13 de octubre de 2021

Una ofensa al Estado

 Es inimaginable que los abucheos acompañen al Presidente de la República Francesa en los actos que convocan a los Campos Elíseos de París el 14 de julio. Como tampoco sabemos de agresiones verbales de esa naturaleza en actos similares en países civilizados de mundo.

Cuando esos bramidos, minoritarios o no, empañan un acto institucional de Estado como sucedió ayer en Madrid, la ofensa no sólo se dirige al Presidente del Gobierno. También lesionan el acontecimiento mismo, haciendo daño a la imagen del país, al Jefe del Estado y al respeto merecido por las Fuerzas Armadas. Es una ofensa total, degradante para una conmemoración de ese nivel. Cuando se manipula el concepto de 'libertad de expresión" pasan esas cosas.
Mayor gravedad tendría si esa actitud no fuese contenida, criticada y públicamente denunciada. Si los grupos que, de manera cobarde y amparados en el anonimato así actúan en ésta u otras ocasiones, no son reprobados con la contundencia debida por todas, todas, las opciones políticas del arco parlamentario e incluso por aquéllas que con las que teóricamente sintonizan ideológicamente, algo preocupante está pasando en España.

2 de octubre de 2021

Imágenes sobrecogedoras del cierre ferroviario

 



Por nada del mundo me perdería una exposición de las fotografías que salen de la sensibilidad y la mirada crítica de Ricardo González. Fue alumno mío y ahora me une a él una entrañable amistad, fraguada en la confianza y en las complicidades que suscitan temas y espacios de interés común, en torno a los cuales es posible construir reflexiones sin límites. Recupera entornos olvidados, rescata horizontes que creíamos perdidos, recupera, en fin, los motivos que ayudan a valorar la utilidad inmensa de la fotografía que no envejece. Abre a la sociedad una nueva exposición en el Patio Herreriano. El tema es muy motivador. Ha sido un placer acompañarle en la inauguración. Aprendiendo y tomando nota, a sabiendas de que la conversación estaba servida y habría de ser muy apetecible.

Como un zarpazo implacable en la memoria. Esa es la sensación que me ha producido la visita que de nuevo y sin prisas he realizado a la Exposición de las fotografías que Ricardo González dedica a los impactos dejados por el cierre del servicio ferroviario entre Valladolid y Ariza, consumado el primer día del año 1985. Treinta y seis años han pasado ya, pero aquello permanece incólume en el recuerdo.
Las imágenes son un látigo en la mirada de quien las contempla y las observa durante un rato, ya que (lo aconsejo) es una muestra que hay que ver en calma y en silencio. Cada detalle es una lección de las relaciones entre espacio y tiempo. Cuando se hace así, y recurriendo a la imaginación, la sala cobra vida invitando al espectador a la evocación por un momento de los sonidos, los colores, las voces y las estampas asociadas al tráfico ferroviario y a los servicios que prestaba. Un mundo apasionante para quienes lo conocimos e hicimos uso de él.
Se trata evidentemente de una sensación ilusoria que enseguida contrasta con la quietud desazonante que las imágenes definitivamente transmiten, reproduciendo ese zarpazo del que antes hablé. En ese ejercicio trabado de recuerdos y hechos actuales, se llega a la conclusión de lo mucho que han perdido la sociedad y el territorio a raíz de la desaparición de esas líneas que seguían articulando vínculos, trasiegos y sociabilidades. De pronto desaparecieron para siempre, dejando un poso de nostalgia, y también de rabia, que la mirada implacable y sincera de Ricardo González ha puesto de nuevo al descubierto.
En el Patio Herreriano. Museo de Arte Contemporáneo Español, en Valladolid. Hasta el 6 de febrero 2022.

29 de septiembre de 2021

Entre la ignorancia y la manipulación de la Historia

 

Debe resultar muy difícil discutir con la mujer que, con el apoyo parlamentario de la ultraderecha, preside el gobierno de la Comunidad de Madrid. El debate se entorpece cuando el argumento queda limitado a frases hechas, a slogans reduccionistas, a expresiones lacónicas propaladas de cara a la galería, como dardos emponzoñados sin vuelta atrás. El efecto se antepone a la causa. Mucho me temo que en esa forma de entender la política - cosa harto frecuente, por cierto - prima la demagogia sobre la reflexión apoyada en un conocimiento del tema en cuestión. Hay un problema de formación de base, de consistencia intelectual, que dudo mucho que pueda resolverse, ya que no existe por parte de quien en esa actitud incurre voluntad alguna de aprender. "No hay nada más atrevido que la ignorancia" dice acertadamente el refranero.

La interpretación que esa mujer hace del indigenismo es un disparate, que causa sonrojo. Desconociendo lo que la realidad indígena representa en el mundo, realiza esta política de marras un planteamiento global estigmatizador tomando como pretexto algunas declaraciones puntuales sobre la historia del descubrimiento y la colonización de América. El tema es archiconocido y está más que documentado. La historiografía ha dado buena cuenta de él y aclarado lo que realmente sucedió. Es en ese terreno donde hay que situar el debate, aunque para ello se deban evitar la simplificación del exabrupto y la propensión a utilizarlo como única herramienta para demostrar que se es alguien. Para demostrar, al fin, "el vacío del mundo en la oquedad de su cabeza", tal y como lo definió Antonio Machado.

25 de septiembre de 2021

La obligación de opinar con fundamento

Opinar resulta cada vez más difícil y arriesgado, a la par que exigente. No es correcto opinar recurriendo al tópico o a la descalificación, como tantas veces se hace. Cuando eso ocurre el debate se debilita y los argumentos se empobrecen hasta perder su utilidad como idea susceptible de contribuir a la formación y al enriquecimiento intelectual de los destinatarios a los que se dirige.

Con actitudes de este tipo las pretendidas aportaciones pierden relevancia y quedan en nada, desvaídas en la memoria y en la inutilidad de lo efímero. De ahí que solo tenga sentido y capacidad de sobrevivir a la erosión del tiempo la opinión basada en la información, en el dato, en el argumento contrastado y defendible en virtud de su consistencia. "Ni dato sin idea ni idea sin dato", nos advertía con reiteración mi maestro, el inolvidable geógrafo Jesús García Fernández (1928-2006).
Tal es el fundamento en el que deben descansar las reflexiones suscitadas desde la perspectiva ideológica o política que cada cual pueda honestamente tener. Es entonces cuando se reafirma el valor positivo de la controversia y el sedimento de calidad que, a la postre, acaban dejando las ideas en la sociedad interesada por lo que sucede en el tiempo y en el espacio en los que la ha tocado vivir.

19 de septiembre de 2021

Una concentración multitudinaria difícil de entender

 


¿Qué motivos pueden llevar a varios millares de jóvenes a concentrarse para organizar un enorme botellón pretextando una celebración asociada al inicio del curso académico? El tema no es baladí e invita a la reflexión. No recuerdo que hasta ahora haya tenido lugar una aglomeración de tanta magnitud de gente joven, ni creo que esa cifra se haya alcanzado cuando tuvieron lugar las concentraciones asociadas al 15M. Ocurren por doquier hasta convertirse en un fenómeno sociológico y espacial que asombra y desconcierta.

¿Es causa o consecuencia de algo que convendría analizar? Porque la inquietud que el hecho provoca no está solo ligada a la afluencia masiva para participar en un acto en el que no se plantea otra cosa que el encuentro, amenizado con el alcohol en la mano, en medio, me imagino, de conversaciones inanes, sino también el enorme impacto ambiental que provoca, como fenómeno generador de ruido y suciedad indescriptibles, sin olvidar el riesgo que supone - al celebrarse en masa sin laprotección de mascarillas ni distancia de seguridad - en una situación de pandemia aún no superada.
¿Qué interpretación cabe asignar a un hecho así? ¿Será una forma de entender el disfrute de esa "libertad" impúdicamente alardeada por Diaz Ayuso, la inefable presidenta de la Comunidad de Madrid? ¿De qué manera entenderlo como forma de relación y convivencia, incluso dentro de su carácter ocasional?

Es evidente que para quienes reconocemos los incuestionables valores de los jóvenes, algo tiene que ocurrir para que esa concurrencia masiva, donde la soledad queda camuflada bajo la pretendida acogida del encuentro, tenga lugar.

17 de septiembre de 2021

Las Torres de Meirás, el espacio creativo de Emilia Pardo Bazán




Nunca fue un "Pazo", sino las " Torres de Meirás". Con ese nombre fueron concebidas y edificadas.

Por tanto, es justo defender que ese espacio, emblemático en la Historia de la cultura española, quede para siempre y únicamente identificado con la persona y la obra de Doña Emilia Pardo Bazán, sin vejaciones ni espurios intrusismos.

"Torres de Meirás", patrimonio de los españoles

16 de septiembre de 2021

Emilia Pardo Bazán y la defensa de las mujeres

 


Admirable Emilia Pardo Bazán. En defensa de las mujeres.

De la Exposición, magnífica, dedicada a la inmensa escritora gallega en la Biblioteca Nacional.
La he visitado cuando se cumple el 170 aniversario del nacimiento de la escritora en 1851. Una ocasión única.


15 de septiembre de 2021

El diálogo como fundamento del futuro en Cataluña

 


Me atrevo a opinar que el tema catalán está encauzado o en vías de encauzamiento. Dos años por delante se han concedido los de la Taula del Diàleg, asumiendo que no van a presionarse mutuamente. ¿Paz, al fin, en la Plaza de Sant Jaume? Cada cual con sus posiciones, con sus poses cada cual. Asumiendo la imposibilidad de llegar a acuerdos políticos desestabilizadores del sistema que estructura y cohesiona al Estado (salvo modificación ajustada a la Constitución), la invocación al diálogo, como actitud y voluntad de encuentro, se presenta como algo potencialmente taumatúrgico, como término apaciguador de tensiones, que las partes no quieren, aunque se halle vacío de contenido operativo. Dar tiempo al tiempo y reafirmar por parte de Pedro Sánchez esa postura de sensibilidad hacia Cataluña sin perder de vista que el resto de las Comunidades autónomas están ojo avizor frente al agravio comparativo, que coste electoral tiene cuando se produce. No puede haber letra pequeña ni oculta, porque esas letras también se leen.

E o tempo passa mientras diluye el ruido y se convierte en herramienta utilizada para modificar el paisaje y la correlación de fuerzas de cara a la nueva gobernación que se perfila no muy lejana en Cataluña. Inerme Carles Puigdemont en Waterloo, como un patético remedo del ridículo Bonaparte de opereta en que se ha convertido, errática la estrategia de Junts per Cat y desprovista la CUP de asidero sólido al que agarrarse en un contexto en el que la violencia y la demagogia pierden sentido, cabe intuir que a medio plazo la confluencia de intereses entre ERC y el PSC va a pilotar la nave catalana, con proclividad y respeto al constitucionalismo, que acabará prevaleciendo.
¿Optimismo, ingenuidad, tal vez visión sesgada, que puede confundir los deseos con la realidad? Tan sólo son hipótesis tras lo vivido.


13 de septiembre de 2021

Un uso indebido de la palabra "conflicto"

 ¿Conflicto? ¿De qué conflicto nos hablan? ¿En serio? Oigo a Rufián, a Asens, a Vehí, afanosos integrantes de la grey política catalana, secundados con énfasis exagerados por Iglesias Turrión en sus monocordes ambientes tertulianos, hablar de "conflicto" para referirse a la situación que debe afrontar la llamada "mesa de diálogo", que se reúne en Barcelona entre miembros del Gobierno de España y del de esa Comunidad Autónoma.

Consulto lo que la Real Academia Española entiende por conflicto, y en su primera acepción lo identifica como " combate, lucha, pelea". Es eso lo que define la situación de las relaciones entre el Estado y la región catalana? No quisiera dar otro enfoque al asunto que no sea el de la incorrección del término y su desafortunado uso respecto a su correcta acepción lingüística.
Persistir en la utilización obsesiva de esa palabra no sólo es una torpeza de formación por parte de quienes la propalan hasta la náusea sino la manifestación deliberada de un sesgo inapropiado de lo que significa y del ámbito en el que debe ser aplicada. Pues es bien sabido que no hay conflicto alguno entre el Estado español y los territorios que lo integran pues nadie, salvo los susomentados y sus corifeos, lo reconoce así.
En todo caso, la situación conflictiva, entendida como pelea o enfrentamiento es, en cambio, la que se produce entre las opciones políticas en que se divide el secesionismo y que andan a la greña de manera inmisericorde e incluso obscena, agravando la tensión entre los propios catalanes. Mientras tanto, Cataluña y Barcelona declinan sin cesar para mostrar que nunca han estado peor en todos los sentidos que bajo los gobiernos que preconizan la fractura con España, incapaces de ofrecer a la sociedad catalana otra cosa que ruido, violencia e ineptitud. ¿Recuerdan a Mas, Puigdemont y Torra, arquetipos del desastre catalán?
El día en que lamentamos el fallecimiento de Joseba Arregui parece pertinente evocar la figura y el legado de un político honesto que dedicó su vida a superar ese tipo de conflicto en la sociedad vasca y del que, como señaló en numerosas ocasiones, solo se derivan secuelas nefastas para la sociedad que lo vive.

12 de septiembre de 2021

El complejo entramado del Gas Natural


La organización espacial de la distribución del Gas Natural Licuado impresiona, sobrecoge, asombra...y demás. Entre las causas que determinan el aumento del precio de la electricidad consumida se atribuye un peso importante al encarecimiento del gas, en función de cuyo coste se establece, mediante el régimen de subasta mayorista a partir del precio del último recurso, el coste final del MWh.

Mas, ¿porqué sube el gas de esa manera? ¿Qué factores justifican su alza de precio tan brutal en el último año? ¿Qué intereses subyacen tras esa fuente de energía, que sustituye al carbón y que se convierte en el insumo esencial a falta del reforzamiento de las renovables, previsible a medio y largo plazo? ¿Cómo funciona, en suma, la geopolítica del gas en el proceso, aún en ciernes, de transición energética, que incorpora los derechos de emisión de CO2 como otro sumando, de valor creciente, a tener en cuenta? De qué manera se va a reestructurar la geografía económica de la energía con el aumento exponencial de la demanda que conlleva la electrificación de la movilidad?
En cualquier caso, es evidente que la tan ansiada y necesaria Transición Energética no va a ser fácil, ni inmediata ni barata.

11 de septiembre de 2021

Del "choque de civilizaciones" a la "justicia global"

 

Del "choque de civilizaciones" analizado y defendido por Samuel Huntington en 1996, como soporte argumental en el que se apoyaron los presidentes norteamericanos para justificar sus "guerras contra el terror", totalmente fracasadas, a la defensa del "codesarrollo y la justicia global" preconizados por pensadores relevantes tras la catástrofe de Afganistán, y aún por definir. Del liderazgo indiscutido de Estados Unidos a comienzos de siglo al reconocimiento de que el mundo es mucho más complejo y modelado por intereses ya no concentrados en un solo pais. De lo unipolar a lo multipolar, del Oeste al Este. Un cambio radical.

Todo eso ha pasado al cabo de 20 años del atroz atentado contra el World Trade Center y el Pentágono, todo un símbolo del inicio de una nueva era, de un nuevo siglo, que algunos habían asociado hasta entonces a la desaparición de la Unión Soviética. Quién se acuerda de ella?
Cuántas lecturas e interpretaciones se extraen de lo sucedido durante las dos décadas que conmocionaron el mundo para situarnos ante un horizonte completamente diferente al que habíamos conocido hasta el 11 de septiembre de 2001. Y, entre tanto, llegó la Gran Recesión en 2008, asociada a la crisis financiera en Estados Unidos, llegó la crisis del euro, llegó el Brexit y llegó la covid 19 procedente de China.

9 de septiembre de 2021

La idea de "respeto" como actitud necesaria frente a la violencia

 


Olaf Scholz

Abrumados por el incremento de las agresiones que en los últimos años están ocurriendo en España, y que igualmente tienen lugar en el ámbito internacional, parece pertinente traer a colación la idea formulada por Olaf Scholz, candidato del SPD a la cancillería en las decisivas elecciones que tendrán lugar en Alemania próximamente, al afirmar que "quiero una sociedad en la que el respeto mutuo tenga un nuevo significado".

Frente a las actitudes xenófobas, ultranacionalistas, aporófobas y homófobas que abonan sin cesar el caldo de cultivo sobre el que se asientan las actuaciones movidas por el odio y el rechazo al diferente, la idea de RESPETO, tan sencilla de entender, cobra, en efecto, un significado fundamental al dotarse de un contenido reivindicativo sobre la forma de entender las relaciones humanas sin el estigma de la violencia que a menudo se cierne sobre ellas.
¿Es tan difícil asumirlo y aplicarlo después de las trágicas experiencias vividas a lo largo de la Historia y que lamentablemente se reproducen cuando el sinfín de declaraciones, acuerdos, normas y compromisos, que abundan en nuestro tiempo, pudieran dar a entender que los comportamientos violentos, a menudo alentados por la propia banalización de la violencia, eran cosa de otro tiempo y no de la realidad que casi de manera cotidiana provoca conmociones cuando observamos que el odio deja una huella que es imposible olvidar?


8 de septiembre de 2021

Un excelente trabajo sobre Angela Merkel





Acabo de terminar la lectura de la biografía que Ana Carbajosa ha dedicado a la canciller alemana, ya en retirada tras 16 años al frente del Gobierno de su país durante uno de los períodos más críticos y complicados de la Historia europea y del mundo. Es un libro muy recomendable y por eso lo traigo aquí. Es de las obras cuya lectura, que engancha hasta que termina, invita a la reflexión y al encuentro a fondo con nuestro tiempo. No es hagiográfico ni demoledor. Es riguroso, henchido de valiosa información, muy bien documentado y con reflexiones muy interesantes. Aproxima al conocimiento de la política de alto nivel, con sus contradicciones, con sus carencias, con sus torpezas pero también con sus logros sobre la base de una visión a largo plazo de las decisiones y respaldada por la honestidad y coherencia de los planteamientos.

No ha sido frecuente encontrar personajes así en el panorama político internacional. Persona adscrita a la derecha, y siempre refractaria a acuerdos con la más extrema, sus esfuerzos por preservar el Estado de Bienestar, incluso en la etapa del austericidio que recibió críticas justificadas, son incuestionables, como bien describe Carbajosa, excelente periodista y conocedora a fondo de la realidad alemana.
Las encuestas sobre las elecciones del día 26 dan perdedor a su partido y vencedor al candidato del SPD, al que he aludido hace días en esta ventana. El hecho no es baladí. Demuestra hasta qué punto los liderazgos robustos y convincentes están por encima de las cuitas partidistas.

5 de septiembre de 2021

¿Está el Mediterráneo en crisis?

 La visita de Emmanuel Macron a Marsella, y las declaraciones allí efectuadas, no es un hecho menor, sino mayor, como diría Rajoy. No ha sido una visita testimonial, meramente protocolaria, pues ha ido acompañada de un mensaje apoyado en la preocupación que suscita la problemática situación en la que la segunda ciudad de Francia se encuentra.

Afectada por una profunda crisis en todos los sentidos, larvada desde hace mucho tiempo y habiendo alcanzado niveles de gravedad muy preocupantes, la presencia del presidente de la República constituye una señal de alarma que, a mi juicio, trasciende el ámbito francés.
Es el símbolo de un problema que vengo percibiendo hace tiempo: la crisis del mundo mediterráneo. Y no sólo por el hundimiento del Líbano y por la desestabilización de los países norteafricanos ( qué fue del Egipto de Nasser?); también muchas de sus ciudades emblemáticas han dejado de ser lo que fueron. Trieste, Venecia, Génova, Palermo, Atenas, Tesalónica, Istanbul... y hasta es probable que incluso Barcelona adolezca de síntomas similares y acabe formando parte del lote.
Observando el panorama, en un contexto de crisis industrial y de incertidumbres turísticas, las manifestaciones de vitalidad quedan circunscritas, en mi opinión, a puntos aislados del litoral español. Valencia y Málaga, fundamentalmente. Y en el engarce con el oeste, el puerto de Algeciras, cuyas magnitudes asombran.
Decae el Mediterráneo... Quién lo iba a decir. Lo sucedido en Marsella esta semana invita a la reflexión y al debate. Un tema crucial en nuestro tiempo.

4 de septiembre de 2021

Un ejercicio de autocrítica sobre las estrategias contra la despoblación

 


Hemos asistido hoy a un importante ejercicio de autocrítica por parte del Vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, sobre el balance obtenido por la Agenda de la Población puesta en marcha con el fin de revertir positivamente la evolución demográfica de Castilla y León para el período 2010-2020. Es un documento digno de ser conocido y valorado, por más que, cumplido la etapa de aplicación, sus resultados no hayan respondido a las expectativas creadas.

El vicepresidente ha sido tan contundente en este aspecto, tan rotundo en las apreciaciones fallidas de sus resultados, que confieso que me ha llamado la atención por lo que tienen de sinceridad y de reconocimiento sin matices de una frustración.
Con todo, renuente al pesimismo por principio, yo no lo llamaría fracaso. Queda aún mucho camino por recorrer, aun reconociendo que no es fácil ni gratificante de antemano. Personalmente considero que sólo admitiendo la realidad del balance obtenido, y asumiéndola desde el ejercicio político responsable, es posible avanzar en los objetivos deseados o, al menos, en algunos de ellos.
En cualquier caso, hay que reconocer la sinceridad con que ha sido afrontada la comparecencia. No suelen ser frecuentes en el panorama político español, henchido de banalidades, autoloas y sal gorda, esas actitudes autocriticas y reveladoras de que el problema demográfico es mucho más que un reto del Gobierno autónomo.


3 de septiembre de 2021

Ineptitud para la representación institucional

 



La calidad de un político se valora en función de la dignidad y la honestidad que impregnan las responsabilidades que ostenta. Cuanto mayor es el rango institucional alcanzado mayor debe ser el rigor aplicado a sus actuaciones y declaraciones. Entender la otra política de otra manera incurre en la obscenidad. El caso que se trae a colación lo refleja claramente.

Laura Borrás, presidenta del Parlament de Catalunya, fue, por lo visto, persona profesionalmente versada en el mundo de las letras habladas y escritas. Ignorando su solvencia en ese terreno, sólo se la conoce por su trayectoria en la corriente ultranacionalista en la que se halla incurso un sector de los catalanes y en la que ha logrado posiciones destacadas, para las que nunca se han requerido grandes dotes morales e intelectuales. Es probable, por tanto, que su singladura política solo venga avalada por su disposición a las posturas proclives al racismo (como ha resaltado Najat El Hachmi) y al sectarismo, toda vez que en el desempeño de su tarea como representante máximo del órgano representativo del pueblo catalán da muestra de un sesgo reaccionario y excluyente impropio de la institución y seguramente insólito en el panorama del parlamentarismo en sociedades multilingües.
No es la torpeza el rasgo que la define sino, peor aún, la bajeza moral que - negándose a contestar preguntas en castellano en el ámbito parlamentario - implica el desprecio a la función representativa que debe ejercer, para la que se le ha elegido y por la que es generosamente retribuida. Demuestra con ello que el cargo le viene grande y desborda sus capacidades como responsable público en el panorama político catalán. Su forma de actuar significa, en suma, un lastre y un descrédito sin paliativos para la institución que preside.
Y sorprende que eso ocurra si se tiene en cuenta la riqueza que aporta la convivencia de lenguas en una sociedad plural y culturalmente diversificada. La cooficialidad en la utilización de castellano y catalán que la Constitución y el Estatuto de Autonomía reconocen y apoyan es la mejor garantía de vitalidad y prestigio en la que amparar un proyecto político reconocido a todas las escalas, como siempre ha sido Cataluña. Por eso, cuando se ignora o menosprecia a un sector socialmente clave en ese entramado de relaciones, se tiende a la regresión y al empobrecimiento. El que eso se haga desde la autoridad parlamentaria es otro de los síntomas de la profunda degradación a que conducen los nacionalismos reaccionarios y retrógrados.


25 de agosto de 2021

¿Hacia un nuevo modelo de conflicto bélico?

Desaparecidas las guerrillas como movimientos de conquista violenta del poder, y tras las lecciones obtenidas de las catastróficas experiencias vividas en las guerras que han conmocionado al mundo en los años noventa del XX y primeras décadas del XXI, cabe plantearse hasta qué punto el panorama configurado a raíz del fracaso de USA, y de Occidente, en Afganistán, puede quizá perfilarse la tendencia hacia un mundo sin guerras convencionales, tal y como hasta ahora las hemos conocido. Quedarán guerras residuales, como la que sigue asolando Siria o conflictos armados puntuales en África, pero el modelo bélico basado en la ocupación y las batallas a gran escala tal vez tiendan a formar parte del pasado. Ello plantea incógnitas importantes sobre el futuro del comercio de armamento, que ha alimentado, con pingües beneficios, las confrontaciones a gran escala.

Se abren posiblemente tiempos cruciales para la diplomacia, para el compromiso y para la negociación, y también para los escenarios de " guerra híbrida"y "zona gris", conceptos que cobran fuerza en el panorama geopolítico internacional, abierto a tendencias y ajustes que posiblemente serán decisivos en la etapa que se dibuja a partir de ahora. Atentos.
Es obviamente una hipótesis, que anima la curiosidad, la reflexión y el debate.


Mensajes en la calle (50). Testimonios de lugares inolvidables

Nunca había reparado en ese establecimiento, pese a frecuentar la calle donde se encuentra en mis recorridos solitarios por la ciudad. Recoleto, deseo sacarlo de su escasa visibilidad para dar a conocer que alguna vez cumplió una función para mi muy atractiva y a la que permanezco fiel día a día. Llama la atención la concreción del reclamo. Prensa y Revistas. Nada más y nada menos.

Seguro que al ponerlo en marcha, sus responsables pensaron que el producto ofrecido era garantía suficiente de clientela y futuro. Tanta importancia tenía entonces la letra impresa, consumida a diario y cómplice inexcusable de la cotidianidad. Estos lugares proliferaron en el espacio urbano, como elementos integrantes de una trama cuya densidad ponía de manifiesto una vitalidad comercial coherente con una demanda dispersa e interesada en un bien apetecido. La lectura sosegada en papel.
Hace tiempo, no sé cuánto, cerró sus puertas, dejó de brindar la mercancía que justificó su razón de ser. Ya no atrae a nadie, ni las miradas fugaces de quienes pasan a su lado. Está sumido en la indiferencia total, de la que me apetece rescatarlo. Por la sencilla razón de que ahí sigue el rótulo anunciador de aquello que le dió vida, recordando lo que precisamente esa vida suponía.

24 de agosto de 2021

Esas Humanidades tan necesarias

 Convencido estoy de que con un buen asesoramiento geográfico e histórico la catástrofe de Afganistán habría sido menor o no habría tenido lugar. Demostrado una vez más el rotundo fracaso de los esquemas estratégicos convencionales, desconectados de la realidad, ineficientes y costosísimos, parece lógico invocar el valor de las Humanidades como uno de los soportes esenciales en la toma de decisiones.

22 de agosto de 2021

Horizontes de la Ciudad Silenciada. Reflexiones visuales sobre Valladolid en tiempos de pandemia

 


Traigo de nuevo a colación esta obra, cuando está a punto de agotarse su primera edición.


Recuerdo lo que en esta misma ventana señalé cuando el libro vio la luz.

"De pronto, imprevisiblemente, todo cambió, y de qué manera. La ciudad era la misma pero todo en ella era diferente. Perspectivas que parecían familiares se tornaron en otras hasta entonces desconocidas ante la mirada atónita del espectador, que también se percató de que los rostros habituales ofrecían una mirada y, sobre todo, una voz distinta, condicionada por unos aires en el ambiente que obligaban a la contención de la espontaneidad. Ni el espacio ni nosotros éramos como antes. Se imponían, sin quererlo, los "horizontes de la ciudad silenciada".

Aunque la esperanza de recobrar las sensaciones anteriores se mantuviera viva, el observador no quería perder la memoria de cómo la ciudad mudó su faz y sus hábitos en aquel año decisivo y anómalo de 2020. Cuando fue posible volver a pasear por sus calles y sus parques, eran múltiples las señales de las que era necesario dejar constancia. Sin saber el resultado de la experiencia, emprendí, paso a paso y con la mirada en alerta, la elaboración de este libro que hoy acaba de ver la luz. Imagen y palabra. Son cincuenta fotografías inéditas, una por cada día del confinamiento total, y con su correspondiente comentario. Estampa y texto, unidos, indisociables. Lo captado y la reflexión que suscita. Todo está apoyado en una interpretación previa sobre el momento histórico y su impresionante dimensión geográfica. Valladolid como ejemplo. Entendido lo local en función de lo global.


Lo he editado personalmente y hace unos días he comenzado distribución. A partir del 1 de mayo, recuperado el mes de abril que este año no nos ha sido robado, figura ya en las librerías. Sin otra pretensión que la de luchar contra el olvido del año más duro de nuestras vidas y en todo el planeta.

La distribución de "Horizontes de la Ciudad Silenciada" me ha permitido retomar el contacto con los libreros de esa ciudad. Ha sido un placer. Sus establecimientos me son familiares desde hace muchos años pero la ocasión ha hecho posible las visitas, la recuperación del deleite y el asombro ante las estanterías... y las conversaciones tan apetecidas. He dedicado en la obra un epígrafe a ese mundo fascinante, porque lo siento mío, muy cercano, al que recurro cuando deseo hacerme con algún ejemplar, enamorado como soy del papel impreso y refractario a otro tipo de mercados. ¿Rarezas de la edad? No. Simplemente apego firme a quienes están detrás de los mostradores o salen de ellos para asesorar o comentar la riqueza de la que disponen. Libreros y libreras admirables, a los que hay que apoyar. Venden en directo y en remoto, a través de Internet. Yo no lo hago. Apoyo plenamente su negocio.
He visitado, maleta en ristre, y dejado algunos ejemplares en Beagle, Bosque de Hojas, El Árbol de las Letras, El Sueño de Pepa, Margen, Maxtor, Oletvm (estas tres disponen de distribución on line), Petrarca y Sandoval. Todas son librerías emblemáticas del centro de la ciudad".



Y también los he llevado a la Librería Javier, ubicada en en el barrio de Delicias. A ella corresponde la foto que figura en el libro como homenaje a las librerías de barrio. La visité el 13 de noviembre de 2020, en reconocimiento al día que específicamente se dedica a los espacios del libro situados en las periferias urbanas.
Related Posts with Thumbnails