26 de junio de 2018

En defensa de los valores republicanos de la Constitución española

Ciertamente España no es una República, sino una Monarquía parlamentaria, en la que quien la ostenta no gobierna sino que desempeña una función representativa del Estado, sujeta al control y la supervisión plenos del Gobierno. ¿Es compatible este modelo con unas directrices constitucionales adscritas a la defensa de los principios republicanos, que, en esencia, se identifican con las ideas básicas de libertad, igualdad, solidaridad, protección de los derechos humanos, separación de poderes y mecanismos parlamentarios sancionadores de la gestión gubernamental? ¿Sí o no? Yo creo que sí.

Hace años, Francisco Tomás y Valiente escribió, y proclamó a viva voz en muchas ocasiones, que el sistema de principios, derechos y deberes contemplados en la Constitución - más allá de los incumplimientos o limitaciones, de los que también adolecen muchos países - podía identificarse plenamente con los que rigen en las constituciones republicanas más avanzadas del mundo, entre ellas las europeas.

Si bien es verdad que la Jefatura del Estado no es electiva, ¿parece correcto centrar el objetivo de la acción política en la desaparición de esta Institución, políticamente testimonial, en connivencia con los intereses de quienes tratan de romper el Estado, utilizando un discurso en el que se entremezclan la ambigüedad con el galimatías terminológico, todo ello en aras de provocar un proceso desestabilizador tan innecesario como contraproducente?







Por eso, cuando observo la sintonía que parece establecerse entre Joaquim Torra y Pablo Manuel Iglesias Turrión, hablando casi el mismo lenguaje, proclive a la defensa del derecho a la secesión (solapado con el cursi y engañoso eufemismo del "derecho a decidir"), a la confusión entre "federación y confederación", y orientando de consuno y con especial virulencia sus venablos más acerados a la demolición del Jefe del Estado, responsable de todos los males habidos y por haber, tengo la sensación de que la mezcolanza de propósitos coincidentes encubre planteamientos muy alejados de lo que realmente conviene a nuestro país. Amén, del condicionamiento que ello pueda plantear de cara a la entrevista prevista para el día 9 de julio entre el Presidente del Gobierno del Estado y el de la Generalitat catalana, ya muy mediatizada, en mi opinión, por la visita envenenada de Iglesias Turrión al Palau de Sant Jordi, y que ha dejado a Sánchez en una posición nada cómoda, ya que incluso se ha atrevido a opinar en nombre de éste antes de que el Presidente del Gobierno exponga directamente, y sin intermediarios interesados, su opinión.

23 de junio de 2018

De qué manera Quim Torra prestigia al Jefe del Estado

Más allá de la actitud de defensa o de rechazo hacia la Monarquía que cada cual pueda tener, cabe plantearse hasta qué punto la postura adoptada por Joaquim Torra Pla frente al Jefe del Estado va a favorecer significativamente la consolidación y el prestigio de la institución monárquica en España, superando o mitigando el nivel de desafección que aún presenta en un sector de la sociedad española.

Es tanta la zafiedad demostrada del presidente del gobierno catalán, tantos su sectarismo y vulgaridad, tan indecente y patética la sumisión servil ofrecida al sujeto fugado que, errante y rabioso, campa a sus anchas por Europa movido solo por el resentimiento y el afán de venganza, que no es aventurado pensar que aquello que se situa en los antípodas de su querencia cobra prestigio inversamente proporcional en el imaginario de la ciudadanía española. De toda ella. De Ayamonte a Empuries, del Cabo de Gata a Muxía.

Si a ello se suma, que nadie lo olvide, la catadura intelectual y moral de un individuo de pensamiento racista y xenófobo confeso, que lo sumerge en las sentinas de la política europea, parece evidente que ante esa tesitura la pretendida ofensa con la que trata al Rey va a ser, a la postre, por paradójico que parezca, la plataforma sobre la que quizá se afiance la figura del monarca en España y en el mundo, como reacción indignada ante un comportamiento,el de Torra, tan obsceno como miserable. Amén de abocado al fracaso. El daño que hace a la imagen internacional de Cataluña es inmenso. En el primer trimestre del año, se ha producido un impresionante descenso de la inversión extranjera en esa Comunidad.

El acto de inauguración de los Juegos del Mediterráneo en Tarragona dio prueba fehaciente de cómo Torra es el mejor contraejemplo en el que se apoya el crédito popular del Rey de España. No tardaremos en comprobarlo.



22 de junio de 2018

En torno a las posibilidades de regeneración del Partido Popular

Por una vez y sin que sirva de precedente me meteré en camisa ajena. Es a propósito de las elecciones a la presidencia del Partido Popular. Visto desde fuera, pero desde la sensibilidad del ciudadano interesado por cuanto sucede en la vida pública española. opino que, en el maremágnum de las candidaturas en liza, la perspectiva de que se dispone aconseja lo siguiente. El tema tiene su importancia.

Considerando que las señoras Cospedal y Sáenz son plenamente tributarias del legado de Rajoy y corresponsables de una imagen lesionada, que desaconseja la continuidad en el liderazgo del PP, y estimando al tiempo que la elección de una ellas provocaria en el partido una fractura traumática, y seguramente revanchista, dificil de superar, ambas están tan amortizadas e hipotecadas que ni una ni otra garantizarian la renovación que se pretende. Descartadas deberían quedar.

Por otro lado, si el señor Casado es un mero artificio, tan banal en su formación como frágil ante las sospechas que le amenazan y se ciernen sobre él, y si el ex ministro García Margallo, pese a sus reconocidas dotes intelectuales (de las que los demás carecen) se desenvuelve en la obsesión del desquite personal, sus perspectivas son tan endebles como la personalidad que los distingue. Y si nada con fuste puede decirse de Bayo y del edil valenciano, el observador foráneo llega a la conclusión de que el único electoralmente vendible y aprovechable es García Hernandez, el simpatico Joserra, un abulense que, amén de ser diplomático y parlamentario educado, tiene a su favor la discreción mantenida hasta ahora y la inconmensurable ventaja de no estar contaminado por las miasmas de Rajoy y de quienes hasta ahora han formado parte de su deteriorada guardia pretoriana, y de las que les va a ser muy difícil desprenderse.

7 de junio de 2018

¿Iberia como excepción o como posibilidad en el futuro de la opción socialdemócrata?

He ahí los paises ibericos como singularidad politica en Europa. Mientras los partidos socialistas se desvanecen en Grecia, Italia y Francia, en España y Portugal gobiernan los Estados respectivos. De ahi la relevancia de su responsabilidad en la recuperación de la socialdemocracia europea. Me dicen mis amigos franceses que sus miradas observan expectantes los acontecimientos ocurridos y que han de tener lugar en las tierras de Iberia.

¿Excepción o posibilidad? No me negarán que el momento histórico y los rumbos emprendidos en esta Europa sumida en una situación crítica no son sumamente interesantes, se piense lo que se piense.

De ahi la cuestión: ¿lograrán ser los paises ibéricos las referencias potenciales del pensamiento socialdemócrata emergente, tan debilitado en la Europa unida?

1 de junio de 2018

Todo depende del equilibrio entre cohesión y secesionismo

Creo que no tardaremos mucho en conocer la capacidad de resistencia y, por ende, la duración del nuevo Gobierno de España, al que, por el bien del país, cabe desear el mayor éxito posible. En buena medida, todo dependerá de su habilidad, de su capacidad y de acierto para destensar lo que indebidamente Iglesias Turrión llamó en el debate "crisis territorial", y que,como todo el mundo sabe, no es otra cosa que la pretensión de los nacionalismos identitarios y con escasa voluntad integradora para modificar la Constitución en beneficio de su voluntad más o menos secesionista. Los términos del problema están clarísimos y su intento de solución se antoja prioritario.

Ni siquiera cien días tendrá Pedro Sánchez Pérez-Castejón para defender con garantías de futuro ese equilibrio entre el mantenimiento del orden constitucional que asegure la cohesión del país y la neutralización inteligente y duradera de las pretensiones insolidarias que lo cuestionan. Ahí es nada. Si lo logra, llegará a culminar la legislatura con una credibilidad mayor de la que parte, con el consiguiente efecto electoral, favorable a su partido. Si no, la suerte del PSOE estará echada para mucho tiempo. Y no es que la política económica deje de constituir otra de las piedras de toque a tener en cuenta. En ese terreno, sin embargo, la toma de decisiones le va a ser más fácil, pretextando los limites impuestos por los presupuestos heredados, mejorando su dimensión social mediante puntuales Decretos Ley y perfeccionándolos de cara al 2019, sin olvidar la acomodación justificativa a las reglas comunitarias. Algo similar a lo que está haciendo y diciendo el gobierno de Antonio Costa en Portugal, que sale a flote porque es hábil, negocia bien y no tiene fracturas nacionalistas en casa.

Por tanto, una vez más, la solidez del Gobierno está supeditada a sus relaciones con las periferias disidentes. La Historia se repite y pocas cosas invitan al optimismo en este sentido. Cumpliendo la idea apuntada en esta misma ventana hace unos días, así se lo comenté a Mariano Rajoy en una larga carta que le envié el 21 de mayo sin conocer lo que se venía encima. Amablemente me contestó su Departamento de Comunicación con los Ciudadanos a las 17:19 horas del 29 de mayo. Pero eso ya es historia muy lejana. Con todo, la conservaré siempre.

24 de mayo de 2018

La extraordinaria labor de Henar Rubio Frutos, Premio al Solidario Invisible


Visibilizar lo invisible, poner al descubierto lo que pasa desapercibido, esa realidad que pocos ven y muchos ignoran. Tal es el objetivo del Premio al Solidario Invisible, que concede la Plataforma Social de Valladolid a favor de experiencias valiosas, aunque ocultas, al servicio de los demás, en defensa de causas nobles, que a menudo se atienden en condiciones de gran precariedad de medios. La condición de miembro del Jurado me ha permitido conocer algunas de las iniciativas más valiosas puestas en práctica desde hace años en la Comunidad de Castilla y León, ámbito de aplicación para el reconocimiento.


En esta su primera edición, el Premio ha sido otorgado a  Henar Rubio Frutos, directora del Colegio Público de Educación Infantil y Primaria "Antonio Allué Morer" de Valladolid. Está situado al final del barrio de las Delicias, junto a la barriada de Las Viudas, uno de los lugares social y urbanísticamente más críticos del espacio urbano vallisoletano. Estoy seguro que muchos vecinos de esta ciudad y de la región no saben de su existencia. Pero existe. Vaya que existe. Ejemplifica y simboliza el esfuerzo de la enseñanza pública al servicio de la integración de niños en situación de vulnerabilidad, mayoritariamente ligados a minorías étnicas y a la inmigración.
 





No es tarea fácil ni compromiso sencillo de afrontar. Ver y oir cómo lo hacen, escuchar el sonido de sus palabras y de sus músicas, comprobar de qué manera la escuela contrarresta las carencias en que se desenvuelve su calidad de vida, constatar la ilusión de las familias por lograr que sus hijos prosperen a través de la educación. Y, desde luego, valorar el empeño del profesorado por hacer que esos objetivos de esperanza se conviertan en fecundas realidades.





Ayer entregamos el Premio a Henar Rubio (cuarta por la izquierda en la foto del grupo) en el Centro Cívico del barrio de Arturo Eyries. Tras el discurso emotivo de la Directora, sonó la guitarra de Javier Catalá. El ambiente ponía un nudo en la garganta.


 

23 de mayo de 2018

La metodología de la disculpa y del rechazo a la crítica

El guión se repite una y otra vez. Es una plantilla reiterada y generalizada. Ningún político, protagonista de prácticas indebidas, escapa a este esquema patentado con frases indelebles. ¿De qué se trata? Pues muy sencillo: del argumentario esgrimido como reacción al comportamiento irregular, a la corrupción detectada, a la incoherencia insultante, al chanchullo descubierto y dado a conocer. Tres son los pilares que lo sustentan:

- Ausencia total de autocrítica. Nunca se reconoce el más mínimo error. Todo es mentira, infundio o difamación. Parten del principio de que la integridad y la ética presiden impecablemente su gestión. No hay mácula en ella, por lo que no hay motivo alguno que explique el reconocimiento del error, que puede culminar en el delito. Jamás veréis ni un gramo de autocrítica. Solo recuerdo la que hizo Juan Carlos I a raiz de lo del elefante balanceado en el Africa austral. "Me he equivocado. No volverá a suceder". ¿Alguien lo ha oido de alguien más?

- Actitud victimista y de desconsuelo, acompañado de un rictus de enfado, explicable por ese sentimiento de acoso, de venganza, de dignidad lesionada, de afán de destrucción de un prestigio acrisolado, marcado por la coherencia y el buen hacer, que injustamente se cuestionan. Pero,¿qué he hecho yo para merecer esto?, vienen más o menos a decir. De ahí la dificultad que tienen para comprender el alcance de la denuncia, pues jamás pensaron que o iban a ser descubiertos o sus comportamientos pudieran dar lugar a algún tipo de reproche, tan incomprensible como injusto. A ellos, que se desviven por el bien común desinteresadamente.

- La culpa es del mensajero, de quien descubre o propala la noticia, movido por la envidia, por el afán de lucro o por intereses inconfensables. Esa mano negra que acosa sin pudor al político que lo da todo por su gente. Dura profesión esa, de tan alto riesgo como incomprendida. Cuando se trata, en efecto, de una profesión digna cuando se desempeña con dignidad.

Esa es la metodología de autodefensa consolidada por los ejercientes de la política, que son pillados con los carritos del helado antes de que el hielo se derrita y lo impregne todo. Sobre estos argumentos se cimienta el rostro de cemento y la verborrea autojustificativa de unos y de otros, más allá de las ideologías presuntas que ante el desliz cometido quedan difuminadas.

11 de mayo de 2018

Cuando aflora la imagen más atroz y siniestra del independentismo catalán


Si uno de los objetivos prioritarios del secesionismo que propugna un sector de la sociedad catalana consiste en defender ante el mundo la imagen de su causa, recurriendo a toda suerte de artimañas, necesario es internacionalizar también algunos de los comportamientos y las posturas en los que se ampara. El mundo debe conocer sin tapujos la faz real de algunos personajes responsables, que no son individuos del montón. Son dirigentes conspicuos, que incluso pueden llegar a ocupar altos cargos de responsabilidad en los órganos de gobierno. Una "elite" en toda regla, simbólica y representativa. Lo que dicen, cómo lo dicen y lo que hacen no puede quedar sumido en la indiferencia ni en el olvido. Debe quedar impreso en la retina y en la mente de cuantos lo ven, para darse cuenta del nivel y de la catadura que los distingue.


El ejemplo ofrecido por Joaquin Torra i Pla ofrece una prueba paradigmática de esa estofa. No es un sujeto cualquiera, ni un orates cogido a vuelapluma. Es el personaje que, al margen del debate y de la aprobación del partido al que pertenece, ha sido designado, al más puro estilo autoritario y émulo del franquismo, para ser elegido presidente del gobierno de Cataluña por Carles Puigdemont, el golpista fugado y al que se acusa de haber ocultado su declaración de haberes tras su funesto paso por la presidencia de la Generalidad, de la que ha sido justamente descabalgado y por lo que siente un patológico resentimiento y obsesivo afán de venganza. Dice así ese tal Torra:



"La progresiva degradación racial espanyola puede contagiarse a los catalanes debido a la fuerte inmigración, los frutos se pueden ver si observamos la diferencia caracteriológica entre el hombre del campo, no contaminado por el linaje espanyol, y el de las ciudades.  El carácter trabajador y europeo del catalán es un factor anímico bien contrario al gandul y pro-africano espanyol. Por todo esto tenemos que considerar que la configuración racial catalana es más puramente blanca que la espanyola y por tanto el catalán es superior al espanyol en el aspecto racial“.




“Ahora miras a tu país y vuelves a ver hablar a las bestias. Pero son de otro tipo. Carroñeros, víboras, hienas. Bestias con forma humana, sin embargo, que destilan odio. Un odio perturbado, nauseabundo, como de dentadura postiza con moho, contra todo lo que representa la lengua. Están aquí, entre nosotros. Les repugna cualquier expresión de catalanidad. Es una fobia enfermiza. Hay algo freudiano en estas bestias. O un pequeño bache en su cadena de ADN. ¡Pobres individuos!” (Quim Torra)

También es autor de los siguientes mensajes reconocidos en TWITER:


"Los españoles solo saben expoliar".



"Vergüenza es una palabra que los españoles hace años que han eliminado de su vocabulario"



"Fuera bromas. Señores, si seguimos aquí algunos años más corremos el riesgo de acabar tan locos como los mismos españoles"



"El fascismo de los españoles que viven en Cataluña es infinitamente patético y repulsivo"



"Oir hablar a Albert Rivera de moralidad es como oír a los españoles hablar de democracia".



"Los españoles en Catalunya son como la energía: no desaparecen, se transforman"



"Franceses y españoles comparten la misma concepción aniquiladora de las naciones que malviven en sus Estados"

"[Los catalanes] vamos en coches particulares y nos lo pagamos todo. No hacemos como los españoles"

"Evidentemente, vivimos ocupados por los españoles desde 1714"

"Los catalanes votan y los españoles vienen a vigilarnos. Fuera de aquí de una vez. Dejadnos vivir en paz"



"Sobre todo, lo que sorprende es el tono, la mala educación, la pijería española, sensación de inmundicia. Horrible"



¿Qué les parece?   Puro racismo, fascismo a raudales. Lo más sórdido y terrible de la historia europea. La elección de Torra simboliza la exacerbación de la xenofobia, el contraejemplo de la política digna e integradora que ha de sustentar el prestigio de Cataluña en el mundo. De mentalidad totalitaria y supremacista, su designación ha puesto al descubierto lo más abyecto de la sociedad catalana. Observen ustedes que los mensajes transmitidos por Torra no tienen parangón posible con los que emiten los personajes de la ultraderecha en Europa. Los supera con creces hasta convertir a la opción que ese individuo representa en Cataluña en la manifestación más reaccionaria, etnicista, excluyente y xenófoba del continente. Basta  con sustituir el término "espanyol" que utiliza en esos textos por otros referidos a grupos sociales o culturales - gitanos, judíos, musulmanes, negros, etc. - para que de inmediato surjan afinidades con la fraseología utilizada por los nazis en los terribles años treinta y cuarenta en Europa. A medida que conocemos la trayectoria del personaje, no es algo que deba sorprender.  Es el heredero intelectual de los hermanos Badía Capell, Josep Dencàs y de Daniel Cardona, algunos de los sujetos principales que trataron de inspirar los fundamentos del partido Estat Catalá, al que estaba ligado el grupo paramilitar de los Escamots, y que impudicamente les llevó a conectar con el nacionalsocialismo alemán y con el fascismo italiano. Son los adalides que durante años han cimentado el pensamiento de Torra y que ahora la memoria recupera para poner al descubierto la verdadera faz del sector más sórdido del nacionalismo catalán.



Supone, en suma, el acceso de la escoria al poder. Peor imposible. ¿Hasta cuándo el inteligente pueblo catalán va a soportar tamaña miseria y depravación ? ¿No se dan cuenta del enorme daño que tipos como Puigdemont y su banda hacen a la imagen del territorio al que ofenden y denigran amarrados a la defensa de sus espurios y particulares intereses? ¿Cómo es posible que partidos que se dicen de izquierda - Esquerra Republicana - apoyen a semejante iluminado? ¿Qué ha pasado con el partido que históricamente ha representado a la burguesía catalana para que, a la postre, acabe siendo ultrajado de esta manera? Está claro: esa opción política, identificada con el Partido Demócrata de Catalunya (antes Convergencia), ha quedado definitivamente destrozada.



















QUE EL MUNDO LO SEPA, QUE NADIE LO IGNORE, QUE EL CONOCIMIENTO DE ESOS MENSAJES SE INTERNACIONALICE, PARA QUE A LOS CUATRO VIENTOS SE CONOZCA LA IDEOLOGÍA DEL GOBIERNO QUE TRATA DE ROMPER EL ESTADO ESPAÑOL. ES LA ANTIEUROPA. EL RACISMO RAMPANTE Y DESOLADOR.



Cuando fue designado por el fugado que desde Berlín trata de convertirlo en un títere, Torra decidió borrar toda esa basura, que no ha negado. Le perseguirán de por vida. Que nadie lo olvide. Que nadie mire para otro lado.











7 de mayo de 2018

Rusia y el control del Artico





Es un tema del que algo se sabe, pero poco. Ignorarlo es un error, porque también es sabido que la ignorancia nos hace más débiles. Es importante conocer la estrategia expansiva que Rusia despliega en torno al Ártico. El impacto es impresionante, sobrecogedor, de una magnitud extrema. Poco podemos hacer los ciudadanos de a pie por neutralizar esa tendencia, pero no por ello debemos dejar de lamentarnos por el silencio en el que esta utilización brutal de un espacio tan sensible aparece sumida en un mundo donde los grandes paises olvidan los problemas reales mientras se deshacen en declaraciones insustanciales, que los olvidan antes de que lleguen a ser planteados.

Abran la imagen y deléitense en su contemplación angustiosa

18 de abril de 2018

El recuerdo de una librería centenaria



Cuántas librerias tienen en España más de un siglo de existencia? Algunas habrá, pero pocas. Refractario a los ebooks, he visitado de nuevo esta librería burgalesa, en el corazón de la ciudad. Nada menos que 110 años en su haber. De un modo u otro, me ha acompañado durante toda la vida. Es un lugar de visita obligada, ya que representa una experiencia valiosa a la hora de entender lo que significa el mundo del libro a lo largo del tiempo. Se mantiene fiel a su imagen histórica, compatible con la renovación incesante de sus escaparates. Merece un reconocimiento y un aplauso en estos tiempos de escasa lectura y demasiado ruido esterilizante

28 de marzo de 2018

La demolición de la izquierda solidaria en Cataluña

Oigo a la portavoz de Comisiones Obreras de Cataluña, Monserrat Ros, hablar de presos políticos, de encarcelamiento de las ideas y de apoyo a la manifestación que las centrales sindicales CCOO y UGT van a compartir con los supremacistas xenófobos que en esa Comunidad Autónoma pretenden romper el Estado, eludiendo sus compromisos solidarios con el conjunto del país. Sus razonamientos harían temblar a los que en su día defendieron desde la cárcel los principios del sindicalismo de izquierda español, que hoy parece resquebrajarse como otro de los impactos demoledores de la peste nacionalista y excluyente que asuela a Cataluña.

Si, al formar causa con el independentismo, sus sucursales catalanas reniegan de esos principìos, y su postura no es cuestionada por las direcciones de ambos sindicatos (estaremos a la espera de su reacción), algo muy grave está ocurriendo en ese sector de la izquierda española. Algo parecido a lo que sucede cuando observamos las posturas de los Comunes, con su inefable y ultraoportunista alcaldesa al frente, e incluso los equilibrios, con las inmediatas rectificaciones, de Miquel Iceta, que trata de sortear, a costa de la propia credibilidad electoral del PSC-PSOE, ese tremedal en el que no se sabe si va o viene.

Da la impresión, por lamentable que parezca, que la carcoma del independentismo, que todo lo roe, estimulado en sus orígenes por lo más corrupto de la burguesía española, como es la que durante décadas y ante la impasibilidad del Gobierno central ha esquilmado a Cataluña desde el el Palau de la Generalitat, ha acabado haciendo mella en esa izquierda que se desvanece y desacredita al anteponer la defensa de la ilegalidad y de la ruptura insolidaria, o bien amparándose en la fatídica ambigüedad, a los objetivos de progreso y de defensa del Estado social integrador, que muchos creíamos inherentes a su misma razón de ser.

27 de febrero de 2018

¿Qué hubiera sido de Cataluña y del Pais Vasco sin España?

Cuando se analiza el desarrollo y la transformación de Cataluña y el Pais Vasco, y uno se detiene en los factores que los explican desde el siglo XVIII en el primer caso y desde mediados del XIX en el segundo, no es posible sustraerse a la pregunta que inevitablemente aflora: ¿hubieran alcanzado ambos territorios el nivel de modernización y desarrollo que han tenido a lo largo del tiempo al margen de su integración en la trayectoria económica de España? ¿Alguien se atrevería a cuestionar que, de no ser por los privilegios que a ambos se les ha concedido dentro de un "mercado cautivo por el arancel" (Fuentes Quintana dixit) como una de las estrategias primordiales en el proceso de industrialización español, del que se han beneficiado ostensiblemente en función del mercado interior garantizado, sus posibilidades hubieran sido mucho menores?

¿Que hubiera sido de estos territorios históricamente intoxicados por el fanatismo carlista, de cerrazón y sacristía, que a la postre ha derivado en los nacionalismos xenófobos contemporáneos que tanto daño han hecho a sus respectivas sociedades y al conjunto del pais? Pues no otra raiz tiene el independentismo cristalizado en la kale borroka en las tierras vascas o en las soflamas de los autodenominados "comités de defensa de la república" en el ámbito catalán, donde aparecen y funcionan como vulgar remedo de las bandas agresivas nacidas con iguales métodos en Cuba, Venezuela y Nicaragua. Nada de original, pues. Involución, griterío, violencia y manipulación a partir de la mentira y del engaño permanentes. Cataluña y Euskadi han alcanzado sus altos umbrales de desarrollo gracias a España. Se lo deben todo a los españoles y a la posición privilegiada que se les ha otorgado en la economía del Estado. Sin equívocos ni demagogias. ¿A que sí?

Qué clarito lo tienen ya los vascos - que se mantienen en su particular toma y daca irredento con el Estado, confortablemente atendidos siempre en sus pretensiones - mientras los catalanes, piano piano, no tardarán en percatarse de ello, pues ya se están dando cuenta de lo que pueden perder con la espúrea defensa de ese derecho a decidir que no es otra cosa, eufemísticamente expuesta de ese modo, que la defensa obscena de la autosegregación en pos de la insolidaridad con el resto al más puro estilo reaccionario y excluyente.

13 de febrero de 2018

Cuando desaparezca Madrenas, la Constitución Española seguirá vigente en Girona

Una tal Marta Madrenas, hoy alcaldesa de la bellísima ciudad de Girona y siniestro personaje de la tropa pretendidamente autosegregada en Cataluña, dejará algún día la alcaldía para siempre y nadie se acordará ya de ella, mientras la mascarada del llamado referendum, ilegal, del 1 de octubre quedará relegada al olvido y sumida en el ridículo y en el descrédito cuando, más pronto que tarde, resplandezca la verdad de lo que realmente ocurrió aquel infausto día, al que ahora ha dedicado una plaza.

Sin embargo, reformada o no, la Constitución Española de 1978 sobrevivirá al paso del tiempo, permanecerá viva en la memoria y llegará el día en el que los ciudadanos de Girona tomarán conciencia de que, sin la Constitución española, su vida, sus derechos y sus legitimidades solo valdrían lo que les aportan las desvergüenzas y las corrupciones a las que les han conducido patéticamente la indecencia y la vanidad de un sujeto tan mediocre y marrullero como Puigdemont y la banda ponzoñosa sin límites de los Jordi Pujol, Felix Millet y Artur Mas, a la que, por cierto, pertenece esa tal Madrenas.

En otras palabras, y para resumir, cuando esa mujer y sus secuaces no sean ya nada ni sean nadie, la Constitución Española seguirá vigente en Cataluña y garantizando los derechos de los gerundeses frente a la manipulación, la mentira, el latrocinio y la miseria imbuidos por el fanatismo excluyente nacionalista, de lo que esa mujer es una patética muestra.

Que el mundo entero sepa la catadura de este tipo de personajes de la política del resentimiento, las restricciones a la libertad y la bajeza moral. De la política que está hundiendo a Cataluña en el pozo del desprestigio internacional. Por fortuna, y para bien de la sociedad catalana, la Constitución española lo va a impedir.

5 de febrero de 2018

No hablemos de Gobierno, sino de Estado. El valor de la Historia

De lectura obligada. Por fin, la reflexión que se necesitaba en España, la claridad y la objetividad como soporte del pensamiento y del buen criterio. Sí, he ahí las añagazas de los nacionalismos periféricos al descubierto. La trampa y el oportunismo como línea de actuación inveterada en el tiempo, traidora y egoista sin descanso. Pero siempre, y a la postre, sumida en el descrédito.


Cuánto valor e importancia tiene la Historia cuando se plantea con rigor, cuando los argumentos bien sustentados prevalecen sobre la falsedad interesada. Por eso es el principal enemigo a batir, el objetivo a demoler. Y qué fácil es lograrlo cuando la irracionalidad y la manipulación históricas, que son gratis, deparan tan suculentos rendimientos, sobre los que edificar ese inmenso Patio de Monipodio en el que amparar la impunidad de la corrupción y el despilfarro a raudales. No hablemos de Gobierno, sino de Estado. Gracias, Santos Juliá.

27 de octubre de 2017

Han hundido a Catalunya en la miseria, pero España está con Catalunya


Si tenía que suceder algo así, que suceda, al fin. Se acabaron las ambigüedades, se ha puesto fin a las especulaciones, cada fuerza politica, cada dirigente, aparece ubicado en el sitio que le corresponde, mientras en las tierras catalanas ha quedado al descubierto la catadura real, la bajísima estofa, de los gobernantes encargados de la demolición de su país. Pues son enemigos de Catalunya más que de España, porque España sigue y Catalunya se hunde, fracturada, enfrentada, en la miseria,con un horizonte desolador mientras esa banda continúe. La región del bono basura. Declarar la independencia con 70 votos de 135. ¿Quién podrá validar eso? ¿A quién querrán engañar?

La Historia les pasará factura, porque han dejado Catalunya en el peor de los escenarios. El tandem Puigdemont-Junqueras quedará sentenciado para siempre: sujetos de la mentira, el engaño, la marrullería, la malversación. La verdad es que este tema se había convertido en una pesadilla, en una atroz zozobra, que impedia respirar y disfrutar del paisaje. Si les digo la verdad, me siento más relajado aunque me preocupa la situación en que queda esa sociedad catalana, tan atractiva en otro tiempo y hoy sumida en el desastre. La experiencia vivida será considerada como el contraejemplo de la política, como la manifestación de las perversidades derivadas de la mentira, la manipulación de las conciencias, de la corrupción y el fanatismo. Otra expresión más de la depravación a que conduce el nacionalismo xenófobo y excluyente.

Ha llegado el momento de que la Ley prevalezca, de restablecer el orden y convocar elecciones. Saldremos de esto, no les quepa duda.

20 de octubre de 2017

Del trauma a la sensatez: hacia la superación del secesionismo reaccionario y excluyente







Ignoro qué pasará y cómo evolucionará el chantaje secesionista, profundamente reaccionario e ilegal, que un sector de la sociedad catalana está realizando contra España, contra la Unión Europea y contra el Derecho Internacional. Todo está abierto todavía, aunque estamos a punto de alcanzar la fase cenital del "ciclo del producto", que, como siempre ocurre en la estructura de los ciclos, abrirá paso a la curva descendente.


Si esa fase, muy delicada y no exenta de riesgos, es bien gestionada, conforme a la Ley, por el Gobierno del Estado y sus formaciones políticas más responsables, las derivas nacionalistas, basadas en la manipulación de la historia y de la geografía, en la mentira propagandística, en la insolidaridad y en los propósitos de exclusión social, cultural y étnica, quedarán neutralizados en España y en la Europa integrada por mucho tiempo. Ojalá.


Es tan traumática la catarsis que está teniendo lugar en nuestro país que las lecciones y advertencias extraídas ejercerán, a mi modo de ver, un poderoso efecto disuasorio a la hora de acometer aventuras tan desafortunadas y lesivas desde todos los puntos de vista como la que estamos viviendo y observando allende el Ebro. Será como vacuna protectora, como antídoto frente a la irracionalidad. Mas no cabe duda del importante margen de responsabilidad que en esta posible y deseable reversión de la tragedia provocada van a desempeñar las estrategias de relocalización empresarial frente a la inseguridad jurídica, los efectos de la globalización refractaria a las fronteras y la actitud contundente y clarificadora respecto al secesionismo tramposo por parte de la Unión Europea, a la que justamente se rinde hoy homenaje en el Teatro Campoamor de Oviedo al compás del "Asturias, patria querida". ¿No les parece?


(Obtuve esa foto recorriendo el Barrio del Raval cuando Barcelona era Barcelona)

2 de octubre de 2017

Necesidad de espacios de encuentro entre Cataluña y el conjunto de España, de la que forma parte


Hay que recuperar el diálogo, la cordura, la voluntad de negociación a la búsqueda y estabilidad de espacios de encuentro entre España y la tierra de Joan Manuel Serrat y Jaume Vicens Vives. Son tan necesarias entre sí. Sorprende que el gobierno del Estado, tan repleto de asesores, expertos, gente bien informada e inteligente, con todo el aparato prospectivo en su mano, haya cometido tantos y tantos errores. El incurrir en la ingenuidad de que la policia autonómica catalana iba a colaborar en la ejecución de las ordenes judiciales es de una torpeza mayúscula. Les dejaron como a Gary Cooper en "Solo ante el peligro". Bastaba una añagaza, un empujón, un insulto para provocar la carga. Todo formaba parte de un guión cuidadosamente prefabricado. El Gobierno ha caido incomprensiblemente en la trampa saducea y miserable que le ha tendido el secesionismo, que ha encontrado, al fin, lo único que le interesaba (pues el referendum era un mero pretexto para calentar el ambiente): la foto de la carga policial y el censo de heridos o contusionados. Lamentable Rajoy, tan artero como se creía. ¿Era necesario utilizar la porra sabiendo que las cámaras vuelan como cuervos al acecho para proyectarse sin límites en la aldea global?


Con todo, ya veremos lo que pasa con la declaración de independencia "en unos días". Los que pretenden lanzarla saben que, una vez echada al viento de la plaza de Sant Jaume, es irreversible. Al menos como punto de partida de un proceso conducente a no se sabe qué. Y saben también que sin respaldo de la Unión Europea es papel mojado. No tiene futuro. En el espacio comunitario no hay posibilidad, creo, de que prospere una iniciativa de este tipo si no cuenta con el reconocimiento de los países de la Unión. Quizá Venezuela, Kosovo, la república turco-chipriota, Abjasia y Eritrea se presten a reconocer la pretendida república catalana. Pero eso es chirlata, nada de nada. Ningún país serio, ni Naciones Unidas, admitirán una decisión tan chapucera e ilegal.




En ausencia de respaldo comunitario, el proyecto se va al garete, por lo que se lo tienen que pensar. Es el momento, pues, de que el Estado constitucional reaccione, corrija sus errores, tome la iniciativa, atraiga a la sociedad con mensajes convincentes e ilusionantes.  Recordemos que en 1996 Umberto Bossi, un demente iluminado como el antiguo alcalde de Girona (a quien su partido va a pedir cuentas antes que tarde) proclamó la independencia de la República de Padania en el Norte de Italia. Se la tuvo que envainar. Hoy el Bossi ese es un personaje olvidado del que nadie quiere hablar.

Entre tanto, hablan otros, que no inducen más que al descrédito del proceso. Al parecer, el ultraderechista Nigel Farage, el tipo que lanzó al Reino Unido al Brexit y que, tras abandonar su partido, se ha convertido en un proscrito marginal en el Parlamento Europeo, se ha erigido en defensor del referendum ilegal de Cataluña. Con esos compañeros de viaje, los que queden con un atisbo de dignidad política en la mancuerna soberanista deberían hacérselo mirar. La escoria de la política.



Related Posts with Thumbnails