7 de agosto de 2008

El Fondo para la Conservación de la Amazonia: ¿esperanza o escepticismo?



Debemos estar muy atentos a esta iniciativa, aunque no sea fácil desprenderse del escepticismo que normalmente suelen producir medidas, en apariencia, tan ambiciosas como voluntaristas. El 25 de Julio, el presidente de Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva, puso en marcha el acuerdo para la creación del Fondo de la Amazonia, con el fin de captar donaciones públicas y privadas, en su mayor parte procedentes de los países desarrollados, con el fin de proteger la selva amazónica, evitar la deforestación masiva e incontrolada y, por las repercusiones que ello pudiera tener, contribuir al equilibrio ecológico y climático del planeta.
El Fondo, que será gestionado por el Banco de Desarrollo Nacional Económico y Social de Brasil, nace con la pretensión de recaudar, con la mirada puesta en 2021, un total de 21.000 millones de dólares, destinados a promover alternativas a la destrucción del bosque y a la salvaguarda de la biodiversidad amazónica, mediante la financiación de proyectos que avancen en el conocimiento de la naturaleza amenazada y palíen, en la medida de lo posible, una tendencia a la catástrofe ecológica, que, a juicio del Ibama (Instituto Brasileño de Medio Ambiente) y del Instituto Chico Mendes corre el riesgo de desembocar en la “sabanización” de la mayor parte de la Amazonia.
Esta medida se adopta tres meses después del cese de Marina Silva, como Ministra de Medio Ambiente, y cuya dimisión, como he señalado en este blog, estuvo justificada por "las dificultades que enfrenta desde hace tiempo para poner en marcha el plan medioambiental federal" y como resultado del empeño mostrado por el nuevo Ministro, Carlos Minc, a favor de impulsar “un nuevo modelo de desarrollo en la región”.
¿Debemos mantener la esperanza o suponer que el Fondo previsto va a ser otro más de los muchos intentos efectuados hasta ahora para proteger al espacio natural conocido como “el pulmón de la Tierra”?. Ojalá sirva para lo que se pretende, por más que los datos de que disponemos sobre la situación actual de la Amazonia no hagan sino aumentar el pesimismo sobre el futuro de ese territorio de excepcional magnitud física y ecológica. No olvidemos que entre agosto de 2007 y Junio de 2008, la superficie forestal se redujo en 7.823 Kilómetros cuadrados (según datos del Istituto Nacional de Pesquisas Espaciais (INPE) a partir de imágenes de satélite), mientras durante todo el año pasado la tala y la quema de madera generó la emisión a la atmósfera de 400 millones de toneladas de dióxido de carbono, lo que convierte a Brasil en uno de los principales emisores de gases del mundo. Como dato global, baste indicar que, según el WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) la Amazonía brasileña ha perdido hasta ahora casi el 20 por ciento de sus siete millones de kilómetros cuadrados.
¿Logrará Lula lo que persigue? ¿Logrará Carlos Minc vencer la resistencias que obligaron a Marina Silva a dimitir, frustrada ante la imposibilidad de frenar la tendencia a la desolación, que ahora se trata de evitar?

9 comentarios:

  1. Anónimo7/8/08 11:57

    es una iniciativa interesante. Habrá que ver si con la crisis los ricos quieren participar de esta iniciativa...

    ResponderEliminar
  2. Tendremos que preguntar a las grandes empresas que se benefician de la desaparición de esos bosques, como MacDonals, que consigue carne de vacuno de los ganados brasileños que pastan en las tierras robadas a la selva. ¿Serán ellos tan duros con el nuevo ministro como lo fueron con la anterior? ¿Podrán sus lobbies de presión acabar con otro proyecto de protección en pro de hamburguesas más baratas?
    ¿Querrá Lula renunciar a sus ingresos por los biocombustibles, cuyos componentes salen entre otros de los cultivos que avanzan sobre la destruida selva?
    Demasiados intereses económicos, demasiada crueldad entre los tiburones de las grandes empresas, y demasiada debilidad de los políticos. Yo me inclino al escepticismo.

    ResponderEliminar
  3. Ojalá consigan los gobiernos con sensibilidad y compromiso medioambiental llevar a cabo cualquier plan en favor de la Amazonia, sorteando los cientos de escollos que hallarán en la tarea. Y que no se pierda la riqueza natural de una región que, como tantas otras, va menguando de año en año.

    ResponderEliminar
  4. La iniciativa es esperanzadora, y es posible que Lula consiga que salga adelante. El problema será luego de ayudas exteriores y, sobre todo, de una continuidad en el futuro. Un saludo

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay Fernando! ¡Cuántos intereses creados hay en esas maderas!... Tengo esperanza pero no fé.Yo he visto como en mi Asturias querida el eucaliptus fue ganando terreno al castaño, al roble y demás árboles autóctonos... Sólo me queda la esperanza.Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. La iniciativa es muy buena, ahora si dará el resultado esperado creo que ya es harina de otro costal, me da que por un lado recaudarán fondos para la reforestación y por otro lado continuarán con la tala masiva de la selva, y no sé yo. Perdón por ser tan escéptica, pero no creo ya en muchas cosas y mucho menos las que mueven tantísimo dinero.

    ResponderEliminar
  7. Hola Fernando, he tenido trabajo para entrar,cuando he visto la foto de la deforestación de poco me muero, están locos, se lo estan cargando todo, yo no se si tendrá éxito este fondo, hay muchos intereses creados en la madera, ummmm ! quisiera equivocarme. Preciosa la foto nueva que has puesto.

    ResponderEliminar
  8. He tenido muchos problemas en acceder a tu blog. Google está un poco loco ultimamente... Referente a la deforestación de Brasil, estoy practicamente de acuerdo con todos los comentaristas. Por cierto, otra bellísima foto a la entrada de tu blog. Muchos besotes, M.

    ResponderEliminar
  9. Es ciertyo que la devastación de la Amazonía exige medidas rápidas y drásticas, pero cualquier paso, por mínimo que sea, si contribuye a mentalizarnos, aunque se lentamente, de la urgencia de proteger este gran espacio salvaje y consigue un mínimo compromiso de las autoridades mundiales donde no hay nada, siempre será positivo. También con pequeños pasos se hace el camino, esperemos no llegar tarde.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails