31 de julio de 2008

El café y sus mil sensaciones


Desearía hablar de muchas cosas, que se agolpan día a día entre los sucesos que me suelen atraer como temas a considerar (el lamentable fracaso de la Ronda de Doha, la valiente postura de las Universidades madrileñas sobre la situación del Sahara, el dificil laberinto en el que se ha convertido la financiación de las Comunidades Autónomas en España, los avances en la jurisprudencia contra la difamación y el insulto, tras la nueva sentencia condenatoria a un tal Jiménez, ese de la Cope..... etc.etc.). Ya habrá tiempo de ello. Hoy finaliza Julio, apenas dispongo de un rato para entrar en el ciberespacio, y lo que más me apetece es brindarles la posibilidad de tomar un buen café.

¡Cuántas reflexiones, ideas y comentarios surgen en torno a una taza de café caliente allí donde sea, a la búsqueda de la oportunidad deseada!, ¡de qué manera se fraguan la amistad y el buen entendimiento ante el solaz que procura el aroma gratificante de una infusión poderosa, que nos lleva a imaginar deseos y proyectos, unas veces imposibles, otras quizá realizables!. La literatura y el cine están llenos de referencias a las muchas sensaciones a las que la liturgia del café conduce o puede conducir. De ahí que, aunque de manera virtual, y ahora sí como disposición al relax veraniego, les sugiero la oportunidad de saborear un buen café capuccino, otro de los símbolos de Italia, como los que sirven, para mayor precisión, en la Piazza della Signoria de Firenze. Cuidado en la elaboración, arte en la forma de presentarlo, esmero en la imagen. Y además sobre un plato donde aflora la cabeza impresionante del David de Miguel Angel, que se expone, inmenso como es, en la Galeria de la Academia florentina.

¿Qué más se puede pedir para disfrutar de un momento de placer y tranquilidad en estos tiempos de turbulencias y desasosiegos?. No olvidemos los problemas, mas sepamos entenderlos en compañia de un sabor que, en los momentos deseados, siempre reconforta.

13 comentarios:

  1. Gracias por compartir ese café humeante (bonita foto) en esa Piazza preciosa de Firenze con nosotros. Eres un sol. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  2. Pero, ¿se puede saber de dónde coño sacas esas imágenes, que pones en el blog?. Menuda vista que tienes, y además el don de la oportunidad y la perspicacia para no dejar que pase de largo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Magnífico café, lleno de afecto.
    Abrazos,
    Diego

    ResponderEliminar
  4. En ese entorno ha de ser exquisito paladear un buen cafe.
    No soy matera, asi que traes a mi nostalgia de tartulia entre amigos y porque no un cigarrillo en la mano, tiempos idos....pero cariñosamente recordados, aun con el aroma a un buen café.
    Buenas vacaciones.
    Cariños

    ResponderEliminar
  5. ¿Pero no estas de vacaciones?
    con estas fotos y comenterios, me das una envidia..... pero sigue asi, a mi me gusta soñar.

    ResponderEliminar
  6. No hay nada mejor que disfrutar de un buen café (es que a mí personalmente me encanta) y hacerlo en buena compañía además de una tertulia amena. Claro está que si además el entorno es como nos sugieres, el placer es increible.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. El escenario que describes es fantástico, pero el café que presentas es aún mejor. No he ecnotrado lugar en españa que lo hagan como lo hacen los italianos. Lo mismo pasa con las pizzas. Supongo que cada uno hace bien lo suyo.

    ResponderEliminar
  8. Hasta puedo imaginar el aroma...

    ResponderEliminar
  9. Está claro que a veces, un café es mucho más que un café. La confluencia de la Signoria, el arte en la elaboración de los capuccinos, el entorno, la tranquilidad, la belleza de la ciudad,... . En fin, todos los elementos para que sufras el síndrome de Stendhal.
    Un saludo y disfruta.

    ResponderEliminar
  10. Solo de imaginarme la conversación que te largarías antes y después de ese maravilloso capuccino se me ponen las carnes de gallina. En el buen sentido, naturalmente

    ResponderEliminar
  11. Riquísimo tu café y más si lo tomas en el entorno adecuado. ¡Qué disfrutes de tu estancia en tan interesante país!

    ResponderEliminar
  12. Un "cafetero" de alma como yo, sólo puede agradecerte este homenaje al café y a los cafés.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails