4 de enero de 2011

¿Qué periodismo nos espera?



Resulta difícil asumir el panorama que se cierne sobre el mundo de la información y todo lo que va a asociado a ella, sobre todo si se valora como un producto valioso y enriquecedor, abierto al debate plural y respetuoso de ideas, a la honestidad de los análisis, a la calidad en la forma de transmitirla. Quienes seguimos siendo adictos a la prensa diaria, a los programas de radio mantenidos por profesionales que huyen del insulto y la chabacanería o a los que desde la televisión nos acercan a la realidad para comentarla con conocimiento de causa, poco a poco vamos teniendo la sensación de que esas herramientas de placer intelectual y de disfrute satisfactorio del tiempo de ocio se nos están yendo de las manos. Y quizá, por desgracia, irreversiblemente. El cierre de una cadena de información y debate con la calidad que había logrado CNN + y su sustitución por un programa vulgar de “reality show” que roza la indecencia es un indicador tan trágico como elocuente de por dónde van las cosas.

Como cada cual es dueño de su tiempo y de sus gustos, no entraré a valorar aquí el grado de empobrecimiento y miseria que, de la mano de las TDT, se nos ha echado encima con la oferta televisiva que inunda las parrillas descendiendo a los infiernos de la ofensa, la vulgaridad y la miseria de quienes se deleitan con el insulto y la mentira. ¿Y qué decir de esas televisiones autonómicas, sumidas en el déficit que no cesa y concebidas exclusivamente como portavocías escandalosas del poder que las mantiene y como refugio en muchos casos de plumillas limitados a ser la voz de su amo? Lo mejor, por razones de salud, es pasar de esa patulea y procurar seguir alimentados de la información que mejor se atenga a los tres principios básicos de la deontología relacionada con la comunicación: el rigor, la tolerancia y el respeto.

Preocupa, sin embargo, la tendencia en que parece sumida la profesión periodística, como ha puesto de manifiesto la consultora Burson Marsteller, cuando afirma en un informe reciente que el periodismo atraviesa una crisis sin precedentes, como consecuencia de una serie de circunstancias concatenadas que en muy poco tiempo han ido creando un entramado de problemas de muy difícil solución. Entre ellas, se apuntan dos fundamentalmente: la crisis financiera, motivada por un descenso fortísimo de la cartera publicitaria, que opta por otras formas de promoción que los anunciantes consideran más efectivas, y el deterioro de la calidad informativa, en paralelo con la proliferación de “media” que rebajan el nivel de exigencia a la par que empobrecen y degradan el trabajo desempeñado por los profesionales.

Se señala que los periodistas tienen menos tiempo para actividades como la labor investigadora, la redacción sosegada, la profundidad en los análisis. Prima el sensacionalismo sobre la ponderación seria de lo ocurrido, el efecto mediático y oportunista sobre la visión global y crítica de los fenómenos. Corren malos tiempos para la información sin sensacionalismo y para la opinión sin condiciones. Analizar y profundizar en los hechos que nos afectan de verdad no está de moda; lo que priva son las miserias ajenas compensadas a tanto el minuto de pantalla.

10 comentarios:

  1. Te deseo lo mejor para este nuevo año que comienza aunque no soy demasiado optimista.
    Mi hija menor es licenciada en Ciencias de la Información por la UAB y para poder trabajar en lo que le ha gustado siempre desde que era una enana se ha hecho autónoma. No se puede decir que le vaya muy bien, trabajar, trabaja, cobrar es más problemático.
    En cuanto al cierre de CNN+ echaremos de menos a Gabilondo.
    Lo de los programas-basura es, en parte, culpa nuestra, si no tuvieran audiencias no tendrían publicidad y por consiguiente beneficios millonarios.
    Los grandes culpables son las empresas de comunicación y sus libros de estilo y además hay muchísimo intrusismo profesional.
    TV3, la autonómica catalana, creo que es bastante digna aunque algo endogámica y ombliguista. Hay buenos programas sobre todo de humor: el Polònia y el Cracòvia a mi me gustan mucho, más el Polònia, el otro, a veces, no lo entiendo ya que no soy futbolera, y los reportajes de 30 minuts y Entrelínies son muy buenos.
    Veremos ahora que Mas ha amenazado con cargarse al Polònia porque no soporta sus imitaciones.
    Lo dicho: un buen año para ti y para todos los tuyos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Fernando ¡qué alegría que hayas vuelto al redil bloguero!
    Lo de CNN+ es una tragedia. Y ¿sustituirlo por gran hermano 24 hrs.? Un insulto a la inteligencia. Desde hace tiempo se ve la deriva que está tomando este país y el hecho de que Berlusconi sea el amo de Tele5 y ahora su empresa Mediaset socia mayoritaria de Prisa (¡inexplicable!) un desastre. Pronto veremos como desaparece "El País" y así los neocon aznariles saldrán con la suya al final. Pronto también engullirán Internet, si no, al tiempo... Lo veo todo muy negro, querido. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  3. Fernando, como ya sabes soy un desengañado del nuevo periodismo que tú defines muy bien como esa mezcla de prisas y sensacionalismos.

    Creo que los buenos análisis todavía seguirán existiendo, si es que a los buenos periodistas se les sigue contratando, pero me da la impresión de que éstos pasarán a formar parte mayoritariamente de este mundo web 2.0 en el que todos nosotros nos comunicamos.

    Los blogs, tanto de especialistas como de profanos, están emergiendo como una nueva forma de información sosegada, donde la discusión y el análisis priman sobre la rapidez y el morbo. Si bien no debemos olvidar que el buen buscar hace al buen opinador, y que no podemos conformarnos con cualquier razonamiento u opinión sin filtrarla antes por nuestro propio proceso de raciocinio. Los que gustamos de contrastar opiniones, discutir y debatir, encontramos en este medio del que tú haces tan buen uso una herramienta que posiblemente sustituya al periodismo que peligra debido a la intrusión de los profesionales de la basura mediática.

    Te deseo un buen año en todo, y espero verte pronto por la facultad y charlar pausadamente contigo tomando un café. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Bienvenido en tu "rentrée", Fernando. Tal vez alguno, como yo, pensaba que andabas por el Caribe, jeje. Feliz año "onceno" del dos mil. Del periodismo se puede hablar y no acabar. Para mí, lo peor es sin duda la falta total de ética profesional, en el ámbito individual de cada plumilla y en el de las empresas de información (escrita y audiovisual, periódicos, emisoras y canales) : se entregan, impúdicamente por dinero, se venden al que paga. Manejan las noticias no a su antojo, sino según el deseo o interés de quien de verdad manda. Una pena. Pero, siendo ya malo, no es eso lo peor, sino el hecho comprobado de que casi ningún medio se deja de proclamar "objetivo", "independiente", etc., con lo que trata de engañarnos dos veces. Una pena... penita pena. Saludos, amigo Fernando. Con tu excelente post y me humilde comentario, sólo nos falta por decirnos la frase fúnebre: "te acompaño en el sentimiento".

    ResponderEliminar
  5. Cuando digo "los" periodistas, "los" medios, entiéndase "muchos de ellos", no todos. No se puede generalizar, claro, aunque en este caso abunda el tipo que critico.

    ResponderEliminar
  6. Un placer volver a tenerte entre nosotros, Fernando. Bienvenido y feliz 2011

    Yo también me ocupé de este tema en mi bitácora, pero recogiendo palabras y textos del propio Gabilondo:

    http://lperezcerra.blogspot.com/2010/12/inaki-gabilondo-despide-cnn.html

    Igualmente deploro esta noticia y me temo que no será la última de esta índole.

    Las segundas cadenas públicas de rango estatal y comunitario - Tve2, Canal 33 de Cat., etc. - así como las radios públicas deberían ocuparse exclusivamente de programas culturales y de información independiente. Todo lo privado tiene un objetivo único: la rentabilidad y por lo que se ve la calidad está reñida con ella.

    Me imagino que canales sectarios como Intereconomia y Veo estarán celebrando el ocaso de CNN+

    Quizás haya que buscar otros medios para desintoxicarse de este periodismo barato y sensacionalista que nos envuelve...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Suscribo tus palabras, Fernando. Yo también pensaba hablar sobre este tema. Algo no va bien en este país cuando se cierra una cadena de calidad acreditada como CNN+ y se sustituye por una mierda sostenida por cuatro mirones con un capital extranjero detrás. ¿Qué está pasando? ¿Qué nos queda a los que no queremos seguir a toda esa escoria que se pasa horas enteras gritando y hablando (?) de personajillos insustanciales y lerdos mantenidos por la todopoderosa audiencia? Cada vez lo entiendo menos. Como diría Quevedo en las novelas de Alatriste, "no queda sino batirse", pero ¿cómo y dónde? ¿Contra quién? Sigo comprando "El País" cada día. ¿También desaparecerá? ¿LLegará Belén Esteban al Parlamento? Dios nos asista... Que alguien haga algo, por favor. A pesar de que me han bajado el sueldo, soy capaz de aportar lo que sea para que siga existiendo un reducto mínimo de calidad informativa, si es que se trata de dinero, que no será la única razón, supongo. La derecha está rabiosa por no estar en el poder y hará lo que sea para volver a tenerlo, y los medios de comunicación son un vehículo excelente para lograrlo. Por cierto, no creo que Intereconomía y otras hierbas tengan audiencias millonarias. Si de rentabilidad se trata, ¿por qué no desaparecen? Vaya comienzo de año tan desalentador...
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Por lo que leo también la mala leche te sobresaltó al ver el cartel de CNN+ cerrado. Lo peor fue después, cuando pude leer Gran Hermano 24h. Tengo pendiente una entrada sobre ello.
    Feliz año amigo
    saludos y salud

    ResponderEliminar
  9. Ante todo, feliz año y feliz vuelta. Te echaba de menos. Y después, pasar a comentarte este desaguisado que se ha producido en la televisión. Yo no sé hacia dónde vamos. ¿Quién es el que pone el rumbo de esta nave llamada información? No lo sé. A lo mejor es El Poder. ¿y quién es El Poder? Tampoco lo sé. Y tampoco sé por qué quieren llenar nuestras mentes de bazofias como estas de Gran Hermano y demás insultos a la razón, prudencia e inteligencia. ¿Hay alguien que está confabulando para idiotizarnos...?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. ESCRITOR,POETA Y AMIGO: QUE ALEGRIA HAS VUELTO..
    UN PLACER VISITARTE
    ES TERRIBLE LO QUE CUENTAS ES IMPEDIR PENSAR,LO CHAVACANO VA POR ENCIMA...LAMENTABLE.
    BESOTES
    SILVIA CLOUD

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails