1 de marzo de 2009

Una jornada histórica

Ha sido un gran día para la democracia en España.


Los errores y las arrogancias han sido sancionados en Galicia, donde ha quedado claro que, cuando se propone un cambio, hay que saberlo llevar a cabo y no defraudar las esperanzas de una sociedad, que siempre exige más cuanto mayores son las expectativas que se le ofrecen. Emilio Pérez Touriño, que es un excelente político, ha pagado caro, sin embargo, errores inexplicables, que sin duda le harán reflexionar muy seriamente en la oposición. Una lección seria y contundente ha recibido el Partido Socialista de Galicia. En ese escenario, acentuado por las particularidades de la sociedad y de la economía gallegas, ha recuperado el apoyo mayoritario un candidato que ofrece una imagen no deteriorada en medio de las turbulencias que actualmente sacuden al Partido Popular. Alberto Núñez Feijóo, con tenacidad y prudencia, ha sabido galvanizar el voto que le ha dado una holgada victoria a la par que mitigado la debilidad en que se encontraba Mariano Rajoy en el panorama de una derecha que en una parte nada desdeñable, y apoyada por sus feroces huestes mediáticas, no ha dejado de desearle los peores augurios.



Mas la satisfacción se acrecienta enormemente cuando vemos aflorar el nuevo horizonte en tierras de Euskadi, que lo necesitaba. A gritos. Por fin, después de treinta años de gobiernos del PNV, se consigue la alternancia. Por fin, el cambio, tan conveniente en la vida democrática de un país. Por fin, la voluntad de superación de esa dicotomía, de esa fractura, que ha fragmentado a la sociedad vasca desde sus orígenes como Comunidad Autónoma. Fuera el sectarismo y las veleidades soberanistas excluyentes. Fuera la representación parlamentaria de los que no condenan el terrorismo, y que ahora progresivamente derivarán hacia otros opciones independentistas no violentas, hasta colocar a aquéllos en la más absoluta marginalidad.

Muchos vascos y españoles nos sentimos, por tanto, aliviados y gratificados por lo sucedido hoy en el Pais Vasco. Gobernará
Patxi López y el Partido Socialista logrará, al fin, satisfacer la frustración histórica que tenía en esa tierra, mientras el Partido Popular, liderado por un político, Antonio Basagoiti, que suscita confianza y mucho respeto, enarbolará, conjuntamente con aquél, la bandera constitucional, en la que se enmarca el cumplimiento del Estatuto de Gernika, y dará prueba de lo que significa el compromiso con una tierra en la que tanto han sufrido sus militantes y partidarios. Les acompañará el apoyo de Unión, Progreso y Democracia, una opción todavía inédita en materia de poder de decisión, que debe acreditar realmente lo que quiere y cómo lo quiere. Ha llegado el momento de Rosa Diez. On verra, aunque nadie duda de su sintonía en lo esencial con quienes habrá de entenderse, si es que finalmente se confirma la importancia crucial de su escaño por Alava.

Enhorabuena a todos. Un día histórico para el bienestar de Euskadi y para el futuro del Estado.

21 comentarios:

  1. Pues no sé si yo estoy muy de acuerdo contigo, querido Fernando. No me gusta que todo el país quede supeditado a los dos grandes partidos. El PNV, con todos sus errores patrióticos y su mal liderazgo en la figura de Ibarretxe, sin embargo es un partido sólido con grandes líderes (Imaz, bueno, ya no está, y el alcalde de Bilbao por ejemplo), por lo que se ve de gente honrada (que yo recuerde no se ha sabido de ningun escándalo financiero entre sus filas) y la verdad es que ha hecho mucho por el pueblo de Euskadi a nivel de ayudas estatales. Veremos qué pasa de ahora en adelante. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  2. MERCHE. Me sorprendes. Después de 30 años de estar en el Gobierno, ¿cómo se puede cuestionar la necesidad de la alternancia?, ¿después de lo que el PNV ha hecho con el Pacto de Lizarra, con el referendum soberanista de Ibarrexte, con la marginación de Cuerda e Imaz y el propio Ezkuna, con el coqueteo con el PCTV, no crees que ha llegado el momento de que el amplísimo sector de la comunidad vasca que ha sufrido el terrorismo tome las riendas del poder?. Y en cuanto a lo de los escándalos, espera y verás. es cierto que no he tenido ningún Marbella y ningún Andraitx, pero todos en Euskadi sabe las redes de clientelismo, favoritismo y compra de voluntades que ha tejido el PNV durante tres décadas y que han addo lugar a situaciones de privilegio entre Municipios realmente alarmantes. Los demócratas debemos alegrarnos de que el cambio político forme parte de la vida de las sociedades maduras y evolucionadas. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. Conozco muy someramente el mundo vasco y la política, sólo por los medios. Pero en democracia la alternancia es fundamental, significa que existe un principio de libertad.

    Que sea este principio de cambio el comienzo de la resolución del llamadao "problema vasco".

    Yo también creo que ayer fue una jornada histórica.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena a ti, querido amigo, por el luminoso post que hoy nos brindas a todos, y que, por supuesto, comparto íntegrmente.

    Un abrazo...!

    ResponderEliminar
  5. Me alegro particularmente del progresivo crecimiento de alternativas, como la de UPD (no significa que comulgue con sus posiciones), ante el derroche de bipartidismo que amenaza con polarizar aun más la política española y convertir el panorama político en un partido Madrid-Barça. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo, dejando mi posición política de lado, que no es el asunto, estoy contigo Fernando en que para bien o para mal es necesaria una alternancia. Y no me gustaria estar en el pellejo de los que heredan hoy unas comunidades tan deteriodadas. Aquí se verá la verdadera valía, que cuando todo está bien no hay que hacer gran cosa...
    Jornada histórica, si señor ;)
    un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Magnífico post Fernando.
    Asolutamente de acuerdo contigo en "TODO",incluso hasta en los puntos y comas.

    No sobra nada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Yo también me alegro en la distancia de esta alternancia democrática.

    ResponderEliminar
  9. Si quieres la absoluta verdad, me da tanta rabia que gane el pp, que no sé... Es que yo soy muy visceral. Realmente lo de Galicia no es una alternancia, sino una recuperación de feudo. Lo del País Vasco, eso es otra cosa. No sé cómo irá, pero me parece que es cierto que los cambios vienen bien, sobre todo en este caso. Y siempre, siempre, que la democracia avance en paz, eso es lo importante.

    ResponderEliminar
  10. Que el PNV tiene buenos elementos, no lo dudo, pero el que parecía más sensato era Imaz y lo echaron. Cabe la esperanza que sin Ibarretxe al mando, Euzkadi pueda recuperar la sintonía ciudadana, que deje de ser feudo de los violentos mientras los que no apoyan las bombas y los tiros tienen que estarse calladitos o emigrar. A ver si los que formen gobierno son capaces de crear un clima sin miedos y sin amenazas, una comunidad de la que nadie tenga que huir o fingir que no tiene opinión.
    Los radicales están fuera de su parlamento. Otra ventaja más.
    En cuanto a Galicia, espero que tipos como Baltar y esas secuelas de los tiempos del fraguismo y del franquismo queden fuera de las instituciones. Porque si no, volvemos a los sesenta. Confió en que este PP sea de otra pasta y que no volvamos a vivir una Galicia con chapapote.

    ResponderEliminar
  11. Fernando, igual tienes razón en eso de la alternancia pero, sinceramente, no creo en la "democracia" sui-generis que tenemos en España. No creo en ella. Y sigue sin gustarme que los dos partidos mayoritarios se hagan con el poder absoluto en todo el país. Sinceramente, me parece nefasto. Pero, como digo, veremos a ver qué pasa... Les otorgaré el beneficio de la duda. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  12. Fernando, tenía un poco de "cuete" mental y tú me lo has aclarado todo con tu post de hoy. Gracias, amigo, ahora lo tengo claro y coincido contigo.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  13. hola escritor,poeta y amigo!has explicado el acto democrático a lo maestro...muy bien...
    festejo junto a ti la democracia...
    ojalá sea bueno el cambio...los vascos se lo merecen...-
    besos.
    silvia cloud

    ResponderEliminar
  14. Yo también creo que un cambio puede ser para bien.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. tu post destila confianza en los nombres que cita. Me gusta tu optimismo. Ojalá todos esos señores contribuyan a que te demos la razón dentro de unos años.

    ResponderEliminar
  16. El pueblo ha hablado, y ha decidido. Esto es la democracia. Hay que aceptar los resultados, sean del signo que sean. Yo no sé qué es lo que más le conviene a Galicia y al País Vasco, pero si las urnas han dicho que es hora de cambiar, se cambia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Pues qué quieres que te diga, Fernando. Lo de Galicia me entristece, es una pena que la izquierda no haya sabido estar a la altura de la oportunidad que los gallegos le dieron en las elecciones anteriores...y ¡vuelta a lo mismo!
    Y en Euskadi un pacto PSOE-PP vendría a demostrar que lo importante es repartirse el pastel entre los dos partidos mayoritarios, consagrar el bipartidismo a costa de lo que sea ... en resumidas cuentas, lo que ya vamos viendo, que da lo mismo uno que otro.

    ResponderEliminar
  18. Es bueno como decís la alternancia, es bueno que exista la posibilidad de que haya cambios políticos, lo que no me aporta mucha tranquilidad son las mayorías absolutas, eso sí, hablamos de cuatro años, en el que tendrán que demostrar muchas cosas porque hay mucho trabajo por hacer.
    Yo prefiero esperar, observar lo que ocurre y después seguiremos hablando pero de una forma más concreta, con datos y hechos.
    Un abrazo Fernando, didi.

    ResponderEliminar
  19. Fernando, una entrada estupenda y ecuánime. Galicia ha sabido pagar con creces la prepotencia del gasto suntuoso y el poder mal encauzado cuando no mal entendido .... ¡Felicidades a esa tierra! Y lo del país vasco lo veo mucho más difícil... aunque estoy casi segura de seguirá el mismo con pactos puntuales ¿ No crees?... A mi me gustaría el consenso entre los costitucionalistas .... pero... ante el panorama habrá que esperar. Fernando, me gustaba que mi país se sintiera orgulloso de ser uno y fuerte donde todos trabajásemos por el bien común pero, la circunstancia es la que hay y es muy difícil cambiarla.Un abrazo sincero.Angela

    ResponderEliminar
  20. No te imaginas lo quemada que estaba la gente en Galicia con el bipartito.
    No solo es que no se hayan cumplido las espectativas, si no que se les ha pillado en varias ocasiones "con el carrito de los helalos".
    Si te digo la verdad, incluso me extraña que Feijoo no haya ganado por mas.

    ResponderEliminar
  21. Yo estoy básicamente de acuerdo con la idea de la alternancia. Creo que un cambio es bueno para respirar otros aires, aunque no estoy muy de acuerdo con las actuaciones políticas ni de PP ni de PSOE, aunque bueno, es difícil que llueva a gusto de todos.

    Con lo que ya no estoy tan de acuerdo es con la forma en que se están haciendo las cosas. Para los que nos movemos por Euskadi da la sensación que se están abalanzando al sillón de lehendakari con el simple propósito de desbancar al PNV, dejando un poco de lado el objetivo final de cualquier proceso electoral (se supone), que es representar la voluntad popular y poner en marcha un programa para y con la sociedad. No sé, parece que lo único que importa es quemar cartuchos para que el PNV pase al otro lado por encima de todo, sin dar pie a nada más. Y eso la verdad, no me gusta mucho.

    Por cierto, conocí personalmente a Josu Jon Imaz y sí, es un político de los que ya quedan pocos. Impecable.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails