17 de febrero de 2009

Cristóbal Gabarrón y sus torres…. ¿de la Alhambra?

-->
Partamos del principio de que la creación artística es libre y puede plasmarse de las formas más abiertas que uno pueda imaginar. Basta con echar un vistazo a las manifestaciones de ARCO para darse cuenta de que los cánones no existen y que el arte contemporáneo es sinónimo de libertad e incluso de transgresión. Todo vale, aunque a la postre serán el mercado y, sobre todo, el paso del tiempo los que se encargarán de dejar a las cosas en su sitio y distinguir el relumbrón de lo realmente consistente y perenne.


Cristóbal Gabarrón es un artista de origen murciano y afincado en Valladolid desde hace mucho tiempo. Autor audaz y prolífico, prodiga su obra en el mundo y su presencia en Castilla y León goza de reconocimiento merced tanto a su particular estilo de hacer las cosas como a la buena disposición que siempre han mostrado hacia él los que gobiernan esta tierra y concretamente esta ciudad en la que vivo. En estos días asistimos a una espectacular exposición en la calle de piezas que transmiten la capacidad expresiva del artista a través de grandes volúmenes irregulares, de intenso colorido y con perspectivas forzadas que obligan a la contemplación desde ángulos diversos. Son muestras representativas de una forma de modelar figuras bruscamente torsionadas que ya conocemos ampliamente del mismo autor, cuya línea dominante de trabajo está suficientemente reiterada en el espacio público.


Nada que objetar, salvo la sorpresa que provoca el hecho de que esa colección esté concebida como representación de las torres de la Alhambra de Granada. La reacción del observador es inmediata. Quien conozca esa obra maestra de la arquitectura árabe sabe bien que los edificios de esa época y estilo son sobrios y austeros por fuera y un alarde de profusión de formas en el interior. Es decir, las torres del palacio nazarí no tienen nada que ver con los colores, con los retorcimientos y con las terminaciones puntiagudas. Son la expresión de un trazado discreto y reposado, que armoniza con el horizonte y que no provoca otra sensación que la de calma y sosiego. En conjunto, nada que ver con la versión que de ellas nos ofrece Gabarrón.


De ahí que el interrogante sea inevitable: ¿qué ha pretendido el artista: situarnos en una visión totalmente antagónica y disonante con lo que los arquitectos medievales pretendieron o utilizar el nombre y el prestigio de uno de los monumentos más importantes del mundo con fines estrictamente comerciales y de gancho cultural?. Puede hacer lo que quiera, sin lugar a dudas, pero tratar a la Alhambra de ese modo es simple y llanamente, en mi modesta opinión, un despropósito. Nadie está libre de la crítica, ¿no?.

24 comentarios:

  1. Yo no soy entendida en arte moderno, lo que no significa que no acuda a muestras ni que desdeñe todo lo que se salga de las normas clásicas. Pero opino: hay manifestaciones artísticas que se califican de vanguardistas que te llenan de dudas sobre su verdadera esencia. ¿Realmente son fruto de una inspiración genial? ¿Son tan magistrales como nos dicen los críticos?
    En el caso del que hablas, el artista parece apelar a la fama consolidada de un monumento para publicitar sus obras. Y, tal vez, para levantar polémica. ¿No es en cierto modo eso un abuso? ¿O es una provocación?
    Si los espectadores se tienen que detener a comparar la obra de Gabarrón con el monumento al que aluden, si suscitan críticas o enfados, la muestra tiene ya el éxito asegurado. Se nombrará al artista cientos de veces, se visitarán sus torres y se le dará un renombre que quizás antes no tuviera.
    ¿Te acuerdas de un diseñador que sacaba modelos con capuchas en la cabeza, sin rostro? No sé si será una eminencia con la aguja, pero sí que es un personaje conocido.
    En resumen: marqueting versus calidad, publicidad versus ingenio.

    ResponderEliminar
  2. Desde que el arte, tras alcanzar un realismo "fotográfico", empezó a perder primero la forma y después el fondo, nos parece a los no entendidos más difícil de valorar. Lo que si parece claro es que en ta situación la línea que separa al artista del "charlatán de feria" es difícil de distinguir.
    Por lo que se refiere a Gabarrón, la utilización de colores siemprte planos y de formas geométricas simples repetidas una y mil veces, me ha ce difícil descubrir el talento del artista.
    Y lo digo porque pacezco todos los días la agresión visial del "Parque de las Ferias" de Medina del Campo, que, a parte de ser más de lo mismo, yo creo está fuera de contexto y no cumple la función que un parque debería tener en una ciudad tan "desarbolada" como es ésta.Además está suponiendo una considerable sangría para las arcas municipales.
    Claro que el artista también se hace con el apoyo de instituciones y galerías comerciales, al márgen del talento. No se si será este el caso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo me uno a lo que dice Cecilia, que me parece un comentario acertadísimo.
    Por otro lado, es que yo no comprendo muchas veces el arte moderno, mejor dicho cierto tipo de arte, que me da más la sensación de tomadura de pelo que de arte en si mismo.
    Tampoco creo que quepa comparación entre lo que hizo este escultor y las Torres de la Alhambra... bueno, si cabe, pero sale perdiendo el murciano afincado en Valladolid.
    No sé, no me convence mucho, pero la verdad es que me falta comprensión.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Yo no entiendo mucho de arte. Hecha la aclaración paso al comentario.

    Como dice Cecilia. El arte casi siempre se jactó de provocar, lo que sea, pero provocar.
    Incluso este debate, esta puesta en común de opiniones de gente de lugares tan disímiles.
    Quizá sólo sea esa la intención del autor.

    Un beso y gracias por esta provocación.

    ResponderEliminar
  5. Yo, absolutamente profano en la materia, pero consciente de lo que mis sentidos me suministran, no puedo sino asentir contigo en la valoración que haces. Pero osado como soy, utilizo un término sagrado para decir ¡Profanación!.

    [¿No se tratará de una velada crítica al encementamiento gris que se están produciendo en nuestra ciudad?]

    Y nada más que decir, sino saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  6. Me parece a mi que el tal Gabarrón es otro mamarracho, enchufado y que sus obras no me dicen, absolutamente nada. Sí, muchos cubos y colorines pero nada mas.

    Por cierto mi querido CARLOS MARTORELL (elobservadorsolitario.blogspot) ha escrito un post sobre Rusia que creo te puede interesar (por si a caso tienes que visitar ese país ya que eres un GRAN viajero...). Besotes, M.

    ResponderEliminar
  7. El arte es interesante,pero hay un tipo de arte que logra efectos diversos en cada persona. En lo personal me gusta la forma de su obra, pero siempre tiendo a tener preferencia por lo sobrio. Tantos colores me cansan un poco.

    Gracias por trasladarnos esta exposición que bien vale la pena.

    ResponderEliminar
  8. Yo tendría que decirte todo bueno de este "artista", sencillamente para conseguir que os lo quedéis para siempre en Valladolid, porque así no viene por Murcia nada más que de vez en cuando. Nos puso una araña peluda de colorines en la salida de la capital hacia los centros comerciales, pero de momento nada más. Si allí le dais trabajo, mejor, nosotros nos vamos escapando. Y que diga lo que quiera. Me uno a Miguel Ángel, es una profanación, de momento sólo lingüistica. Lo que me temo es que se le ocurra pasar a los hechos y lleve esas niñadas a Granada. Sus intenciones pueden ser perversas.

    ResponderEliminar
  9. Yo es que soy muy clásica Fernando, y la alhambra, que no nos la quisieron considerar como la octava maravilla del mundo, para mi, lo es, y no la octava, la 1ª o la 2ª, y creo, que a este hombre, con todos mis respetos, le han pasao una foto de COBI, aunque reconozco que no se nada de arte moderno. Un beso

    ResponderEliminar
  10. Ciertamente lo de Gabarrón por esta tierra ya empieza a ser, en cierta manera, algo cargante. No voy a entrar a valorar la calidad o no de su obra, eso se lo dejo a los entendidos. Yo como profano solo puedo decir que me deja frío. Tal vez sea por hartazgo y no por lo que me puedan transmitir sus obras, pero la verdad es que no acabo de encontrar la razón (artística) por la que tiene tanto predicamento oficial en Valladolid.
    Las famosas "Puertas de Valladolid" pasan desapercibidas, una barandilla para las orillas del Pisuerga (cercana al Puente Mayor) se camufla entre el forraje, la "Capilla del Milenio" en Medina es imposible verla por estar siempre cerrada, del "Parque de las Ferias" ya se ha comentado algo más arriba.
    No niego que su obra tenga calidad, pero me parece que gran parte de ella (la que tenemos aquí) es más compromiso con las instituciones y negocio, que creatividad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Ciertamente lo de Gabarrón por esta tierra ya empieza a ser, en cierta manera, algo cargante. No voy a entrar a valorar la calidad o no de su obra, eso se lo dejo a los entendidos. Yo como profano solo puedo decir que me deja frío. Tal vez sea por hartazgo y no por lo que me puedan transmitir sus obras, pero la verdad es que no acabo de encontrar la razón (artística) por la que tiene tanto predicamento oficial en Valladolid.
    Las famosas "Puertas de Valladolid" pasan desapercibidas, una barandilla para las orillas del Pisuerga (cercana al Puente Mayor) se camufla entre el forraje, la "Capilla del Milenio" en Medina es imposible verla por estar siempre cerrada, del "Parque de las Ferias" ya se ha comentado algo más arriba.
    No niego que su obra tenga calidad, pero me parece que gran parte de ella (la que tenemos aquí) es más compromiso con las instituciones y negocio, que creatividad.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Me uno a todo lo que habeis dicho ... en contra. No me gusta!!, y si encima han pagaado por tres botes de titanlux y cuatro armazones de ni se sabe que material, mucho peor.

    Y ya lo que me corroe a tope, es el uso de la palabra "Alhambra" para una cosa tan ... me callo.

    Has visto las Vacas de Madrid???
    al menos esas tienen su gracia, creo que guardé el power point, si lo quieres pídemelo.;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. hola escritor,poeta y amigo!no entiendo mucho de arte,pero sí de armonía y genialidad....
    esto es otra cosa .apoyo tu opinión..pobre Alhambra.
    besos.
    silvia cloud

    ResponderEliminar
  14. Picado por la curiosidad me he acercado a ver “la obra”. Vale, retiro lo de profanación. Es pretensión vana intentar convencer a nadie que “eso” que está salpicando la Plaza de nuestro ilustre y preclaro escritor José Zorrilla y se adentre por la Calle de Santiago tenga la más ligera referencia, por activa, pasiva o perifrástica, con la joya de Granada.
    Así que cambio profanación ¿por?, digamos “cursilada”.
    Veamos, ¿una de las afinadas imágenes será una de las torres del palacio nazarí? Pues hay que echarle imaginación, ¡si parece una croqueta con tres patas! Y el gusto no lo caté, pero por sus colorines podría contener cualquiera de los productos de esos de comida rápida.
    Lo siento, Fernando, no había mucha gente por allí cuando estuve, y una simpática ciudadana tocaba tímidamente la que está situada frente al inexistente Salón Ideal. Ignoro si recibió un chillido por respuesta.

    Juzgué que tu comentario había hecho mella en la ciudadanía.

    Lo dicho. Soy un profano absoluto en la materia.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  15. Hola Fernando, tampoco soy entendida en arte pero sí he visitado la Alhambra y quedé maravillada, me gustó mucho, disfruté de cada rincón, el patio de los leones, la puerta de Carlos V como yo la llamo, en fin, una maravilla. Para mi este señor ha hecho bien en mostrar su arte, lo que no creo que comparar su obra con la Alhambra sea lo suyo, ahí ha pecado de provocador y polemista, bajo mi punto de vista. Se hubiese tenido que quedar en enseñarnos su obra para que la juzgáramos por lo que es y no mediante una comparación de algo tan grandioso como lo es la Alhambra de Granada.
    Un abrazo,
    Rachel

    ResponderEliminar
  16. Tengo amigos que se pirran por el arte vanguardista, van a museos o visitan, con una minuciosidad increible, ferias como ARCO. Cuando me junto con ellos soy como Paco Martinez Soria ataviado con su maleta y su gorra, me siendo antiguo y poco "chip", pero no dejo de preguntarles, ¿qué véis en eso? o ¿cómo me puedes explicar esto? Lo bueno es que me lo intentan explicar con pequeñas frases como, fijate en la luz, en las formas o en el color y hay se quedan. Al igual que no es un poema algo como lo siguiente, "cinco, por el cu.. te la hinco", y tiene rima, forma y musicalidad. Una pintura, escultura o poema debe ofrecerte algo. Dalí es un genio en hacerte sentir, en descubrir elementos dentro de un cuadro. El Guernica es un grito desgarrador, pero, lo siento mucho, ver estas esculturas o las vacas que inundan Madrid, sólo me resulta cachondo y fotografiable, y para eso me voy a ver a Faimino y Cansado y ahorro un montón de dinero a mis convecinos.
    Tenía pensado escribir una entrada a raíz de ver varias vacas por Madrid, por eso todo este rollo. Lo escribiré.
    saludos y salud

    ResponderEliminar
  17. Decididamente Gabarrón no me entusiasma, hay quien hace obras exquisitas y otros que parece que nos tomen el pelo, decididamente me quedo en este caso y muchos más con la arquitectura árabe, soy una enamorada de ella.Saludos.

    ResponderEliminar
  18. A mí no me desagradan las formas impactantes que expone Gabarrón, pero desvinculándolas de la Alhambra porque, entonces, me pierdo y se me queda la cara llena de pasmo...

    ResponderEliminar
  19. Pues sí, es curioso que haya elegido el nombre, siendo como bien dices, evidente que el colorido de la Alhambra está, en todo caso, en su interior. Sí parece una maniobra de promociòn comercial, algo desacertada claro. Bs!

    ResponderEliminar
  20. No entiendo de arte y siempre estoy pidiendo que junto a la obra de arte el artista justifique y describa su obra...¡todo el mundo se escandaliza¡ y solo pido que me expliquen su punto de vista porque desde el mio no lo veo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  21. Tú lo has dicho, Fernando, "tratar así a La Alhambra es un despropósito". No opino más porque no me gusta el arte de este señor.
    Un abrazo fuerte,

    ResponderEliminar
  22. César Rubianes14/3/09 14:07

    A mi lo de Gabarrón me parecen unos cucuruchos vulgares y corrientes. Como mucho podrían servir para anunciar helados o soufflés, pues todo lo que hace Gabarrón es soufflé, aire, humo, banalidad absoluta. Lo que pasa es que tiene barra libre con los del PP de Castilla y León y de Valladolid, que ponen una pasta gansa para que el sujeto se luzca y siga presumiendo en una ciudad que está harta de tanto cucurucho de colorines.

    ResponderEliminar
  23. Aquí parece ser que no tragan mucho a Gabarrón, o mismamente a su "obra":

    http://www.alasbarricadas.org/forums/viewtopic.php?f=33&t=14758&start=75

    ResponderEliminar
  24. El mercado de arte es una salida muy simple a la evasión de impuestos: una empresa o un particular compra un cuadro por un valor ... y al cabo de 5 años se lo devuelve a Hacienda como pago de impuestos, claro, ¿y quien valora lo que sube o baja un cuadro? ... ¿podría ser quizás el mismo inspector que lleva las cuentas de la empresa en sus ratos libres? o su primo? ... y si os dais cuenta cada comunidad autonoma tiene a su especial "valor" ... Tapies ... Barceló ....¿de verdad Barceló puede ser uno de los artistas vivos más cotizados del mundo? ¿como se llega a eso? ... es curioso ... pensad en cuantas instituciones compran los cuadros y que pocos particulares ... y tambien es curiosos cuantos cuadros de determinados autores acaban en el Reina Sofía ... como "dación en pago de impuestos" ... claro ... todo esto "presuntamente" ... faltaría más ... iba yo a decir otra cosa diferente ... en que estaría yo pensando !!!! PRESUNTAMENTE

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails