los textiles de Béjar y otros muchos lugares del interior del país? Y, por lo demás, ¿aludirá también al apoyo de un sector de la burguesía catalana al franquismo, con representantes tan conspicuos como Porcioles, Gual Villalbí, López Rodó y los Godó de La Vanguardia, entre otros muchos? ¿También ellos lo pasaron mal? ¿Fue la dictadura una etapa en la que solo los catalanes se vieron sojuzgados? ¿Recuerdan, siquiera sea por un instante,  cuando en la transición fuimos legión los que salíamos a la calle cantando a Llach, a Pi de la Serra,  a Ribalta, fascinados por los aires de libertad que nos llevaban a reivindicar Libertad, Amnistía y Estatut d'Autonomía, pensando fundamentalmente en Catalunya? 


Y es que no hay que engañarse: a lo largo de la Historia siempre han sufrido los mismos, así en Catalunya como fuera de ella, al igual que los privilegiados lo han sido con independencia de donde vivieran. No son los territorios los que sufren, sino las sociedades, los pueblos, inmersos en estructuras sociales marcadas por la desigualdad, de lo que es fiel reflejo también la sociedad catalana. Por eso cuando oigo a Sobrequés, con pose de solemnidad excesiva, echar pestes como dardos contra la España donde viven los españoles o algunos llegan a hablar incluso de "genocidio cultural" y de "colonización", observo la tibieza de Josep Fontana, cuya postura no he entendido al oírle esta tarde exponer argumentos confusos, o veo silentes ante tanta manipulación a los miembros de la prestigiosa escuela que formara el gran Jordi Nadal, no puedo por menos de llegar a la conclusión de que una de dos: o el hechizo desplegado por la Generalitat actual se ha apoderado hasta de las conciencias más respetables o el dinero está corriendo a raudales para sojuzgar cualquier atisbo de pensamiento crítico. En estos momentos, cómo se echa de menos a figuras como Pau Casals. 


Junto a  la estatua erigida a Pau Casals en El Vendrell (Tarragona)



10 de diciembre de 2013

Viñetas que invitan a pensar (18): el dificil equilibrio de las sociedades con sus territorios


Trabaja ahora en Madrid, donde ha sucedido, lo que refleja su prestigio profesional, a Antonio Mingote como viñetista cotidiano en las páginas del diario ABC. Jamás podrá desprenderse, sin embargo, de sus raíces castellano-leonesas; y no sólo porque en esta tierra ejerció durante años como dibujante emblemático en la prensa diaria, sino sobre todo porque en sus dibujos, en sus textos, en sus mensajes ha sabido expresar como pocos el significado y el alcance de las luces y las sombras que rodean a esta región, con la que seguramente sigue sintiéndose identificado. 

Por esa razón, siempre he seguido a José María Nieto González de cerca, en mi condición de lector de diarios y de profesional del estudio de las relaciones entre las sociedades, las actividades económicas y los territorios, pues, como digo, no es frecuente encontrar a artistas de la expresión gráfica capaces de resumir tan acertadamente en una viñeta lo que es una realidad compleja, a la que se ha dedicado mucho texto no siempre claro ni bien entendido. 

La que motiva esta entrada es muy expresiva y resume con ingenio una realidad que, no por conocida, deja de ser menos crítica y complicada de gestionar. La Comunidad de Castilla y León es un territorio extenso, con baja densidad de población y con una trama de asentamientos atomizada y muy dispersa, que hace de la distancia, del pequeño tamaño de la mayoría de sus municipios y de su elevada tasa de envejecimiento una amalgama de problemas difíciles de afrontar dado el elevado coste que su solución representa y el efecto de las inercias que limitan la adecuada prestación de los servicios  públicos. Tiene razón, por tanto, el dibujante cuando alude a la necesidad de avanzar en el proceso de acercamiento, en la búsqueda de alianzas, de interacciones y de iniciativas destinadas a racionalizar el funcionamiento del sistema mediante la cooperación en las diversas modalidades que la experiencia avala. Se trata de un importante salto cualitativo, de un desafío que hay que afrontar convenciendo a la sociedad y a sus responsables públicos de que la aproximación de estrategias no implica la dilución de identidades. 




8 de diciembre de 2013

El justificado reconocimiento a la figura de la juez guatemalteca Iris Yassmin Barrios







La figura de Yassmín Barrios simboliza la lucha del pueblo guatemalteco a favor de la justicia y los derechos humanos. Merece el máximo reconocimiento internacional por el papel desempeñado como juez del Tribunal (Penal de Mayor Riesgo) que condenó el 10 de mayo de 2013 al dictador Efrain Rios Montt a ochenta años de cárcel por genocidio y crímenes contra la Humanidad. Hay que conocer de cerca la terrible historia de ese país centroamericano para darse cuenta de la importancia de una condena que marcó un precedente memorable en la trayectoria de la impunidad en Latinoamérica. Y aunque lamentablemente la sentencia fue anulada por la Corte de Constitucionalidad, que ha obligado a repetir el juicio, lo cierto es que los motivos que justificaron la condena dejaron bien explícitas la existencia y la entidad de un inmenso genocidio como realidad incuestionable; y, lo que también es importante, "devolvimos al pueblo de Guatemala- como ella misma ha señalado - la credibilidad en la institución de la justicia. Demostramos que se podían aplicar en Guatemala los estándares internacionales de justicia".  



Por esa razón, plenamente justificada está la concesión a la juez Barrios del Premio de Derechos Humanos que concede el Consejo General de la Abogacía Española. No es un reconocimiento que deba pasar desapercibido. Las palabras y los argumentos expresados por Barrios en la entrevista realizada por una cadena de radio española lo avalan con creces. Es un documento interesante. Vale la pena conocerlo: 






4 de diciembre de 2013

"Se acabaron las lágrimas": homenaje y apoyo de Fernando Fradejas a la mujer liberada



Basta una imagen en blanco y negro para dejar testimonio fehaciente de una tragedia que no debe producirse, que se puede evitar, a la que hay que enfrentarse también con el valor de la fotografía y de la palabra como poderosas herramientas de denuncia. El maltrato a la mujer es una lacra inadmisible, atroz, sobre la que caben pocas palabras porque el simple hecho, con su cortejo de sensaciones y efectos repudiables, lo dice todo. Es esa "macabra realidad" como acertadamente la denomina García Marbán en la tarjeta alusiva a la exposición (Vid. infra).  No se necesita demasiado espacio para reflejar esa realidad que hunde a la mujer en el dolor, en el sufrimiento y en la miseria que deriva de su propia subestimación. 






Fernando Fradejas, excelente fotógrafo de Medina de Rioseco (Valladolid),  ha recogido en una treintena de fotografías todo, lo mucho, lo terrible, que el problema da de sí. Y lo ha hecho con la sensibilidad de quien conoce bien la magnitud que alcanza un problema representado a través de las múltiples y diversas manifestaciones ofrecidas por la barbarie que no cesa. Ahí quedan como aldabonazos incesantes sobre la conciencia de quienes las contemplan, como revulsivo ante el que nadie puede permanecer indiferente. Humillación, agresividad, amenazas, miradas perdidas, miradas como dardos. Lágrimas contenidas, lágrimas explícitas, lágrimas desconsoladas. Lágrimas a eliminar. 






Mientras visitaba la exposición no me he cruzado con nadie, a nadie he visto. La soledad del recinto y el silencio a mi alrededor contribuían a acentuar la elocuencia de las expresiones reflejadas en esas ventanas que exponían el horror, lo que permitía captar e interpretar los contenidos que el autor ha pretendido, y logrado, transmitir. En ese ambiente cobraban mayor expresividad aún las palabras que acompañan a las imágenes, con las que marcan un valioso contrapunto: son la expresión de la rebeldía, el estímulo a la esperanza, la reacción ante ese atentado brutal contra la libertad, instando con ellas a que sea, al fin, recuperada. Es un homenaje a la emancipación de la mujer, un alegato contundente frente a tanto tópico miserable acerca de la sumisión femenina.







Nota: Ojalá esta exposición sea presentada, conocida y valorada en otros muchos lugares. Como indica el autor en su amable comentario a esta entrada, quien lo desee puede ponerse en contacto con Don Miguel García, del Departamento de Cultura del Ayuntamiento de Medina de Rioseco (Valladolid). Tfno: 983.700850/700825

30 de noviembre de 2013

La Librería Sandoval cumple cuarenta años







Ayer me ratifiqué una vez más en mi costumbre de no comprar nunca libros en una gran superficie comercial. Y lo hice mientras asistía a un acontecimiento cultural tan entrañable como digno de mención. "Sandoval", la Librería que conciben, ordenan, enseñan y transmiten Amparo y Miguel, acompañados de su hijo, cumplía cuatro décadas de existencia. Vio la luz cuando finalizaba el verano de 1973,  a los pocos días del golpe de Estado ocurrido en Chile, un suceso que tanto conmocionó a las gentes de mi generación. A nuestra escala, el nacimiento de Sandoval supuso un contrapunto a aquella tragedia, tan lejana en el espacio como próxima en la sensibilidad.  



El acto tuvo lugar en uno de los espacios vallisoletanos más propicios para el encuentro cultural, la relación amistosa, la conversación sosegada, las presentaciones que siempre aportan valores, la reivindicación por lo que merece la pena luchar, todo ello enriquecido y justificado por el placer que procura el descubrimiento, henchido de sorpresas, del libro, de sus letras y de sus imágenes. Es un descubrimiento que nunca tiene fin a poco que uno se empeñe en averiguar los múltiples recovecos y sorpresas que una Librería depara. Son sensaciones gratas que afloran cuando se visita ese local, que constituye referencia visual obligada y apetecible, la más gratificante para mí cuando se accede a la Plaza de El Salvador, en el corazón de la ciudad. Apetece frecuentarla porque allí se encuentra ese ámbito que compendia las características propias de lo que se entiende como Librería en el sentido más enriquecedor y positivo de la palabra. Hay que visitar Sandoval, detenerse en su refugio, adquirir lo que apetezca y lo que se busca, para saber, conocer y valorar lo mucho que eso significa. 





Tras contemplar un escaparate magníficamente organizado y cuidado para dar a conocer las últimas novedades y las obras por las que el lector pueda sentirse atraído, nada más cruzar el umbral el visitante se encuentra fascinado ante un escenario envolvente en el que el libro, los libros, dominan el sentido de la percepción del entorno y marcan la cadencia del tiempo que ha de ser destinado a escrutar con la curiosidad que la ocasión merece lo mucho y variado que allí se encierra. Y la verdad es que sorprende la ingente cantidad de libros depositados en un escenario multicolor donde, pese a lo abigarrado del panorama y rodeado de los rostros de autores sempiternos, todo está sujeto a un orden y a una disposición que permite encontrar lo deseado o descubrir aquello que de pronto suscita el interés e invita a la lectura. 



En medio de esa contemplación la actitud de los libreros que rigen la Librería es discreta. Se limitan a asesorar, a orientar, a sugerir, pero jamás condicionan la decisión final. Se respira libertad y respeto, nada de agobios, como en otros sitios sucede en demasía. Por esa razón, uno se encuentra a gusto en Sandoval, donde reinan el silencio, el consejo pertinente y, si llega el caso, la conversación amena y entretenida, siempre gravitando en torno al sinfín de alicientes temáticos que suscita una librería bien surtida y abierta a la inquietud de quienes se acercan a ella, muchas veces movidos por el placer de encontrarse en un lugar apeteciblemente creativo y sensible por cuanto sucede dentro y fuera de él. 

De ahí que Sandoval sea el paradigma de la Libreria por la que hay que apostar, a la que acudir, a la que defender y con la que identificarse. La Librería, en suma, donde comprar libros. En estos tiempos de crisis cultural, cuando el libro atraviesa momentos difíciles, cuando otros formatos irrumpen al compás de firmas poderosas y avasalladoras que anulan la capacidad de relación que la buena Librería posibilita, urge reivindicar el papel que espacios de encuentro culto y socialmente saludable como Sandoval desempeñan para hacernos más placentero y satisfactorio el encuentro con ese producto necesario que es el libro encuadernado, una de las joyas principales, y ojalá que imperecederas, de la creación humana. Conforta saber, como se ha señalado en la XXVII Feria del Libro de Guadalajara (México), que, tras las modas de las versiones digitales, la fiebre por la pantalla líquida está contenida mientras se asiste a una coexistencia entre ambas modalidades, lo que justifica el hecho de que, en opinión de Molly Barton, de la Penguin Random House,  "a la gente le gustan los libros y las editoriales cada vez editarán mejor porque su forma física vuelve a ser un reclamo para los lectores de verdad". 

Qué bien lo han entendido Amparo, Miguel, su hijo y cuantos se dieron - nos dimos - cita en el espacio entrañable de la Plaza del Salvador ese día de finales de noviembre de 2013. Manuel Sierra, el amigo que nunca falla en todas las ocasiones en las que la cultura de calidad y el espíritu crítico se hallan presentes y que está alerta con su creatividad al servicio de las causas más nobles, se sumó a la efeméride con su mensaje de color y de perspectivas libres para dejar constancia, como reza la carpeta diseñada con tal fin,  de "El paso de los días". Y aunque los días pasen, en efecto, y nos traigan mensajes contradictorios y a menudo desazonadores, siempre nos quedarán los buenos recuerdos compartidos en  Sandoval a lo largo de los años. Y los que vendrán. Por eso reconforta acercarse a la Librería de la "plazuela", como hizo Manuel Sierra a la mañana siguiente del acto conmemorativo, con su mirada siempre abierta y con el color en la mano. La imagen que al final incluyo así lo demuestra. El no sabe que yo estaba allí. Fue algo casual, pura coincidencia. Estoy seguro que no le desagradará. 

Enhorabuena, amigos de Sandoval. 




Re

29 de noviembre de 2013

¿Cuándo las ofensa son realmente ofensivas para la dignidad de un país?

"Ofensa es lo que es ofensivo", dice con su engolamiento acostumbrado el inefable ministro Fernández, para justificar su ley sancionadora de las actitudes de protesta, denuncia y rechazo apoyadas en el clamor popular. Incurre en una tautología, lo que demuestra el sentido vago de la noción de ofensa, su carácter genérico, arbitrario y discrecional. Si esta perspectiva permite aplicar la ley, su ley, a todo lo que se mueva "ofensivamente" a criterio del sancionador, y al margen del juez, demostrando así que cualquier crítica en la calle puede confundirse con ofensa con el consiguiente amedrentamiento e indefensión previos que ello provoca, también nos lleva por pura lógica a entender por "ofensa" todos aquellos comportamientos, hábitos, prácticas y actitudes que lesionan la imagen de las instituciones, de acuerdo con la propia definición del concepto de ofensa o agravio, por el que se entiende "el perjuicio que se hace a uno en sus derechos e intereses". De ahí que, de aprobarse la Ley de marras, también incurren en ofensa, y muy grave: 

- los que mienten y engañan, a sabiendas de que lo hacen, a los ciudadanos que dicen representar
- los que consideran que la prevaricación y el cohecho cometidos deben quedar impunes
- los que defraudan a la Hacienda Pública, privando al erario de los recursos necesarios para la aplicación de las políticas redistributivas
- los que, ostentando un alto nivel de responsabilidad pública, ocultan o enmascaran sus gabelas privadas
- los que evaden capital, haciendo de los paraísos fiscales sus espacios esenciales de relación
- los que descalifican sin criterio objetivo la labor de los creadores de cultura, lesionando la imagen del pais dentro y fuera de sus fronteras
- los que utilizan su responsabilidad institucional para especular, crear redes de intereses que condicionan la toma de decisiones y derivan en medidas lucrativas a expensas del ejercicio de la acción política
- los que destruyen pruebas y testimonios esenciales para que la acción de la justicia se vea entorpecida en los asuntos que les atañen

- los que recurren a artimañas y subterfugios de toda índole para atrasar y eludir la acción de la justicia, desacreditando la labor y la persona de los jueces incómodos
- los que se enriquecen obscenamente al convertir sus ámbitos de responsabilidad financiera en auténticas cuevas de ladrones
- los que manipulan la información, provocando engaños y tergiversaciones interesadas
- los que especulan o manipulan el uso del suelo en beneficio de intereses particulares
- los que ofenden la memoria de los que sufren el desprecio y el olvido de sus derechos
- los que defienden una sociedad segregada y víctima de la exclusión
- los que no responden de sus responsabilidades

- los que se enorgullecen de su capacidad para salir indemnes de la crítica social y de sus actuaciones delictivas.

Estos sí son, pues, comportamientos ofensivos, perjudiciales, dañinos para la imagen del Estado y sus instituciones. Son las ofensas que hay que penalizar, los agravios que hacen mella permanente en las instituciones y en la vida de los ciudadanos. Lo que mancilla el crédito de un país y de su sociedad. No me cabe duda de que 
Fernández se refiere a ellos cuando dice que "ofensa es lo que es ofensivo". ¿Y es que hay algo más ofensivo que transmitir una imagen de escándalo, degradación y prepotencia en el ejercicio del poder? No hay mayor ofensa que el deterioro de la calidad de la democracia. 

17 de noviembre de 2013

Lecciones extraídas de la basura acumulada


Si siempre se sacan lecciones de las situaciones de conflicto, no cabe duda que lo sucedido en la ciudad de Madrid a lo largo de los días - 13 en total -  vividos con la basura en las calles, los empleados de la limpieza viaria en huelga, el poder municipal a la deriva hasta que la situación corría riesgos graves y la negociación planteada en términos de resistencia por parte de los trabajadores, sindicalmente organizados, ha proporcionado dos advertencias claves, una vez resuelto. Dos advertencias que seguramente han de tener gran resonancia en España, lo que convierte a la huelga de la limpieza en Madrid - "rompeolas de todas las Españas" (A.Machado) - en un suceso de fuerte impacto estratégico hacia el futuro y a gran escala, pues rebasa los límites del escenario estricto donde se ha producido: 

La primera de ellas pone en evidencia los problemas inherentes a la privatización de los servicios públicos, cuando éstos se prestan mediante acuerdos con la administración responsable que tienden a la baja temeraria de los presupuestos concertados con las empresas concesionarias, lo que, como se ha visto, tiende a redundar inevitablemente en el recorte de plantillas y en el deterioro de la calidad del servicio. El mito de la eficiencia basada en la privatización de los servicios públicos, enarbolado obsesiva, intencionadamente y sin pruebas por los gobernantes madrileños, ya del Ayuntamiento o de la Comunidad Autónoma, ha saltado definitivamente por los aires. 

Y la segunda se ha traducido en la postura adoptada por la ciudadanía, que, pese a las incomodidades que la basura acumulada en la calle implica, no ha mostrado protesta o animadversión hacia los trabajadores, que, por lo que se ve, han suscitado más respaldo que rechazo. No parece que la imagen de la alcaldesa Botella Serrano haya resultado tan bien parada en la percepción por parte de la sociedad madrileña. Arrogancia, torpeza, insensibilidad y dejación de responsabilidades han sido sus herramientas de gestión, las mismas que acostumbra ante los problemas que se le presentan. Durante su mandato en el gobierno municipal se ha convertido en el  paradigma de la ineptitud, en el contraejemplo más palmario de lo que ha de ser un alcalde, un político, digno de tal nombre y responsabilidad.

En estos tiempos de recortes, de depauperaciones y empobrecimientos masivos, de escándalos impunes y de privilegios tan inmerecidos como cuestionados, la sociedad, harta y desencantada, se inclina a favor de los que menos tienen y más sufren. La solidaridad se acrecienta frente a la vulnerabilidad de quienes además no son responsables del desastre pero sí sus principales víctimas. Quizá no lo haga con la proclamación explícita de apoyo que la gravedad requiere, pero, desde luego, a lo que no está dispuesta es a que empresas - las de la contrata de limpieza en Madrid- que en lo que va de año han obtenido 1.600 millones de euros de beneficio, manden a la  calle a cerca de 1.200 trabajadores, necesarios para que el servicio se cumpla, o les rebajen el sueldo un 40 % cuando sus salarios netos apenas superan, en el mejor de los casos, los 1.200 euros.

Espacios transfomados (18): la soledad sonora del espacio público



La otoñada se cierne sobre el espacio público más frecuentado y apetecido. No es fácil ni usual encontrarlo vacío, sumido en el silencio, en el sosiego total de la mañana festiva, cuando el sonido habitual de las conversaciones y las pisadas, que justifican su razón de ser en la atracción que ejerce la Biblioteca Pública, es sustituido por el tenue rumor de la hojarasca que encuentra fácil acomodo en la plaza sin que nadie perturbe su pausada libertad de movimientos, al socaire de la brisa mañanera. De pronto el paseante, acostumbrado a contemplar ese lugar a diario y a sentirse confortado con la percepción de que se trata de un espacio de encuentro siempre cambiante y con el que se siente identificado, detiene por un momento sus pasos, con el diario y el pan en ristre, para contemplar el sinfín de detalles y matices que en las vivencias cotidianas, y desvaídos por el tumulto, pasan desatendidos y que ahora, en el escenario de la quietud, cobran un valor inestimable por excepcional. No le invade la melancolía que, según dicen, motiva el espectáculo otoñal, sino la sensación de que la vida sigue, de que los ciclos del año cumplen puntualmente su función, mientras modifican los colores del paisaje sin alterar un ápice, empero, la esencia misma de ese espacio público de relación que se mantiene incólume.

14 de noviembre de 2013

La recuperación de un profesor injustamente olvidado: el Dr. Arturo Pérez Martín, ex Decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Valladolid




Ha sido, como se preveía, un acto memorable, digno de ser reconocido como un hito destacado en la Historia de la Universidad española y, particularmente, en la de Valladolid. Es la primera vez que en la Universidad vallisoletana se recupera y dignifica la memoria de un profesor asesinado a poco de producirse la rebelión militar en el verano del 36. A lo largo de generaciones un manto de silencio, olvido e indiferencia se ha extendido por los ambientes del Alma Mater sin que se haya   planteado durante tanto tiempo la necesidad de reconocer lo que fueron y lo que hicieron aquellos profesores que defendieron la libertad, la inteligencia, la ciencia, la cultura y los derechos humanos frente a la ola de terror que las jaurías falangistas provocaron en las ciudades y los pueblos de Castilla. He asistido a ese acto, organizado con motivo de la festividad patronal de la Facultad de Ciencias, aunque he echado mucho de menos la presencia de colegas de otros centros (creo que no había nadie de fuera de la Facultad anfitriona), pues el acto de hoy debería haber sido compartido por toda la Universidad, más allá de las, a veces demasiado rígidas y formales, fronteras académicas. Ha sido una ocasión excepcional y como tal debería haber sido asumida por la comunidad universitaria. Lástima que no haya sido así. 
















Dr. D. Alberto Lesarri González, catedrático de Química-Física de la Universidad de Valladolid 

La labor de indagación realizada por el profesor Alberto Lesarri sobre la figura del Dr. Arturo Pérez Martín (1872-1936), que fue un relevante científico, abnegado docente, impulsor y director del Colegio de Santander (precedente de la actual Universidad Internacional Menéndez Pelayo), artífice del Liceo de Costa Rica, vicerrector de la Universidad de Valladolid y decano de la Facultad de Ciencias hasta su muerte, ha supuesto una aportación extraordinaria, tanto por haber rescatado a esa figura prestigiosa del pozo del silencio al que había sido abandonado como por haber permitido una aproximación brillante, clarificadora y muy expresiva de lo que fue el impulso de la ciencia y la cultura españolas en las primeras décadas del siglo XX - la llamada "Edad de Plata" - y que trágicamente fue destruida por el golpe de Estado que trajo consigo la muerte o el exilio de sus mejores cabezas. Recomiendo la lectura del artículo del Dr. Lesarri sobre Don Arturo Pérez Martín en el siguiente enlace (págs. 32-38)


 





La Dra. Carmen Pérez Vidal, profesora de la Universidad Pompeu Fabra y nieta del homenajeado,  interviene al final del acto en presencia de las autoridades académicas

La presencia de la familia del Dr. Pérez Martín, venida de diversos lugares de España y del extranjero, ha dado una dimensión al recuerdo que ha movido a la emoción después de casi ochenta años de ignorancia total. He felicitado al Dr. Lesarri y al Decano de la Facultad de Ciencias por lo que esta reunión ha significado. 



12 de noviembre de 2013

La educación se basa en algo más que en el uso de las nuevas tecnologías

La oportunidad de un acto académico me ha permitido asistir recientemente en Zaragoza a un interesante debate con colegas prestigioso sobre el impacto de Internet y los recursos informáticos en la Educación. A medida que la conversación avanza, comienzan a surgir las cautelas y las advertencias que esa relación suscita. Disponemos ya de la suficiente perspectiva temporal y empírica para saber lo que el tema, con sus luces y sus sombras, da de sí. Nadie cuestiona las enormes posibilidades que la Red permite para la ampliación y recopilación del conocimiento al tiempo que se valora de manera positiva la utilidad y pertinencia de las herramientas informáticas para el tratamiento, sistematización, integración y comprensión de los saberes.

Pero, ay, una señal de alarma aflora en el ambiente, que, en esencia, se resume en dos constataciones:

-  por un lado, el aprendizaje a través de la Red puede inducir a derivaciones que crean más confusión que claridad y coherencia cuando no tienden a banalizar el trabajo mediante una simplificación del esfuerzo, facilitado por el acceso a ingentes volúmenes de información, asumidos acríticamente y utilizados como alternativa a la labor de indagación reflexiva y personal, para la que se ha de estar debidamente preparado; 

- por otro, más grave aún, se asiste a un deterioro clamoroso de la capacidad de expresión formal a través del razonamiento escrito y desarrollado con la coherencia expositiva y la debida corrección gramatical.  Con frecuencia trabajos realizados mediante el empleo del software que mejora sensiblemente el tratamiento y presentación de la información, incluyen reflexiones, ideas y argumentos de una pobreza y simplicidad palmarias. El contraste cualitativo es abrumador hasta el punto de que invalida la brillantez formalmente pretendida. No hay programa que subsane esta carencia, pues la exposición de las ideas sigue siendo, y lo será siempre, el producto de una formación adquirida a base de tesón y buen aprendizaje. 

De este modo, cobra plena justificación la necesidad de reafirmar y fortalecer la labor del profesor, la tutela formativa, la transmisión de una práctica laboriosa que en nuestros días , tiempos de fascinación por las nuevas tecnologías (por lo demás, justificada), consiga integrar en el alumno la capacidad inherente a la expresión de las ideas con el amplio margen de posibilidades que propician los instrumentos innovadores del aprendizaje sin que aquélla se vea necesariamente eclipsada o minimizada por éstos. 

Es una cuestión que me preocupa mucho y por eso la traigo aquí.

8 de noviembre de 2013

¿Interesan realmente los libros de "Memorias" de los políticos actuales?

Se necesita sin duda mucha admiración por el personaje para mostrar interés por lo que escribe en sus "Memorias" y, más aún, para gastar el dinero en la compra del libro. Se dice, con todo, que es un género en declive, que las expectativas de los editores han quedado en todos los casos muy por debajo de lo previsto y que los generosos anticipos otorgados a los autores no cubren en ocasiones los ingresos reales obtenidos de la venta de la obra. ¿Alguien se sorprende de que eso ocurra? ¿No resulta, a poco que se detenga uno en la cuestión, algo lógico y normal? ¿Interesa en verdad adquirir un mamotreto de esas características y dado a conocer con los fines que se pretenden? Personalmente evito siquiera mirar las portadas, ni un ochavo de mi peculio va jamás para ese producto, que ha evolucionado a peor, y, desde luego, no pierdo un minuto de mi tiempo con la lectura de lo que en ello se contiene, pues me da la sensación de malgastarlo cuando tantos textos interesantes, tantas obras valiosas, están aún por leer. El tiempo es un bien escaso y conviene administrarlo bien. Esta actitud obedece a tres razones que considero convincentes, al menos en mi opinión: 

Primera: lo que en esos libros se dice ya está dicho sustancialmente de antemano, pues poseemos con anterioridad , si el tema nos interesa, de suficientes elementos de juicio al amparo de la difusión informativa del tema para saber lo que ocurrió, cómo ocurrió y porqué ocurrió. Las fuentes de información de que se dispone permiten hacerse un juicio de valor suficientemente ponderado y objetivo, en el que fundamentar la opinión antes de que el vanidoso, y a menudo engolado, memorialista de turno de a conocer su particular y seguramente sesgada perspectiva. Tampoco recogen lo que cabe esperar de ellas, pues se trata de una recopilación de recuerdos selectivos, donde se enfatiza o se ignora en función de la mella que unos hechos y otros puedan deparar a la imagen que tratan de preservar obsesivamente. Ni siquiera eleva su interés la alusión que los autores hacen a aspectos curiosos sobre su forma de actuar, ignorados por la gente, aunque a la hora de la verdad son de una trivialidad pasmosa. Mera argucia promocional, inducida por la necesidad de justificar el suculento anticipo recibido. 

Segunda: todas las "memorias" están basadas en el principio de la autojustificación permanente, en la ausencia de autocrítica, en la soberbia y vanidad de quien se siente ungido por la verdad incuestionable. No hay en ellas atisbo alguno de humildad y de reconocimiento de errores, ni una brizna de imparcialidad, manifiesta tanto en reiteraciones infundadas como en olvidos o menosprecios selectivos, como antes señalé. Tanta perfección, tanto egocentrismo, amén de obscenos, son tediosa y totalmente prescindibles. Posturas en las que suelen incurrir sin rubor los presentadores de la cosa, encargados ad hoc, cuando se deshacen en elogios sin que tampoco en ellos aflore ese valor tan necesario como es el espíritu crítico. ¿Es que no hay nada criticable en la gestión y en el modo de entender y ejercer la política de quienes han ostentado responsabilidades tan esenciales para la vida ciudadana?

Y Tercera: los autores no son los escritores reales del texto, o, al menos, de su mayor parte, ya que no se les conoce obra o escrito anterior que merezca valorar previamente su capacidad y talento con la pluma, el bolígrafo o el teclado. Son ágrafos, y es bien sabido que el arte de escribir no se improvisa. Emergen de pronto como escribidores de oportunidad, ayudados por plumillas a sueldo, ávidos y al acecho de los derechos de autor, tratando de embaucar a sus seguidores o simplemente curiosos con lo que transmiten como hazañas repletas de atractivo y curiosidad, muchas veces expuestas sin rigor o haciendo uso de fuentes que no son tales sino amañadas en función de su total exoneración de responsabilidades cuando los hechos pueden ensombrecer o deteriorar su imagen, que pretenden incólume. Nada que ver, pues, con la Memorias de De Gaulle, de Churchill, o de Mandela que sí eran autores de textos reconocidos, escribían bien, y tenían hechos importantes que contar. Así  pues, hagan lo que quieran, pero mi consejo es que eviten en sus bibliotecas este tipo de obras que, ocupando demasiado espacio, nacen innecesarias porque no valen ni la décima parte de lo que cuesta el libro en el que se recogen. Y, lo que es peor, tras su lectura sólo caben la decepción y la sensación de haber perdido el tiempo y el dinero, ambos irrecuperables.

29 de octubre de 2013

Cuando las Fundaciones están al servicio de quienes las identifican con su nombre

Sinceramente me cuesta respaldar la iniciativa de aquellas fundaciones que nacen identificadas con el nombre de la persona que las promueve y en función de la cual ha de girar su actividad. Nada tengo contra las que ven la luz cuando la persona a la que van dedicadas ha fallecido y son sus albaceas intelectuales los que, inducidos por la figura que fue y la resonancia que tuvo en su tiempo, la conciben como espacio de encuentro y de reflexión inspirados en los valores de su legado. Así ha sido con Fundaciones como las dedicadas a Willy Brandt,  a Charles De Gaulle, a Gregorio Peces Barba o a Albert Einstein, entre otros. En este caso la Fundación les trasciende o sobrevive, situación que no parece tan asegurada cuando el artífice de la idea es juez y parte en vida. 

Por eso, sin entrar a cuestionar lo que ha representado y representa Don Felipe González Márquez en la historia reciente de España, considero que la actuación emprendida bajo el ampuloso nombre de su Fundación epónima sólo puede entenderse motivada por una elevada dosis de vanidad, de egocentrismo o de afán de autojustificación que se avienen mal con lo que debería ser ante todo un foro de debate, de controversia o, en cualquier caso, de análisis no mediatizado ni predeterminado del personaje. Y si además en el Patronato, y presidido por él, hacen acto de presencia al tiempo gentes de la familia o allegados que se lo deben todo, no cabe esperar otros resultados que los que emanan de una voluntad hagiográfica sin reserva alguna, a mayor gloria y loor de quien desde el principio constituye alma, corazón y vida... y nada más. ¿O no? Es evidente que de su ejecutoria y de sus resultados depende la valoración que quepa hacer, pero de antemano no son pocas las prevenciones que este tipo de iniciativa suscita. 

26 de octubre de 2013

El compromiso cívico de Saskia Sassen




Ha sido y es una de las intelectuales más brillantes sobre los impactos de la globalización. Profesora de la Universidad de Chicago, acuñó a comienzos del siglo XXI el concepto de "Global City", al que muchos hemos recurrido para explicar los procesos que transforman el mundo y nuestras sociedades. Ha sido una mujer comprometida con las causas que merecen el compromiso de quienes, con honestidad y fortaleza intelectual, se interesan por los problemas de nuestro tiempo y se esfuerzan por abrir horizontes a favor de una sociedad más solidaria, justa e integrada. Hace unos años asistí a una conferencia suya en la Universidad Autónoma de Madrid. Pronunció una frase que, al verla ayer en el Teatro Campoamor de Oviedo, he recordado, pues tomé nota de ella: "si nos nos esforzamos por luchar a favor de un mundo mejor, los que lo dominan acabarán por ahogarnos en la miseria". En Oviedo ha vuelto a demostrar lo que significan la coherencia, la ética y la dignidad de los intelectuales comprometidos.

22 de octubre de 2013

En Chile la memoria sobrevive al olvido



Sólo la sinceridad consigo mismo puede devolver definitivamente a un pueblo maltratado la dignidad perdida en los momentos dolorosos de su pasado. Ocultar la historia, enmascararla con invocaciones interesadas en la defensa sesgada del olvido, eludir la verdad de lo vivido como tragedia por entender que el tiempo ha erosionado la razón de ser de su recuerdo o dificulta el encuentro supone una trampa en la que no se debe incurrir ya que lesiona la posibilidad de que las heridas cicatricen gracias a la capacidad social y culturalmente vertebradora que proporcionan las verdades compartidas.

Aleccionadora resulta en este sentido la iniciativa que el gobierno de Chile ha emprendido con motivo del cuarenta aniversario del golpe de Estado que puso fin violentamente al gobierno de Salvador Allende el 11 de septiembre de 1973. Fue sin duda uno de los acontecimientos que con  mayor impacto conmocionaron al mundo en el último tercio del siglo XX. Las gentes de mi generación  lo recordamos bien hasta el punto de que las imágenes en blanco y negro que dieron cuenta de la dimensión de la barbarie, y de sus responsables, permanecen indelebles en la memoria.



Por esa razón, descubrir y visitar en Santiago la exposición conmemorativa que recuerda aquellos sucesos constituye una experiencia que no debe ser pasada por alto. Es una muestra discreta, cuidadosamente organizada en un espacio limitado del Museo Histórico Nacional donde está instalada y concebida con un doble propósito: el de demostrar que lo que ocurrió hace cuatro décadas forma parte incuestionable de la vivencia histórica chilena y el de ofrecer a quien lo desee un escenario en el que dejar libremente constancia expresa de lo que aquello supuso desde el punto de vista de su percepción personal y política. 




Cualquiera puede, si lo desea, manifestar por escrito su testimonio personal, su valoración de los acontecimientos, las ideas que aquello le evoca bien porque lo vivió de manera directa o porque forma parte de un legado histórico transmitido por quienes sí lo vivieron ante el que no es posible permanecer indiferente. La lectura de esos textos resulta muy aleccionadora y refleja hasta qué punto el 11 de Septiembre de 1973 y lo que sucedió después forman parte de una conciencia común, que es asumida con la sola voluntad de esclarecer los hechos sin tapujos, manipulaciones o silencios malintencionados. 











2 de octubre de 2013

La admirable obra de Sharif Kanaana



Sharif Kanaana es un poeta nacido en 1936 en un pueblo situado en las Colinas de Galilea, al Norte de Nazaret, en Palestina. Huyendo de la Nakba (como se conoce la catástrofe sufrida por esa sociedad y ese territorio en 1948) abandonó la tierra palestina ocupada y destruida para emigrar a Estados Unidos, doctorándose en Antropología por la Universidad de Honolulu(Hawaii) e impartir docencia durante años en varias Universidades de aquel país. En 1976 regresó a su tierra natal, donde fue rector de la Universidad de Nablus y Director del Departamento de Sociología y Antropología de la Universidad Bir-Zeit de Ramala, ciudad en la que actualmente reside. Se merece ser distinguido como Doctor honoris causa por una Universidad española. Sería deseable que lo fuese en la de Valladolid. 


He sabido de su vida y de su obra a través de mis amigos Suleiman Nayati Jabary, de origen palestino, y Pilar Salamanca, prestigioso nefrólogo él y afamada escritora ella. Les hemos visitado en Cantabria, donde ahora viven. Entre paseos por la costa, divisando ese litoral "quebrado" que tanto impresiona y disfrutando de la buena conversación y de la excelente mesa, té incluido, nos han regalado una obra de Kanaana que ellos han traducido para darlo a conocer, como sin duda se merece, en España. Emociona leer los cuentos de la tradición oral palestina, cuentos transmitidos por las mujeres, pues, como dice el autor, "fueron las mujeres quienes siempre los contaron y, aunque nunca dijeron que fueran sus autoras, son - y fueron siempre - las transmisoras de la tradición que hace de estos cuentos una propiedad colectiva de la comunidad palestina".



Pilar Salamanca, Sharif Kanaana y Marcos Sacristán, rector de la UVa




Sharif Kanaana con Nayati Jabari 

El dia 6 de noviembre de 2013 Sharif Kanaana ha hablado en la Universidad de Valladolid. En acto presidido por el Rector, ha dado a conocer su trayectoria profesional y científica, magníficamente compendiada por Pilar Salamanca, con motivo de la presentación del libro que nos ocupa. Se ha hablado de cultura, de patrimonio, de expolio bibliográfico, de sensibilidades creativas y sojuzgadas, de la identidad de un pueblo que se resiste a desaparecer, del valor de la memoria como baluarte de supervivencia, como justificación de los esfuerzos denodados por preservar los recuerdos y para que quede constancia expresa de lo que fue la ocupación, bien representada en la obra sobre la destrucción de las ciudades palestinas, en cuya recopilación, representación y estudio desempeñó un papel decisivo la labor llevada a cabo por Kanaana. 



El resultado ha sido una obra monumental, editada por Walid Khalidi, en la que figuran detalladamente identificadas y cartografiadas el cerca de medio millar de ciudades y aldeas destruidas por el gobierno israelí en el año de la Gran Catástrofe (Nakba) de 1948. Son los paisajes de la desolación, del expolio sin límite. 

12 de septiembre de 2013

Viñetas que invitan a pensar (17): los nacionalismos y la Historia





Los sentimientos nacionalistas tienen distinto origen y distinta trayectoria. Surgen en contextos históricos específicos y evolucionan al compás de los procesos y las circunstancias que imponen los liderazgos que los promueven, estimulan y orientan. La Historia está llena de tragedias asociadas a la exacerbación de los comportamientos nacionalistas que, por principio, son excluyentes y refractarios a la solidaridad. Sorprende, por tanto, observar de qué modo los dirigentes alientan esa tendencia, que cala masivamente en la sociedad al amparo del discurso basado en el agravio permanente, en la identidad amenazada y, lo que no es menos importante, en el argumentario que lo utiliza como panacea contra la crisis, frente a la cual vale cualquier opinión, certera o disparatada, sin olvidar de qué modo todo eso enmascara una pésima gestión de lo público. 

En marcha el proceso en Catalunya, y en aceleración incesante y masiva, está por ver si quienes lo lideran, no precisamente caracterizados por su calidad y honestidad como gobernantes, y quienes están obligados a dar la cara porque su responsabilidad estatal así lo exige, están a la altura de la situación y la afrontan con esa inteligencia y capacidad de concertación que tanto se echa de menos en unos y otros. La mediocridad en ambos lados de la escena hace pensar que lo que sucede en la calle se les va a ir de las manos. ¿O no? Es evidente que la política española se encuentra ante un desafío que va a poner a prueba muchas, muchas, cosas. 
Related Posts with Thumbnails