3 de julio de 2009

Barcelona nunca deja indiferente




Nunca pensé que esta semana, transcurrida en Barcelona, me iba a proporcionar experiencias tan intensas como contradictorias. Viajar a Cataluña nunca ha sido para mí un hecho rutinario ni irrelevante. Aunque el motivo del viaje ha tenido que ver con cuestiones de carácter académico y profesional, reconozco que la toma de contacto con la realidad catalana me supone una llamada de atención sobre un sinfín de aspectos, que de una u otra manera acaban dejando huella en el sentimiento y en la memoria.

Gracias a la generosa iniciativa y al encomiable esfuerzo de mi colega de la Universidad de Barcelona, Joan Eugeni Sánchez, he tenido la oportunidad de analizar y ver de cerca los cambios - económicos, sociales y urbanísticos - que están teniendo lugar en esa ciudad y en su impresionante área metropolitana. He visto de cerca el proceso de transformación del Poble Nou, la modernización urbanística de L’Hospitalet, el proyecto de reestructuración del espacio conocido como 22@, las actuaciones llevadas a cabo en la comarca del Vallés, con atención especial a San Cugat, Cerdanyola y Sabadell….. En fin, los encuentros y los debates en torno a las nuevas perspectivas en que se inscribe el futuro de Barcelona y su área de influencia me han permitido ponerme al día, refrescar los análisis, someter a valoración crítica lo que hay que de realidad y lo que, en cambio, permanece sumido en las buenas intenciones.




Y es que Barcelona siempre aporta cosas nuevas, provoca curiosidad e induce a la reflexión. No en vano, sigue siendo esa “ciudad de los prodigios”, que con tanta expresividad describió hace tiempo Eduardo Mendoza en una novela que nadie interesado en la Cataluña y en la España moderna debiera dejar de leer. Me gusta de vez en cuando aproximarme a Barcelona con afán de descubrir cosas nuevas y de hacerlo además con esa mezcla de reconocimiento y espíritu crítico tan necesarios para asumir lo que de positivo tiene esa aglomeración tan activa aunque dejando también claro que, como en todo, siempre hay que retirar el barniz para fijarse con detalle en lo que verdaderamente crea aportaciones que merecen ser tenidas en cuenta.

Estando en Barcelona he asistido, en las conversaciones mantenidas, a la aprobación de la Ley de Educación, que voy a analizar a fondo antes de opinar sobre ella, porque encierra más miga de la que parece, he visitado la magnífica exposición sobre Ildefonso Cerdá, el gran arquitecto del Ensanche, en la Diputación, he visto de cerca los entusiasmos suscitados por el primer concierto de U2, he comentado los éxitos futbolísticos del Barça y la deriva de este deporte en España cuando se inicia la versión corregida y aumentada, de la segunda etapa de Florentino Pérez y su feria de las vanidades, y de pronto me he topado con lo que significa la pérdida cultural a raiz del fallecimiento de Baltasar Porcel, quien, como mi amigo Julio Valdeón, se ha ido para siempre a los 72 años y a las 19,15 de una tarde de comienzos del verano.

Nunca le conocí, pero he de reconocer que dejó huella en mí cuando casualmente encontré su obra sobre “Los chuetas de Mallorca, quince siglos de racismo”, que puso al descubierto la tragedia histórica de los judíos de Baleares. Me gustó mucho también su biografía de Josep Tarradellas, el presidente de la Generalitat que regresó del exilio, y curiosamente no hace mucho llegó a mis manos, como obsequio inmerecido, su última novela, Cada castell i totes les sombres, que esperaba poder leer este verano y que haré sin duda como homenaje y recuerdo a uno de los autores que mejor supo entender, descubrir y proyectar lo que se esconde en el entorno maravilloso del Mediterráneo. Regreso a casa conmocionado por la noticia y con la sensación de que hoy sé mucho más de lo que sabía cuando hace una semana fui a Barcelona con el propósito de conocerla mejor.

Imágenes: ¿Qué mejor resumen del pensamiento y la forma de entender la mentalidad y la actitud ante la vida de la burguesía catalana que este texto destacado en la exposición sobre Ildefonso Cerdá que ha tenido lugar en la Diputación de Barcelona?. Admirador ferviente de su obra, deseo con esta referencia sumarme al reconocimiento de una de las más brillantes personalidades en la nueva concepción del urbanismo en la segunda mitad del siglo XIX.

Perspectiva desde Montjuic


27 comentarios:

  1. Querido Fernando, me alegra tu viaje a Barcelona.
    Dices bien: "Barcelona nunca deja indiferente..."

    Doy por hecho que ya te has repuesto un poco.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Fernando ..."hoy sé mucho más de lo que sabía cuando hace una semana fui a Barcelona con el propósito de conocerla mejor".
    Esta frase marca tu humilda y eso a los ojos de muchos de nosotros te hace grande.Gracias.Besitos Silvi.

    ResponderEliminar
  3. ¡Barcelona es una caja de sorpresas! Siempre en ebullición, en cambio. Leí "La ciudad de los prodigios" del gran Mendoza hace años. Recuerdo que me apasionó. Viví unos años en esa maravillosa ciudad y cada vez que vuelvo, me siento a gusto como si, de alguna manera, me perteneciera.
    Y sí, la muerte del mallorquín Baltasar Porcel ha sido un palo. Nunca le he leido pero ese libro de los chuetas me interesa. Excelente tu post como siempre, querido Fernando. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  4. Hola Fernando.
    Casi siempre te he seguido, aunque es cierto que en contadas ocasiones te hice un comentario.
    Fernando, yo nací donde ahora es el sector 22@, Casi al lado de lo que ahora es la cárcel de mujeres, en tiempos de Franco un maldito asilo para niños, y en tiempo de la República unas escuelas.

    Todo Poble Nou, era una fabrica detrás de otra y en muchas de ellas el tren entraba dentro de ellas.Y muchas viviendas quedaban entre industrias. Esto fue siempre así.
    Barcelona ante las dificultades, ante las carencias, ante la mala suerte, la respuesta ha sido siempre el trabajo y la constancia, pero también el ingenio, la rabia y la voluntad de mejorar y de cambiar. Somos un país de seny, pero también somos un país de rauxa.
    No puedes imaginar como agradezco tus palabras.
    Hace mucho tiempo que no escuchaba hablar tan bien de Barcelona. Menos mal que una voz autorizada me aparta un poco del desanimo.
    Hace mucho tiempo que ya sea por el fruto de la falta de ambición y del aumento del espíritu acomodaticio y querer ser funcionario y no emprendedor, los catalanes, de las piedras ya no sacamos panes. Y también porque no decirlo un Estatuto que no tenemos.
    Me parece tu escrito un aviso claro, necesario y oportuno. Vivimos tiempos difíciles, con la sensación de que no los afrontamos del mismo modo en que se ha hecho otras veces a lo largo de la historia. Pero lo cierto es que siempre hemos estado rodeados de piedras, que hemos pasado crisis mucho peores y que hemos superado retos más duros. Quizá lo que nos falta es soltar unas cuantas palabrotas y recuperar el espíritu emprendedor tal como nos enseñaban acertadamente nuestros antepasados.

    Solo te pido un favor.
    Que nos digas como has sido tratado, y si tu al hablar en castellano has tenido algún problema.
    Perdón por la extensión de este comentario.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo suelo ir con mi familia baste a Barcelona (yo vivo en Castellón, y por autopista estás en tres horas) y siempre que llegamos vemos algo nuevo. Nunca la encontramos igual, es una ciudad mágica. Veo que tú también te vas con una sensación positiva de la ciudad condal.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. No conozco Barcelona,ni España ni ningún otro pais que no sea Argentina,pero a tra véz de los blogs voy formandome una idea de como es cada lugar ,de su gente,de sus costumbres,cultura,luchas etc. y la verdad mis amigos de Catalunya no me son indiferentes,tienen ese algo de fortaleza,y tenacidad que me sorprende,hoy con tu visión sobre Barcelona me confirmas que son como los veo desde aquí, un gran pueblo.
    Que bueno es leerte Fernando ,siempre aprendo mucho,te doy las gracias por compartir tus pensamientos con nosotros,yo como ama de casa no podría acceder a lo que tu vives y sin embargo me haces un poquito parte de ello,te lo agradezco mucho.
    Fernando espero que estés un poquito mejor de la gran pérdida que tuviste,te mando un fuerte abrazo y te deseo que estés bien amigo mío.

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué Crónica más emocionante y completa de tu estancia en Barcelona..!
    Y entre las personas que citas: Ildefonso Cerdá.. Es admirable la visión que tenía de como había de ser una ciudad... Algunas cosas no se las dejaron realizar... otras no se respetaron con el paso del tiempo.. pero queda patente la transformación lograda...

    Gracias por explicar con lujo de detalles lo que tu visita dió de sí.. y hacerlo con este cariño...

    Un abrazo, Fernando!

    ResponderEliminar
  8. Fernando:

    Tu visión de Barcelona y parte de Cataluña tiene la virtud de levantarme la moral. A veces tenéis que ser los de fuera los que nos aportéis una perspectiva de nuestro propio entorno que por lo familiar puede llegar a pasarnos desapercibida. Es cierto que la remodelación de Poble Nou hasta la zona del Fórum, desde el punto de vista urbanístico, es lo más relevante que se ha llevado a cabo tras las innovaciones que supusieron las Olimpíadas de 1992.

    En cuanto a la Ley de Educación, aprobada por el 75 % del Parlament, me produce sensaciones positivas porque está pactada y tiene posibilidades de seguir aunque cambien el Gobern, pero me temo que el PP pronto comenzará a sacar punta al tema lingüístico buscando un rédito fuera de Cataluña, pero que le supondrá, una vez más, un fracaso aquí. ¡Qué torpeza tan mayúscula! El día que el castellano sufra el peligro que vaticinan los agoreros de turno seré el primero en salir a defenderlo, pero insisto, una vez más, la lengua minoritaria y con riesgo objetivo es el catalán. De ahí la necesidad de que se le aplique una cierta discriminación positiva. Eso no quita que sea mejorable, claro.

    Comparto la pena por la muerte de Baltasar Porcel. Incluso tuve la oportunidad de visitarlo con un grupo de alumnos en su casa de Vallvidrera hace ya varios años.

    Sin embargo, amigo Fernando, en Cataluña se está viviendo un momento de pesimismo. Y no es por la crisis actual que nos afecta a todos, es por a falta de un objetivo colectivo que nos implique a la mayoría. Todo esto del Estatut y la falta de acuerdo para la financiación ha supuesto un desgaste muy palpable y generalizado, además de agudizar la brecha que separa a la sociedad de la clase política.

    He leído todos los libros de Eduardo Mendoza (me gusta de manera especial La verdad sobre el caso Savolta) y tiempo atrás no era raro verlo pasear por el Paseo de Gracia.

    Espero con avidez tu próxima crónica sobre la ciudad condal-

    Un saludo muy cordial

    ResponderEliminar
  9. Barcelona es una ciudad muy bella. En cuanto entras por la Diagonal ya percibes su energía, te contagia alegría y ganas de pasear y perderse por sus avenidas y callejas. Aunque también puede ser agobiante y ruidosa.
    ¿Te trataron bien mis compatriotas?
    A veces los catalanes, barcelonins, pueden llegar a ser clasistas.
    En una ocasión un quiosquero intentó reírse de mi acento catalano-occidental y le mandé a hacer puñetas.
    Después me puse impertinente y le dije que seguramente el no era "un pata negra" como yo. Me fui sin comprarle nada.
    La foto de Montserrat, preciosa, por más que recorra el trayecto Lleida-Barcelona, nunca deja de impresionarme la aparición de la montaña santa.
    Hace mucho tiempo que no voy pero más que el monasterio y toda la parafernalia me gusta subir con el funicular a Sant Jeroni. El paisaje es espectacular.
    Un abrazo. Me alegra ver que estás de vuelta.

    ResponderEliminar
  10. visitar tu blog nunca ha sido antes para mí un hecho rutinario o
    irrelevante....

    Fernando tu escrito es maravilloso, es mágico, no tiene desperdicio, no sé cómo decirte que me ha gustado muchisimo.

    buen fin de semana
    muchos besos,

    ResponderEliminar
  11. Interesante texto, Fernando.

    Yo estuve alli hace ya década y media, y si, me sorprendió Barcelona.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. A ANTONIO P.

    Sólo quiero hacer una matización a tu frase:

    "A veces los catalanes, barcelonins, pueden llegar a ser clasistas".

    Creo que sería más adecuado sustituir "los" por "algunos" porque las generalizaciones suelen resultar injustas.

    Sin ánimo de polemizar, ¿eh?

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  13. Querido Fernando me alegra que hayas disfrutado unos días en mi ciudad, soy una enamorada de ella aunque para vivir prefiero donde estoy ahora.Espero en candeletas que nos hables de la Ley de Educación me gustará conocer tus puntos de vista,un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ¿Puedes creer Fernando que conozco Barcelona "de pasada" y NUNCA visité Montserrat? Aún llevando ese nombre..
    ¡¡imperdonable!!
    Creo que ahondando en la historia, cada una de "nuestras ciudades" ha sufrido un cambio acorde con el progreso inherente a la raza humana.
    Sin ir más lejos, me pregunto donde quedó aquella Almería que conocí en un viaje a finales de los 80 ...
    Cuando volví, esta vez para quedarme, no la reconocía.
    Se te echaba de menos
    Abrazos

    ResponderEliminar
  15. Jopelines, Fernando, leo y callo; reflexiono no sin antes quitarme el sombrero. En qué pocas palabras dices tanto. Que los barceloneses te lean, porque espero que se vean reflejados en tu escrito. Seguro que sí.

    Por cierto, veo que la pérdida no te ha privado de la palabra. Me alegro.

    Magníficos los comentarios que completan tu escrito. Realmente este blog tuyo cada vez se acrisola más, como los buenos caldos de nuestra tierra.

    Y, finalmente, gracias por las palabras de Cerdá, que yo también quiero hacer mías.

    ResponderEliminar
  16. A mí, que vivo en una ciudad que siempre se contrapone a Barcelona, (una ciudad que estimo, sin duda), me parece envidiable el afán que han puesto las gentes de allí en convertir su ciudad en un lugar habitable, hermoso, moderno...
    En el siglo XIX, al tiempo que Ildefonso Cerdá contribuía con su trabajo a que Barcelona creciera de una manera ordenada, en Madrid había algunos urbanistas que trataban de que la ciudad tuviera un Ensanche lógico y bien estructurado. Carlos María de Castaro lo intentó. Pero no tuvo éxito. No tuvo apoyo ni de autoridades ni de gentes de la calle.
    También el marqués de Salamanca encontró numerosos escollos para hacer el barrio que, aunque no se desarrolló tanto como planeaba el hombre, hoy es uno de los más cotizados de Madrid. El pobre marqués murió arruinado y vilipendiado.
    Más les hubiera valido a los madrileños, autoridades y paisanos, haber seguido muchos de los ejemplos de la ciudad con la que rivalizan.

    ResponderEliminar
  17. Curiosa ciudad Barcelona. Parece como si hubiese pasado directamente desde el Gótico al siglo XX.

    ResponderEliminar
  18. MUY BUENO TODO ESTO Y ACUERDATE DE PASAR POR NUESTRO BLOG PARA QUE TE MANTENGAS INFORMADO DE LOS 5 VIDEOS FINALISTAS DE DORITOS ADCHALLENGE

    ResponderEliminar
  19. Barcelona es especial. Tiene una proyección hacia el exterior que le da un atractivo especial. Y bueno, como desde que me vine a vivir a A Coruña, tiene algo que para mi es ahora requisito indispensable, mar.
    Por cierto, el pasado fin de semana estuve por Valladolid, me encantó, aunque no tuve el tiempo suficiente como para conocerla a fondo. El barquero del parque de Zorrilla se merece uno de mis posts.

    ResponderEliminar
  20. hola escritor,poeta y amigo!muy contenta porque viajaste a Barcelona...(como me gustaría conocerla)...
    es un placer leerte para saber mucho más....
    cuidate.
    besotes.
    silvia cloud

    ResponderEliminar
  21. Luís Antonio, dalo por sustituido. En realidad si buceáramos en los orígenes veríamos que barceloneses auctóctonos hay muy pocos.
    Y ahora recuerdo a mi abuela que vivió 25 años en la ciutat condal y nunca perdió su acento de Ponent como mi abuelo oriundo del Camp de Tarragona no perdió el suyo.
    Pero verás me molesta que el único catalán que se habla en la tele sea el oriental, que se rían de nuestro acento occidental y que algunos te traten de "paleto" por tu acento del que me siento muy orgullosa.
    El otro día veía en TV3 una notícia de unos barceloneses que tenían una segunda residencia en un pueblecito de comarcas. Cerca de su casa había una explotación agrícola y estaban intentando que se cerrara porque el olor a vaca les molesta. Hay otros que intentan que se quiten "les esquelles" de las vacas porque no les dejan dormir. Será porque en Barna no hay ruido. A eso me refería.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Disculpa mi intromisión, Fernando, pero Antònia hace referencia al "Mobbing Rural" que tienen que soportar no pocos agricultores y ganaderos y lo triste es que hay ayuntamientos que escuchan esas quejas de los "urbanitas" y obligan a silenciar los badajos de las vacas y restringir el paso de tractores...
    Y todo ello por complacer a los que quieren pasar sus días de ocio en el "campo".. que les monten un Puertaventura con vacas de plástico como las granjas de Pin y Pon!

    Disculpen la intromisión pero Antònia lo ha explicado muy bien!

    ResponderEliminar
  23. Hola,

    estoy buscando a un amigo, por favor si le conoces dejame un comentario en el blog.

    Muchas gracias!

    http://buscoajorge.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  24. A ANTONIO P.:

    Me encantan las personas receptivas como tú. Te agradezco la deferencia de contestar a mi comentario.

    Lo que dices de los acentos y tal es verdad. Yo lo tengo del Matarranya, ¿conoces esta comarca turolense?, y con eso ya está todo dicho, pero me culpo a mí mismo - con frecuencia acomplejado - más que a los que puedan esbozar una sonrisa burlona.

    Todos los acentos son matices fonéticos enriquecedores de una lengua común. Los que se burlan de las diferencias se retratan a sí mismos...Y puestos a matizar, según los expertos, muy pocos pueden presumir de hablar corretacmente el català

    Un cordialísimo saluod, Antonio

    ResponderEliminar
  25. Disculpa mi intromisión, Fernando.
    Yo creo que tu entrada "Barcelona nunca deja indiferente", es esta la que tenemos que comentar.
    Creo modestamente que es lo bastante importante para seguir en ella.
    Los otros comentarios son facilmente aplicables a cualquier lugar de España. Lo demás es cuestión de educación por parte de unos y otros.
    Aunque todos teneis razón, creo mas importante hablar de una lengua que se muere porque todo es muy desigual(aunque parte de España no lo crea),no hay nada de peso en la Catalunya Nord, ni en las áreas metropolitanas de Barcelona, Baleares o Valencia.
    De la Obra de Ildefonso Cerdá -que no está hecha como él la diseñó-
    o de que a pesar de los avances de Catalunya, puede ser que los señores que nos visiten les parezcan bien. Pero nosotros sabemos muy bien que no avanzamos como quisieramos. -Aunque tampoco hacemos un parentisis de varios siglos, entre el Gótico y La Renaixença-
    Porque unos lo impiden y nosotros no tenemos buenos políticos.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  26. Me has consternado, no puedo seguir escribiendo las lagrimas me enturbian las gafas (de emoción) que bonito!!!!
    una de cal....otra de arena

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails