16 de diciembre de 2008

La Fundación promovida por Don Jesús Caldera nace “revolucionaria”



Desde que se lanzó la idea, he procurado seguir la marcha de esa iniciativa, entre otras razones porque siempre he prestado atención a la trayectoria política de Don Jesús Caldera Sánchez-Capitán. Si es evidente que su papel fue muy destacado en la consolidación del Sr. Rodríguez-Zapatero como Secretario General del Partido Socialista Obrero Español, y con el que llegó a formar un tándem que muchos creíamos iba a durar largo tiempo, su labor como Ministro de Trabajo merece, a mi juicio, una de las valoraciones más positivas en los años que lleva el PSOE en el Gobierno. Supo afrontar con acierto la presión inmigratoria, sacó adelante las Leyes de Dependencia y de Igualdad, y los acuerdos sociales con los Sindicatos marcaron una época bien valorada por todos. Sin embargo, y pese a este balance, no fué renovado como Ministro y su estrella pareció desvanecerse porque tampoco en el Partido brillaría ya como antaño. Demasiado silencio de pronto para un hombre tan locuaz.

Cosas de la política o política adaptada a los tiempos en los que la valía y la competencia ya no cotizan como garantía de reconocimiento asegurado. En una entrada anterior aludí a este hecho al tiempo que apuntaba a la incógnita de un futuro personal ligado a la puesta en marcha de una Fundación más entre las muchas Fundaciones que hoy pululan o tratan de ser tenidas en cuenta en el atrabiliario panorama político español. Durante todo este tiempo, el Sr. Caldera ha estado silencioso y circunspecto como el “pensador” de Rodin, a cuya figura le asocié también entonces.

Pero, de pronto, todo el pensamiento acumulado aflora como un torrente de gran fuerza y con pretendida resonancia. Lo hace a través de la llamada “Fundación Ideas para el Progreso”, concebida con gran ambición y con el propósito de ser tenida en cuenta en el universo de las ideas a escala planetaria. Y para ello nada más adecuado que llamar la atención, sin duda convencido, con propuestas rompedoras y que no pueden pasar desapercibidas. Su recetario no tiene desperdicio. Con la mirada puesta en el desbarajuste que aqueja a las finanzas internacionales – “crisis sistémica” la llama – aboga por la necesidad de regular con firmeza los movimientos financieros, poner fin a los paraísos fiscales, y, lo que es verdaderamente llamativo "desarrollar un nuevo derecho de ciudadanía financiera, basado en la máxima transparencia de las entidades financieras y en una carta de derechos de información y formación financiera para los ciudadanos". Con la que está cayendo no se puede ser más contundente y “revolucionario”. ¿Propuestas factibles o simple brindis al sol?.

Ojalá esa beligerancia contra la barbarie del capital especulativo se concrete y llegue a plasmarse en actuaciones que vayan en esa línea. Pero nada impide adoptar una actitud escéptica y dubitativa ante la audiencia que estas observaciones pudieran tener, ya que, a la vista de los hechos, uno no puede por menos de preguntarse: ¿para qué sirven las Fundaciones como fermento de ideas si éstas acaban volatilizándose en el aire?, ¿dónde están realmente las fuentes del pensamiento que alimentan a la política que realmente se hace: en estos órganos de reflexión de cara a la galería o en los grupos de presión que todo lo controlan y que abogan por “el que todo cambie para que todo siga igual”, al más puro estilo Lampedusa?, ¿realmente los partidos políticos son receptivos a lo que les sugieren estos líderes sin poder y que se afanan por ser escuchados, cuando en realidad sus voces claman en el desierto, aunque los fondos que reciban permitan sufragar ambiciosos programas de debate y reflexión para autoconvencerse de que aún siguen siendo alguien?

Imagen: A la búsqueda del logotipo que identifique el Proyecto

11 comentarios:

  1. Belo trabajo, Fernando! Yo adoré!

    Quería desearte una feliz navidad y que siendo amigos en el 2009!

    Abrazos y no bajes los brazos nunca.

    ResponderEliminar
  2. La pasividad a las nuevas ideas existente en los partidos políticos nos ha llevado (entre otras cosas, claro) a una crisis como esta.
    En mi típico escepticismo, dudo mucho que Caldera consiga algo. Eso sí, me encanta oír eso de que deben desaparecer los paraísos fiscales. Tal vez por decir cosas así está ahora fuera del gobierno. ¿Demasiada sinceridad?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. No entro para comentar, que no tengo mucha idea sobre esto. Lo hago para felicitarte por la foto de mi tierra de campos palentina. Se siento reflejado en ella.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  4. Yo no tengo tampoco mucho que comentar. Pienso que si alguien vale de verdad, o dice la verdad, que es aún peor, o actúa con verdad, peor aún, se lo quitan de enmedio, porque no va la cosa por ahí.Una voz más diciendo lo mismo, pero no sé hasta qué punto tendrá incidencia en la política, y es más, siendo mal pensada, no sé si será un pepito grillo oportuno, que no se les irá de las manos. ¿Un Gore más?

    ResponderEliminar
  5. Desde luego, lo que mas me ha llamado la atención, es lo de la lucha por hacer desaparecer los paraisos fiscales. A saber lo que debe haber en esos paraisos, la ambición y el enriquecimiento desmedido de unos pocos, frente a la pobreza y la miseria de millones de personas. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Marcelo L. Cambronero16/12/08 21:55

    Dios mío!! ¡Un sujeto que cree que alguien como Jesús Caldera, que es uno más de ese montón que repite las mismas tontunas insistentes que conforman la mentalidad dominante va a transformar el mundo!
    ¡Hay que viajar máááááás!

    ResponderEliminar
  7. Las personas con ideales mueren en el intento. La sociedad los aplasta como incómodos bichos independientes. Hacen pensar y eso escuece y molesta.
    Deben resurgir los humanistas nos hacen mucha falta. La balanza no está equilibrada.

    Quiero ser una inculta financiera, todo es fictício e intangible como una quimera, intereses, dividendos... son pompas de jabón que se desvanecen... no son fruto de un esfuerzo...

    Me llegó al alma tu comentario sobre la estación de Burgos.. un beso.

    ResponderEliminar
  8. ¿Dónde están realmente las fuentes del pensamiento que alimentan la política que realmente se hace: en estos órganos de reflexión de cara a la galeria o en LOS GRUPOS DE PRESIÓN que todo lo controlan y que abogan por "el que todo cambie para que todo siga igual" al mas puro estilo "Lampedusa"? En esta pregunta está la contestación querido Fernando. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  9. No es mi fuerte la política y mis implicaciones son escasas, pero no podía dejar de decir, que cualquier INTENTO POR MEJORAR, que no quede en mera idea, merece un aplauso, sea del color que sea, y de la índole que sea...
    Un abrazo
    Montse

    ResponderEliminar
  10. Me he quedado con la boca abierta con respecto a las propuestas: "aboga por la necesidad de regular con firmeza los movimientos financieros, poner fin a los paraísos fiscales, y, lo que es verdaderamente llamativo "desarrollar un nuevo derecho de ciudadanía financiera". En las pequeñas tertulias que, ahora con la crisis, formamos digo que hay que tener cierto derecho sobre es sistema fiannciero, al igual que los tres poderes del estado se basan, al final, en el poder del pueblo, no entiendo que el sistema, el poder que mueve todo, es totalmente independiente, no da cuentas a nadie y tiene campo abierto para hacer y deshacer lo que le plazca. Los estamentos internacionales no han podido o querido hacer su trabajo (aunque mi opinión sobre ellos es mala), es tiempo de poner cotos, de humanizar el sistema. En un tiempo nublado, estas ideas pueden ser soluciones.
    Saludos y salud

    ResponderEliminar
  11. Hola Fernando.
    Le deseo el mejor de los futuros a la Fundación socialista, aunque sospecho que nace más como la "obligada" necesidad de oponer algo a la insufrible FAES que con la voluntad real de ser el "laboratorio de ideas" (como les gusta acuñar términos a estos políticos)del socialismo español, al menos de ideas que llevar a la práctica.
    No estaría de más que R.Zapatero buscara algo de inspiración en las ideas ante el errático rumbo que ha tomado en esta segunda legislatura y que augura un futuro no especialmente optimista para la izquierda española, entre un PSOE desnortado en su acción de gobierno y una IU intentando descubrir que es y sobre todo, que será.
    Esperemos que más allá del marketing que suele envolver este tipo de iniciativas y que no suelen buscar nada más que algún titular de prensa (FAES es una auténtica máquina de fabricar noticias polémicas, incluso hacia dentro, Ideas para el progreso ayude, aunque solo sea un poco, a progresar y clarificar el panorama en un momento tan confuso.
    Un fuerte abrazo, Fernando y mis mejores deseos.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails