6 de enero de 2011

La Velada de Urueña


-->
No son necesarios espacios lujosos ni grandes manjares para disfrutar del placer de la buena mesa. Cualquier lugar acogedor, no importa que sea modesto, sirve para satisfacer el objetivo que realmente se pretende: disfrutar de la compañía apetecida para, al amparo de ella, dar rienda suelta al sinfín de temas que pueden aflorar en una tarde lluviosa de enero, sin guión previo ni tiempo tasado. Así ha sucedido hace unos días en la villa de Urueña, ese lugar vallisoletano bien conocido por el recinto amurallado que lo distingue en la lejanía, nítidamente destacado, al borde de los Montes de Torozos, sobre la campiña imponente de la Tierra de Campos. En ella se ha puesto en marcha una interesante experiencia cultural (La Villa del Libro), generosamente apoyada en dinero público y, sobre todo, alimentada por la iniciativa de un grupo activo, ilusionado y emprendedor de personas que, amantes del libro y de las artesanías más auténticas, han arriesgado su esfuerzo y su peculio en la instalación de establecimientos comerciales caracterizados por el denominador común de la cultura basada en el libro de toda la vida y en el buen gusto.

Lo desapacible del día no impidió el encuentro con Diego Fernández Magdaleno, Rosa Iglesias Madrigal y Borja Santos Porras. Les cito así, siguiendo un orden alfabético, pues absurdo sería establecer prelación entre quienes son merecedores de igual reconocimiento y admiración. Compartimos mesa y mantel durante varias horas, en buena medida trabadas por el gusto y la afición en torno a la música, en la que todos ellos han tenido y tienen mucho que decir, por más que sus sensibilidades amplíen con creces los horizontes de los sonidos que conmueven.

Sobremesa en Urueña. Huelga decir quién es quién

Véamoslo brevemente. Diego, profesor de piano en el Conservatorio de Valladolid, acaba de ser galardonado con el Premio Nacional de Música 2010, en su modalidad de interpretación. Creo que fui uno de los primeros en felicitarle y no he dejado de hacerlo desde entonces. Sorprende que un riosecano tan joven haya logrado tal nivel de excelencia en el impresionante oficio del pianista consumado y de una calidad que apabulla. Su mérito no consiste sólo en el dominio de la técnica, que manifiesta con espectacular brillantez, sino en su empeño por dar a conocer a los compositores contemporáneos, de los que el gran público apenas sabe nada y que, gracias a Diego, se han incorporado a los repertorios que enriquecen las salas de los lugares más diversos. Encima Diego es poeta y escritor de textos que rezuman una sensibilidad digna de ser valorada. Y además rumboso donde los haya: llevó regalos para todos.

En esta velada conocí a Rosa Iglesias, amiga de Diego. Y la verdad es que ha sido un descubrimiento. Pronto me dí cuenta de lo que significaba, a poco de saber de lo que ha hecho y de lo que hace. Licenciada en Medicina, su ámbito de actividad e ilusiones se proyecta en el desarrollo de una iniciativa cultural que no debe pasar desapercibida. Es artífice e impulsora de la Fundación Música Abierta, que tiene su sede en Urueña, y que ha concebido con unos fines más que loables, entre los que destaca el propósito de facilitar el aprendizaje musical para personas con problemas de discapacidad. Al tiempo, edita cuidadosamente documentos musicales que son auténticas joyas. Es el caso de “The Little Horses”, una recopilación de canciones de cuna con Enrique Bernaldo de Quirós al piano y la voz de la mezzosoprano Ana Hässler, y en la que confluyen obras de Chopin, Listz, Richard Strauss, Manuel de Falla y Federico García Lorca, entre otros de primerísimo nivel. Vive en Urueña, en una inconfudible casa construida en adobe y donde ha instalado y gestiona una tienda de juguetes tradicionales que recibe el nombre de la calle (Oriente 9) donde reside.


¿Y qué decir de Borja Santos, a quien he aludido ya varias veces en este blog? Confieso que es una de las personas más impresionantes que he conocido y al que considero, desde la perspectiva que me proporciona la experiencia, uno de los ejemplos más acreditados de lo mejor de nuestra juventud. Ingeniero de Telecomunicaciones, ha orientado su vida al servicio de las causas más nobles. Supe de él cuando trabajaba para Naciones Unidas en Ecuador, como experto en riesgos naturales, lo que le llevó a conocer a fondo ese país para transmitirlo en imágenes extraordinarias e impactantes como corresponde a un enamorado, a la par que cualificado profesional, de la fotografía. Cuando regresó a España, organizó una exposición sobre su experiencia ecuatoriana que tuve el honor de presentar, convencido de que estaba ante una muestra que sobrepasa con creces una exhibición fotográfica convencional. Su compromiso con las causas de los desfavorecidos permanece incólume. Tras una etapa de actividad en la Agencia Española de Cooperación, en breve partirá a Etiopía, al país indómito del oriente africano. Una nueva vida y vivencias sin cuento aún por descubrir. Le he aconsejado que escriba un diario, que redacte unas notas, que ponga negro sobre blanco todo lo que allí va a observar y descubrir. Seguiré de cerca la peripecia etíope de Borja, porque presumo que va a dar mucho de sí. Y si además de lo que haga a favor de aquella sociedad, que será muchísimo, lo embarnece con una colección de fotografías que cortan la respiración, qué más se podrá pedir a alguien que es consciente de los problemas de su tiempo aunque nunca se le vaya la sonrisa de la cara.

Fotografía de Borja Santos
De todo ello, y de mucho más, se habló en la velada de Urueña. Llovía a mares en la villa amurallada, mientras, en medio del silencio del entorno, nos acercamos a visitar por un momento la Librería Alcaraván antes de entrar en ese recinto mágico que Rosa ha construido repleto de juguetes de madera y de artesanías de mil colores que cobran vida cuando ella les habla. A la salida, Borja inmortalizó un lienzo de muralla, bajo las sombras de aquel atardecer del 4 de enero de 2011, apenas comenzada la segunda década del siglo XXI.


10 comentarios:

  1. Sana envidia me da al observar esas fotos. Estoy seguro que lo disfrutaríais con creces, y que hasta de la más trivial conversación se podrá guardar un grato recuerdo.
    Un abrazo para todos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué encuentro más maravilloso! Lo que dices de DIEGO es tan cierto, yo he aprendido tanto de los compositores y músicos modernos de los cuales no tenía ni idea si no hubiera sido por él... Y de su tierna y entrañable sabiduría de la vida y los sentimientos, que merece con creces estar en esta tribu bloguera. También BORJA, joven aventurero y altruista, que ahora se va a Etiopía. El mejor ejemplo de una juventud inteligente y comprometida (al igual que JAVIER SANZ, cuyo comentario me precede). y ROSA IGLESIAS con su "Fundación Música Abierta", su tienda de juguetes "Oriente 9". Y, bueno, querido Fernando, ¡qué decir de tí! Con tus maravillos posts tan eruditos, equilibrados, sobre los diferentes países, la política, la cultura, en fin, ¡GRACIAS! Muchos besotes, M.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus palabras, Fernando. Yo disfruté mucho de vuestra compañía, de los regalos, de la charla... Aquí nos tienes para cuando te apetezca venir a ver una puesta de sol y tomar un cafelín. Pronto llegará la primavera y se pondrá el campo precioso.
    Muchos besos,
    Rosa

    ResponderEliminar
  4. Me es muy grato leerte de nuevo, querido Fernando, tras estos dias de autentica locura que hemos pasado mas de uno (y lo que nos queda...)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Mil gracias, Fernando. Lo pasamos muy bien.
    Hay que repetirlo.
    Abrazos,

    Diego

    ResponderEliminar
  6. Gracias Fernando. Tu gran generosidad exagera mis capacidades aunque te lo agradezco.
    Comparitr contigo los proyectos personales y profesionales significa siempre un gran impulso al ánimo, a la voluntad y al compromiso de seguir luchando por transformar a mejor todo lo que nos rodea.
    Javier,los planes iniciales eran comprtir la comida también contigo pero por distintas cuestiones no pudimos concertar la comida hasta ultimísima hora.
    Como dice Diego hay que repetirla.
    Un abrazo,
    Borja

    ResponderEliminar
  7. JAVIER. Como dice Borja, volveremos a vernos para hablar de música y de todo lo que la rodea. Y tu palabra será clave. Un abrazo.

    MERCHE. Gracias por tus palabras. Cómo me gustaría que vinieras alguna vez por Valladolid, cuyos secretos debieras conocer. Te haríamos la ola y quedarías cautivada por imágenes que ni te imaginas. Un abrazo

    ROSA. Volveremos a vernos. Oigo con frecuencia "The Little Horses", porque es una delicia. Te deseo mucha, muchísima suerte. Un abrazo

    CORNELIVS. Gracias por tu visita, campeón. Celebro que tu ánimo esté tan lúcido y en forma como siempre. No quiero ni pensar en lo que serás capaz de hacer este año, que te deseo inmejorable. Un abrazo.

    DIEGO y BORJA. Gracias a vosotros. Cuando empezáis a hablar, a tocar el piano o a fotografiar el paisaje hasta las aves se detienen atónitas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Fernando, me alegro de verte por aquí de nuevo. Feliz 2011, que a tí no te lo dije, aunque sí te lo deseé de corazón.
    ...
    Sobre tu post, tengo que decirte que un momento mágico como el que tú describes, inspiró mi último post.
    Como podrás ver ahora que lo entiendes mejor, esos desvaríos no son tan "desvaríos".
    ¿Verdad?
    ¿Volverán las oscuras golondrinas...?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. No hace falta que me hagais la ola... Iré a Valladolid, eso te lo aseguro. ¿Cuándo es ese encuentro literario en no me acuerdo que pueblo? Espero que me avises con tiempo porque ¡iré! Besotes, M.

    ResponderEliminar
  10. Amigos, conversación agradable, variada y culta, buen yantar...¿Qué más se puede pedir? Enhorabuena a todos por esa buena relación que os une.

    Un abrazo, Fernando

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails