6 de marzo de 2009

El cinismo de Marruecos sobre la tragedia del Sáhara clama al cielo



Casualmente he tenido la ocasión de leer hace unos días la intervención del Rey marroquí con motivo de la conmemoración del 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, que en su día comenté en este blog. Me ha picado la curiosidad saber de qué habló el hijo de Hassan II sobre un tema en el que resulta dificil reconocerle autoridad alguna. Formalmente democrático, el Estado marroquí es una autocracia que rige un país de escandalosas desigualdades sociales, donde la libertad de opinión está severamente controlada, donde no existe el más mínimo resquicio para la discrepancia y donde la legalidad reconocida a los opciones de izquierda exige como contrapartida la imposibilidad de hablar de los temas que incomodan al Rey o pueden, a juicio de la camarilla que lo rodea, representar un riesgo para la seguridad del Estado. Oposición moderada y a la par amordazada, eso es lo que hay.

Marruecos es un Estado que vive del, por y para el chantaje. Su política internacional no se basa en otra cosa. Es el pais que todo lo consigue mediante el pulso, la advertencia y la añagaza permanentes. Hacia España, hacia la Unión Europea, hacia Estados Unidos, hacia todo el que se tercie. Le va muy bien. Gracias al chantaje disfruta de un trato privilegiado con la UE, ha tenido siempre a los Gobiernos de España metidos en un puño y cuando está a punto de finalizar un contrato, arremete con alguna prueba de chulería o amenaza del peor estilo para sacar la máxima tajada posible. Cuando los Presidentes del Gobierno de España toman posesión, su primer viaje institucional al extranjero es siempre a Marruecos, como para rendir pleitesía. No se vaya a enojar el hijo del que se decía primo hermano o algo por el estilo, con reprocidad de tratamiento asegurada, de Don Juan Carlos de Borbón y Borbón.

Pero lo que es el colmo es el tratamiento que el soberbio monarca da a la ocupación del Sáhara Occidental. A veces he aludido a ese tema en este blog, aunque ahora evito detenerme en ello porque nunca podré aproximarme al rigor, precisión y amplitud de matices con que lo aborda mi buena amiga Antònia Pons, luchadora infatigable por la causa saharaui, en la que tengo la impresión que ha empeñado una parte de su vida y de su enorme talento y generosidad personal.

Me limitaré simplemente a decir que las palabras de Mohamed VI sobre los Derechos Humanos son simple y llanamente indignantes, una demostración de petulancia e insinceridad expuesta sin ningún rubor. Bastaría con traer a colación sus palabras cuando presume de «reafirmar el constante compromiso de Marruecos en favor de los nobles valores y de los principios que han sido consagrados en este Acta Histórica” o cuando asegura que “lejos de tomar como un simple slogan el principio de Dignidad y Justicia para todos, lo consideramos como un imperativo esencial para el conjunto de la humanidad, particularmente de las categorías y las regiones que sufren las afrentas de la humillación, la represión y la pobreza”, para concluir destacando impúdicamente "la firme voluntad de garantizar el pluralismo y el derecho a la diferencia en el marco de una democracia participativa". ¿De qué país nos está hablando ese sujeto? ¿realmente de Marruecos?. ¿No les parece increíble?
Mas, al final, el broche de oro no tarda en llegar cuando, en un alarde de mendacidad que haría sonrojar al mismísimo Tartufo, denuncia y se lamenta de «los sufrimientos y humillaciones padecidos por los marroquíes secuestrados en los campos de Tinduf”. No, no, han leido bien. No habla del expulsado, oprimido y vejado pueblo saharaui, al que le priva de su derecho a ser libre, sino que le aplica, vulnerando y violentando la legalidad internacional, y a sabiendas de que la UE y España no le van a desmentir, la nacionalidad marroquí, en un ejemplo de villanía, abuso de autoridad y humillación histórica que ofende esa dignidad humana que el soberano de Rabat pretende defender con un lenguaje que sólo provoca, a la vista de lo que sucede en su finca controlada, repugnancia y menosprecio.
Imágenes: Arriba: Trazados sucesivos del muro de la vergüenza construido por Marruecos en el Sáhara Occidental. Su evolución demuestra la lógica seguida por el proceso de ocupación, con la tolerancia de la comunidad internacional y sobre el que en España hay una enorme desinformación. Abajo: Conferencia impartida en el Ateneo Republicano de Valladolid ( 6 de Marzo de 2009) por el representante del Frente Polisario en Castilla y León, Abdulah Arabi. Un acto emotivo y muy esclarecedor. En el acto, se presentó un vídeo realizado por Silvia Munt, que todos deben conocer.



17 comentarios:

  1. No tengo palabras para calificar a este personaje, sencillamente me repugna... las muestras de pleitesia que le rinden sus subditos besándole la mano , mientras tiene su desprecio pintado en su cara son lo suficientemente elocuentes para dar una idea de la talla de este monarca Medieval...esta misma pleitesia que le rinden "Primos" y jefes de Estados de este Occidente... por el maldito $$ girando la cabeza vergonzosamente ante la acuciante y trágica situación que viven los
    Saharauis...

    Excelente Post Fernando...

    Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
  2. España tiene una deuda moral con el Sahara. En su dia, les abandonaron a su suerte. Tu artículo, y la definición que das en él, de este personaje engreido y prepotente, que tiene a su pueblo muerto de hambre, es perfecta.Un beso

    ResponderEliminar
  3. hola escritor,poeta y amigo!es terrible lo que nos explicas en tu post..que por otra parte es excelente como siempre..me ha quedado muy claro el sufrimiento de Sahara...cuánta mediocridad tiene los jefes de estados que lo ayudan o no los llaman al orden...besos.
    silvia cloud

    ResponderEliminar
  4. Gracias!
    por esta crónica que abre mis ojos a una realidad desconocida. Que manera de escribir! De verdad te admiro.
    Y gracias también por la imagen de tu blog.
    Gracias por este simple homenaje.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Excelente tu entrada. La situación del Sahara está llegando al límite. ¡Hay que hacer algo ya! Cuando leo a FRAN CAMPILLO y a ANTONIA P. alucino con todo lo que está sufriendo ese noble pueblo saharaui. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  6. Sin duda se merece un premio al campeon contra las manchas.
    Estamos en lo de siempre. Marruecos es amigo de EEUU, lo que implica que, como todos sus amiguitos, hace lo que le da la gana ante la vergonzosa pasividad del resto del mundo.

    ResponderEliminar
  7. Además de compartir todo lo expuesto, Fernando, quiero denunicar la marginaciòn interna que sufre el pueblo y la cultura bereberes de Marruecos. Me expreso con conocimiento directo de causa.

    El papel que vienen desempeñando tanto la monarquía española como los sucesivos gobiernos democráticos con Marruecos me hace sonrojar de vergüenza...
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Amigo Fernando, he vivido en Marruecos cuando reinaba Hassan II, y te puedo asegurar que era peor en un sentido y mejor en otro. Mejor porque por lo menos el padre no escondía sus intenciones y todo estaba claro. Si se habla de pleitesía servil, no te puedes imaginar lo que era aquello. Si se habla de derechos humanos y demás, aún peor que con su hijo. En Marruecos, como país, se están produciendo cambios muy importantes que no cuentan los medios de comunicación, en derecho de familia, por ejemplo, en luchas de gente que es acallada y que no se le permite aparecer en los medios, y ellos y ellas siguen ahí, luchando. Al mismo tiempo, como el actual rey es un verdadero vendido a las potencias occidentales, más de lo que pueda parecer desde aquí, surgen los movimientos islamistas y se extienden, y también sufren una feroz represión, como los luchadores de izquierdas. Pero unos y otros están solo de acuerdo en dos cosas: Ceuta y Melilla son ciudades marroquíes y el Sahara también. A derecha e izquierda, laicos e islamistas. Otra cosa son las reivindicaciones justas de los saharauis, que deberían ser atendidas de una vez por la comunidad internacional y poner a Marruecos en su sitio. Los intereses de Marruecos son los lógicos: el Sahara es rico en materias primas. Claro, España lo tuvo que abandonar y lo abandonó del todo, a su suerte. Ahora sus intereses van más en el sentido de apoyar a Marruecos, pero no es esa la opinión general del pueblo español, que más bien desearíamos un Sahara libre e independiente, al contrario justamente del pueblo marroquí. Yo pienso no en los intereses de los países, sino en la gente real que vive en el Sahara y que sufre por este conflicto.

    ResponderEliminar
  9. Yo siento una vergüenza tremenda cada vez que leo noticias o reportajes sobre el Sahara. ¡Qué mal lo hizo España! La madre patria se portó con una cobardía y una ingratitud que no tiene justificación histórica. Porque si de aquel régimen nefasto, que era el franquismo, se podía esperar cualquier cosa, la España democrática no ha enmendado el error. El servilismo de nuestros gobernantes con la monarquía marroquí es indignante. Empezando por el servilismo del que se considera primo... Bueno, si no me equivoco fue él, el primo, que entonces era príncipe, el que firmó el documento que cedía el Sahara a Marruecos. Supongo que con el consentiemiento del dictador, que estaba agonizante, y su cohorte.
    Algunos españoles sí que luchan por el Sahara. Antonia, entre los amigos. Actores que acuden a los campamentos para ayudar a los saharahuis. Familias que acogen a niños. Pero quizás deberíamos hacer más, mucho más.

    ResponderEliminar
  10. Hola Fernando, comparto cada letra que has escrito, es vergonzoso lo que está pasando, en mi opinión es un acto de cobardía y poco valor el que se demuestra. Para mi lo importante y lo que hay que tener en cuenta es el sufrimiento y la dignidad de las poblaciones saharauis, sus necesidades económicas y sociales que se echan cruelmente en falta. Si a todo esto le añades la pleitesía que se le rinde a Marruecos desde España, EEUU, UE y la pasividad ante la situación...no veo dónde están los Derechos Humanos. Gracias a que hay gente que sigue luchando por la causa pese a las dificultades con que se encuentran.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Fernando, se ha adueñado de ese territorio en un momento cr´tico para nuestro país y desde entonces los tiene abandonados a su suerte El, al igual que su padre del que ha aprendido bien la lección vive sin ningun escrúpulo como un autócrata violando como muy bien dices toda clase de libertades ...Cuando asumió su cargo se decía que era más europeo que su padre y que Marruecos iba cambiar pero, ya ves Fernando, la situación es la misma y, todos como excelentemente dices a adorarle como si estuvieramos en el medievo. Conozco niños que pasan aquí los veranos y te puedo asegurar Fernando que, algunos tienen grandes necesidades incluso guardan fruta en sus bolsas para llevarlas a la familia ignorando que se estropea con facilidad .Las carencias son enormes incluso las de salud pero, no tiene el valor de cambiar la situación...Siempre he sentido repugnancia por este individuo que vive la postmodernidad anclado en la E. Media mientras su pueblo resiste en esa tiranía absolutista...Te felicito Fernando por atreverte a ser tan claro y analizar esa situación tan bien como ecuánime. Un fuerte abrazo.Angela

    ResponderEliminar
  12. Es una pena que los países estén a expensas de ciertos gobernates. No conozco el sentir de la gente de Marruecos, pero pienso que todos y todas desean que entren los planteamientos modernos en sus sociedad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo9/3/09 13:57

    www.bubisher.com
    Visitad nuestra página para conocer nuestro trabajo en los Campamentos,con el bibliobus. Si alguno quiere pertenecer la red de amigos del bubisher, dejad un mensaje en la web y contactaremos.
    Ayudad a pueblo saharaui a mantener el Castellano como segunda lengua.

    ResponderEliminar
  14. www.bubisher.com
    Visitad nuestra página para conocer nuestro trabajo en los Campamentos,con el bibliobus. Si alguno quiere pertenecer la red de amigos del bubisher, dejad un mensaje en la web y contactaremos.
    Ayudad a pueblo saharaui a mantener el Castellano como segunda lengua.

    ResponderEliminar
  15. EL Sahara es uno de los temas que, todos los aspirantes a presidentes de gobierno lo sacan en las elecciones y luego se olvidan. Nosotros deberíamos de ser los primeros en dar los pasos como antigua colonia española, pero el poder de Marruecos "debe" ser ilimitado... Es increible que, en el año 2009, todavía haya tipos así.
    saludos y salud

    ResponderEliminar
  16. Me impresiona gratamente la contundencia y claridad con la que describe al Estado de Marruecos y sus líderes.

    Gracias por este post tan ilustrativo para nosotros los de este lado del mundo, tan ajenos a estos problemas, pero tan identificados con las consecuencias de la avaricia humana.

    ResponderEliminar
  17. Fernando no quería dejar de comentar este post, brillante como todos los tuyos.
    En efecto el cinismo de Marruecos respecto a la situación de los DDHH es de sobra conocido aunque no sea el único culpable. Recientemente una delegación parlamentaria estuvo en el Sahara ocupado. Las conclusiones no se han hecho públicas para no molestar al rey marroquí. He leído algún libro publicado en Francia en los que se habla de la personalidad de Mohamed VI. Un personaje traumatizado por un padre cruel, bon vivant, amante del hip hop a quien le aburre mucho la tarea de gobernar. Un personaje capaz de espiar a su propia madre que vive alegremente en París.
    Te doy las gracias por citarme. Conocí a Abdulla hace años, cuando estuvo un tiempo en Cataluña. Es una persona encantadora y muy amable.
    En cuanto a Lalia, la niña saharaui que soñaba con el mar es un corto que obtuvo el Goya en 1999. La niña que le puso la voz se llamaba Hadi Alamin y estaba en Cataluña enferma de leucemia. Lamentablemente murió, por eso Silvia Munt le dedica este corto.
    La película está descatalogada pero nosotros tenemos una copia que grabamos a altas horas de la noche en la 2.
    Puedo hacerte una copia y mandártela por correo si te interesa. Creo que a la versión de Youtube le falta un trozo del final.
    la he visto tantas veces que lo aprendí de memoria.
    "Hay que correr para llegar al mar, pero yo soy muy fuerte y puedo correr mucho. Volveremos a nuestro país, lo sé, lo dice mi madre y mi madre nunca dice mentiras". La cámara enfoca la inmensa y desolada Hamada mientras se transforma en océano. Sobre las olas Sílvia escribió:
    Desde 1975 el pueblo saharaui sigue esperando volver a su país.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails