4 de mayo de 2013

Cuando desaparece la corteza...



¿Qué quedará del árbol desangrado hasta la extenuación? ¿En qué se convertirá ese tronco enhiesto y curtido por la historia cuando ya no quede en él un gramo de resina vivificadora? He visitado con mis compañeros y alumnos la tierra pinariega de Segovia, donde la resinación del Pino negral se confunde con el tiempo y el espacio hasta identificarse con ellos. 

Contemplando el espectáculo, y sin entrar en lo que significa la recuperación de esta actividad económica en el contexto de la crisis y del encarecimiento de los hidrocarburos, no he podido por menos de tener la sensación de que la conífera enraizada en el paisaje de la Castilla meridional se me antoja una metáfora plausible de lo que actualmente sucede en España. Cortes y más cortes, siempre en la misma dirección, hendiduras que laminan la corteza, riqueza de interior que emana hacia afuera para ser arrebatada, indefensión ante la intemperie, desvitalización de la estructura viva... en fin, un remedo ejemplificador de lo que está pasando, de lo que estamos viendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts with Thumbnails