7 de febrero de 2009

Carmen Santamaría nos reconcilia con Madrid



Quienes desde fuera de Madrid asistimos al lamentable espectáculo político representado en esa Comunidad Autónoma por parte de los que la gobiernan corremos el riesgo de identificarla con esa especie de Patio de Monipodio en el que, al parecer, se ha convertido el lugar al que se dirigen todas las miradas cuando algo importante sucede en España. Necesitamos otras referencias sobre Madrid, otros mensajes, otras perspectivas. Nos hacen falta ideas y argumentos que nos revelen que otra realidad existe bajo la bruma de la sonrisa complaciente con el escándalo que de cuando en cuando aflora en el rostro de quienes son mayoría en la Asamblea ubicada en el barrio de Entrevías. Necesitamos, en suma, reconciliarnos con Madrid.

Carmen Santamaría nos aporta esta sensación de alivio y de reencuentro con el Madrid que merece la pena. Casualmente, de forma inesperada, ha llegado a mis manos hace unos días un texto representativo de lo mejor de la capital de España. “Balcones, caminos y glorietas de Madrid. Escenas y escenarios de ayer y de hoy” (Sylex, 2006). Así se titula, para que nadie se llame a engaño sobre el objetivo de la obra y la riqueza de sus contenidos. Lo escribe Carmen Santamaría, periodista, con experiencia en Radio Nacional de España y en la actualidad redactora en el gabinete de prensa del Ayuntamiento madrileño, una atalaya espléndida para que nada de lo que forma parte y enriquece el plano de la ciudad nos pase desapercibido.

No estamos ante una guía al uso, sino ante el descubrimiento de una realidad, de un paisaje, de unos elementos emblemáticos de la arquitectura y el urbanismo que no por vistos y admirados un sinfín de vez nos son bien conocidos. Si adentrarse en esa maraña puede provocar confusión a quien lo hace sin advertencias previas, la obra que nos ocupa constituye el mejor vademécum para descifrar la piedra, la calle, el árbol, la plaza en toda su riqueza de matices, así en el pasado como en el presente. Doce siglos de historia de Madrid no se resumen fácilmente en una obra que no pretende abarcar todo, sino lo más esencial, lo que revela la impronta del tiempo en el diseño de una urbe que resume episodios trascendentales de la evolución de España y del mundo.

Desde la Plaza Mayor, con la que inicia el recorrido de la obra hasta la Gran Vía, vemos discurrir y transcurrir el proceso de construcción, deconstrucción y reconstrucción de una ciudad, que no ha cesado de transformarse, pero que encierra en sí misma los recuerdos inmutables de un legado cuyas huellas nos reconcilian con esa ciudad tantas veces denostada y a la que hay que aproximarse con sensibilidad, prudencia y deseo de aprender. Porque lo que no se conoce o se conoce mal o de manera insuficiente, no se valora. Carmen nos lo permite con creces, nos ayuda a entender lo que percibimos al saber mostrarnos un Madrid tan real como sensible. De todo punto recomendable. Y además ella vale un "potosí".

18 comentarios:

  1. No podría vivir en Madrid, me parece. Cuando voy de visita, me agobio mucho, es un espacio que no domino en absoluto y que me parece imposible de dominar; pero sí me gusta ir alguna vez, cuando tengo que hacer algo allí, o por gusto. Y lo que más gusto me da, aparte los acontecimienos culturales y las exposiciones y museos, es precisamente esa pervivencia de lo provinciano en la gran capital, las calles tradicionales, las replacetas llenas de encanto, donde parece que no ha alcanzado la modernidad, los paseos y los arboles. Debe de ser un libro muy placentero, como tú dices, no como guía sino como descubrimiento. Nada que ver con el guirigay de los políticos, que tienen montado un bochornoso espectáculo.

    ResponderEliminar
  2. Fernando, otro Madrid es posible. Una ciudad canalla y bondadosa, una ciudad solitariamente acompañada, una ciudad única. Yo ya llevo unas cuantas pisadas y, puedo decir, que Madrid es diferente. El contraste está en el Metro o en bus.

    El libro que nos presentas tiene que ser un claro ejemplo de ese Madrid que no conocemos, o que no se conoce. Me vas a dejar incluir un link para añadir algo que, seguro, la periodista no ha incluido. No sé si les gusta la comida turca o los Kebaps de turno; si les gusta, no han probado el mejor de España, y si no les gusta es porque no lo han probado aquí.

    http://cajonsinfondo.blogspot.com/2008/04/gotes-con-picante-o-sin-picante-tal-vez.html

    Si algún día van, noduden en comentar qué tal les supo...

    Un saludo a todos

    ResponderEliminar
  3. Me encanta Madrid porque cuando camino por sus calles me recuerda que Buenos Aires sigue siempre viva en mi.El ruido ambiente , el anónimato , lo espóntaneo , los bares , los teatros es tan parecida a Buenos Aires que cuando llego a Gran Via es como si nunca me hubiera ido de ningún sitio.Un beso desde esta mañana isleña que tiene todo su encanto

    ResponderEliminar
  4. ¡Bien por Carmen Santamaría!.

    Un beso para Carmen por enseñarnos otro Madrid.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la ciudad de Madrid, he estado alli infinidad de veces, la gente que se cruzó conmigo fueron muy amables excepto un taxista que se comportó como un grosero, un mal educado y todo lo que sobra que algun día contaré, referente al espectáculo que dan los del PP te diré que es de pena,el libro que nos presentas no lo conocía, trataré de acercarme a él.Buen fínde Fernando.Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Pedí ese libro de Carmen hace más de dos meses y aún no lo he recibido... Por lo que tu dices, tiene que ser MUY interesante. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Le tengo un especial cariño a Madrid está muy bien que haya escritores o periodistas que dediquen sus páginas a contar cosas de su ciudad, la engrandece y se enriquece mucho más.
    Un abrazo Fernando.
    didi.

    ResponderEliminar
  9. Madrid es una ciudad que siempre me ha atraído. Hice allí la "mili" y desde entonces que Madrid tiene para mí un "no sé que´" que me la hace próxima.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Madrid no es sólo el lugar donde se cuecen las intrigas de políticos de todo pelaje, dónde se conspira y se fraguan enredos que afectan a todo el país. También es el sitio donde viven, por azar, por conveniencias profesionales o afectos, miles de personas que a diario sufren las consecuencias de que Felipe II plantara en esta ciudad sus reales.
    ¿Qué habría sido de Madrid si la capital se hubiera trasladado a una población costera, si Felipe III la hubiera dejado en Valladolid? Supongo que tendríamos una ciudad más tranquila, menos bulliciosa, pero muchos madrileños no estaríamos aquí porque nuestros abuelos no habrían venido desde otras regiones españolas buscando un trabajo para sobrevivir.

    A veces es duro que las gentes de otros lugares nos miren con recelo, con desdén incluso, pensando que vivimos a la sombra del poder, cuando la mayoría de nosotros nos sentimos ligados a cualquier lugar del país y recibimos con verdadero interés (no es tópico, te lo aseguro) a quienes vienen de fuera a estudiar, trabajar o pasar unos días de asueto. Toda esta parrafada viene a cuento de esa reconciliación, de la que tanto me congratulo, que comunicas en tu entrada.

    Por cierto, ¡qué gusto sentirá la autora del libro cuando lea tu entrada! ¡Es como para ponerse como un pavo real!

    ResponderEliminar
  11. ¿Sabes Fernando?
    En mi época de vida universitaria en madrid, me gustaba evitar las calles principales y callejear...
    Había cada comercio, cada rincón, cada ventana...
    No sé si eso será lo que recoja el libro pero a mí me encantaba perderme y encontrar... UN abrazo

    ResponderEliminar
  12. Madrid es precioso, aunque algunos gobernantes se empeñen en convertirlo en la capital de la especulación y de los trapicheos, aunque aprovechen sus mayorías para hacer de una comisión de investigación, una mentira que no merecemos los madrileños. Un beso

    ResponderEliminar
  13. Buscaré hoy mismo el libro de Carmen Santamaría. Me interesa mucho ver, si me queda algún rinconcito por conocer. Gracias por el dato, Fernando. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Fernando, te visite en el blog de la editorial pero tuve problemas para dejar un comantario
    Gracias por todo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Uno de los rincones que mas me gustan de Madrid es una pequeña plaza que hay justo detrás de la Audiencia Nacional. Se trata de la plaza de las salesas, un lugar donde me encantaba pasar las noches de verano con mis amigos.

    ResponderEliminar
  16. Que ganas de ir a Madrid de nuevo, hace tanto que no voy...para mi tiene muchos rincones especiales, preciosos. La última vez que estuve ya hace unos años intenté visitar todo lo que me dio tiempo, recuerdo con mucho cariño recorrer sus calles, aunque con frío, pero hermoso. Soy consciente de que me queda mucho por ver. Desde luego parece muy interesante verlo desde otra perspectiva, antes de ir me gustaría leerlo pq seguro me aporta muchas cosas para vivirlo mejor. Besos, Rachel

    ResponderEliminar
  17. Anónimo9/2/09 08:56

    Hola. Me ha llamado la atención el post. Si alguien quiere conseguir el libro (yo ya lo he pedido), se puede conseguir en la web de la casa del libro (sin ánimo de hacer propaganda de esta librería...)
    1 sld.

    ResponderEliminar
  18. Siempre es agradable saber de Madrid y más para un madrileño.
    Lo apunto.
    Saludos y salud

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails