4 de marzo de 2009

¿Hasta dónde está dispuesto a llegar Barack Obama en política exterior?


Desde luego, son sorprendentes las iniciativas impulsadas por el nuevo presidente norteamericano en los primeros meses de su mandato. Da la impresión de que ese dinamismo que está imprimiendo a su acción de gobierno estuviese marcado por el afán de diferenciarse cuanto antes de la gestión de su predecesor y ofrecer sin demora un balance que revele el mayor nivel de coherencia posible entre lo que prometió y lo que está llevando a cabo.

Dejemos de momento las medidas de política económica y las adoptadas de cara a su propio país, y centremos la mirada en aquellas materias que van a poner a prueba un modo diferente de abordar la política exterior de Estados Unidos y su capacidad para afrontar problemas irresueltos y agravados durante muchos años. Tras tomar la decisión de poner fin a la atroz prisión de Guantánamo, llaman la atención, de momento, dos actuaciones que resultan claves para valorar hasta dónde está dispuesto a llegar el Presidente en la escena internacional, ya que en ambas su protagonismo es decisivo.



De un lado, vientos de cambio se detectan en relación a la política mantenida con Cuba, con síntomas reveladores de que posiblemente ya nada será igual que antes. Se comienza a hablar de acabar con el bloqueo histórico a la isla, de fomentar acuerdos para la creación de empresas mixtas, de levantar las limitaciones a los flujos de divisas, de facilitar la movilidad de las personas. Son conocidos los contactos regulares con el Gobierno de la Habana, que parece haber captado el mensaje a través de una decisión política sorprendente: el cese fulminante de Carlos Lage y de Felipe Pérez Roque tiene un significado político extraordinario. Emblemas indiscutibles del castrismo clásico y ligados al viejo comandante en jefe por estrechos lazos de lealtad (¿porqué Fidel les ha llamado ahora "indignos" cuando lo han dado todo por él?) , han dejado de formar parte ya de esa nueva clase política que emergerá en breve con el fin de poner en práctica una estrategia de desarrollo similar a la de China o Vietnam, haciendo quizá algunas concesiones a los cubanos del exilio y poniendo fin así a un periodo de tensiones excesivamente dilatado en el tiempo. Los días de desavencias entre Washington y La Habana están contados, en mi modesta opinión. Está por ver, sin embargo, la capacidad de Raúl Castro para mantener el control de una situación en la que las confrontaciones no son descartables.


Y, de otro, mayor expectación suscita lo que pueda ocurrir en Oriente Medio y particularmente en el castigado escenario palestino. La visita de John Kerry a la franja de Gaza (nunca habia sucedido algo así) y de Hillary Clinton a Ramallah, donde ha dejado bien claro su posición a favor de un Estado palestino, son coincidentes con las advertencias que la Secretaria de Estado norteamericana ha planteado sobre la política ilegal de expansión de las colonias judías en los terrenos robados a los palestinos en Cisjordania. Cuando se contempla el modo de ocupación de este territorio palestino (ver Mapa), uno queda sobrecogido. Y no sólo porque sea la manifestación de una estrategia de permanente ilegalidad, sino porque ha consagrado la lógica del "apartheid", la fragmentación brutal del territorio, la segregación más ignominiosa que el mundo contemporáneo haya conocido nunca.... y además con pretensiones declaradas de irreversibilidad por parte de quienes lo han planificado de esa manera propia de los regímenes decididamente excluyentes y xenófobos.
Reiterándolo, y como prueba de una arrogancia internacionalmente inadmisible, el gobierno en funciones del corrupto Olmert acaba de aprobar la construcción de 72.000 nuevas viviendas, lo que supone una afrenta a cualquier intento de negociación, la demostración de que a ellos nadie les impide nada, que todo les está permitido. Asi están las cosas cuando en breve se constituya el gobierno ultraconservador, con connotaciones racistas (la opción de Lieberman va a ser letal para el futuro de Israel), que presidirá Benjamin Netanyahu, del que sólo se conocen sus obsesiones. En breve, pues, Obama tendrá que demostrar hasta dónde está dispuesto a transigir con las pretensiones de ese Estado que se ha creido impune ante el Derecho Internacional y que sólo aceptará la Ley si el gobierno norteamericano le obliga a ello, pues la Unión Europea hace tiempo que no pinta nada en la escena internacional. Ni para bien ni para mal. Buen papelón el de Javier Solana, cada vez más difuminado en la niebla.
Por cierto, y anecdóticamente, hace unos dias ese tal Anthony Blair, del que he hablado chuscamente en alguna ocasión, pues no otra consideración me merece, apareció por Gaza a hacerse la foto. El “mediador” nombrado en 2007 por el cuarteto para lograr la paz en la zona, ha brillado por su ausencia hasta ahora, cuando la presencia de Kerry en Gaza le ha puesto de manifiesto la ineptitud y la vergüenza con las que ha llevado a cabo esta responsabilidad por la que, sin embargo, el sujeto en cuestión ha seguido cobrando una pasta, sin que se sepa que haya hecho nada digno del más mínimo reconocimiento.

12 comentarios:

  1. Perfecto, querido amigo.

    Estoy deseando discrepar contigo alguna vez...¡pero es que no me dejas! Comparto tu analisis; quizas Obama quiera poner tierra de por medio en relación a la nefasta y triste gestion anterior de Bush, como bien dices; pero yo lo veo como un hombre que es conscinte el grave panorama que ha heredado y que quiere solucionarlo.

    Te repito, amigo, que tengo confianza en este hombre (Obama). Ahora bien: el tiempo dirá hasta donde llegará.

    Me ha encantad, si señor, tu mordaz e ironica referencia a Solana y a su "papelon", ¡fantastica observación! He disfrutado con tu observación.

    En cuanto al tema Palestino...ahí mi incertidumbre va "in crescendo". Israel es mucho israel, por mucho que USA sea la "gendarme" del mundo. Ya veremos.

    Como siempre, te dejo mi afectuoso abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  2. Un post excelente,vamos a ver si Obama llegar a arreglar todo el desaguisado que se ha encontrado como herencia nefasta.El pobre va a sudar pero creo que lo conseguirá.Esperemos !!!Un beso.

    ResponderEliminar
  3. un análisis muy detallado y preciso el que nos dejas hoy Fernando. También creo que de lo que trata Obama es de diferenciarse de Bush y "arreglar" todo lo que éste dejó mal hecho o por hacer. De momento vemos que está dispuesto a llegar a donde haga falta, yo también publiqué un artículo sobre las decisiones de guantánamo, te dejo el enlace por si te apetece leerlo (http://rachelgj.blogspot.com/2009/01/hoy-hablo-de-los-cambios-y-nuevos-aires.html).
    Aún así creo que necesitamos tiempo para ver todo lo que está dispuesto a hacer.

    Un abrazo,
    Rachel

    ResponderEliminar
  4. Quería decirte, Fernando que NO SIGO, ningún blog político, porque pienso que en este punto cada uno tiene sus "cadaunadas", pero el tuyo me tiene enganchada, no sólo por afinidad, como dice Cornelivs, no discrepo porque no puedo, sino también por tu calridad de exposición y de ideas. Y ahora...
    Hoy me compré 2 libros, el tercero se quedó en la librería, mirandome, pidiendome que lo tomara...
    "El método Obama", pero es que si ya compro libros políticos, es signo inequívoco de que NO SOY YO.
    has oído algo sobre él...
    Me hizo gracia encontrar hoy tu post.
    Un besote y gracias por llegarme tan dentro ;)

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que Obama se vá diferenciando de Bush bastante y esta pregunta que tu haces es lo que me vengo preguntando y lo que más me hace poner mucha atención a Obama,hasta cuando,hasta donde? y me gustaría que me siga soprendiendo gratamente.Tu post es excelente,me has informado mucho,como te admiro Fernando!

    ResponderEliminar
  6. Además de lo que dices, Fernando, a mí me gustaría que también Obama se fijara algo en África, donde EEUU no tiene tanto como Europa, pero su influencia debería notarse para mejorar. Estoy pensando concretamente en RD del Congo.
    Gracias, por lo demás, por tus reflexiones.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  7. Hola Fernando , no sé si aceptas premios , si es así podes pasarte por mi blog a retirar el tuyo un abrazo

    ResponderEliminar
  8. hola escritor,poeta y amigo!tu post es brillamte y claro ,una vez más ...
    Obama trata de resolver los desastres que le han dejado...parece que va por buen camino...veremos..
    pienso que la UE va atener que tomar alguna posición y hacer valer su opinión en materia internacionla ,derechos humanos....
    besos.
    silvia cloud

    ResponderEliminar
  9. Si Obama consigue controlar con diálogo la tensión que se mantiene en oriente medio, tendrá mi admiración y mi confianza. Lo veo difícil, pero no imposible.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Como siempre, excelente tu entrada. Referente a Israel, Obama ha dado un paso MUY importante para frenarle los pies a ese gobierno corrupto y ultraderechista; pero es que está surgiendo un lobby de judios anti-sionistas muy fuerte en los USA (que en realidad son los únicos que pueden frenar los planes expansionistas israelies) al igual que dentro de Israel hay muchos (jóvenes sobre todo) en contra de su gobierno. Todo esto ayuda porque es la primera vez que los judios americanos se atreven a criticar a Israel. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  11. Es genial tu exposición. Obama tenía una presión gigantesca y, por ahora, está saliendo a flote con las esperanzas intactas.
    Recordar también su política interna y económica, increible y totalmete nueva , inpensable hace 15 o 20 años...
    saludos y salud

    ResponderEliminar
  12. De por si, estos cambios pequeños hasta ahora, me parecen fundamentales para un cambio mayor, cumpliendose aquello del "tránsito de los cambios cuantitativos a cualitativos".

    Esperemos que la cosa siga el rumbo correcto.

    saludos y felicitaciones por tan clara exposición.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails