24 de octubre de 2008

Chile: al fin, la deuda saldada


Cae la tarde y el tiempo pasa,
nadie sabe si tendré otra oportunidad.
El tiempo apremia y no se detiene,
los recuerdos bullen, provocan emociones
y exigen la respuesta, tantas veces preterida.
Ha llegado el momento y será para siempre.
Más de treinta años han pasado ya
y no parece que fue ayer, sino muy lejos.
Tantas cosas, tantos sucesos,
tantas lágrimas, tantos anhelos,
tantas esperanzas reverdecidas.
Chile en el corazón, Chile malherido,
Chile luchador, Chile victorioso.
La sombra del pasado emerge en el recuerdo,
los años vividos no lo han sido en balde,
silencio en el ambiente, los pasos sosegados,
las calles del camposanto invitan a la paz.
La paz de la memoria recuperada,
de la memoria alerta y confortada.
De la memoria que nunca abandona lo que fue.
Basta simplemente eso para sentir
que un clavel rojo, una simple flor como mensaje,
entregada al Preside
nte Allende
es suficiente para que la deuda quede, al fin, saldada.

Estas palabras fueron escritas en el Cementerio General de Santiago de Chile a las 17 horas del día 3 de Octubre de 2008

17 comentarios:

  1. Profesor, todo en la vida es como el "eterno retorno" del que habló Nietzsche.

    ResponderEliminar
  2. "Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas."
    (Neruda)
    Andamos escasos de cerebros como para tenerlos fuera de aquí.
    Bienvenido a casa profesor.

    ResponderEliminar
  3. alberto m r24/10/08 10:17

    Es evidente que la historia de Chile ha marcado mucho a la gente de tu generación, aunque no todos han hecho lo que tú, aprovechar un viaje a ese país para depositar una flor en la tumba de Allende. Debio ser una experiencia impresionante, que comprendo y que tal vez yo haga alguna vez

    ResponderEliminar
  4. hola!te felicito por recordar llevar el clavel asu tumba..
    la historia marca..
    buen regreso..
    cariños.
    silvia cloud.

    ResponderEliminar
  5. Que palabras tan bonitas Fernando, me ha gustado leerlas.

    ResponderEliminar
  6. Hace 5 años, dejé todo, y sin más dejé España y me fui solo, a vivir a Chile unos meses. Me esperaba Santiago, sus cerros, unas empanadas, el rio Mapocho bajando de la cordillera, Valparaiso, Neruda, Violeta Parra, y el pisco Souer. No solo me esperaba eso, me esperaba a mi mismo, para encontrarme.
    Saludos y me alegro que te gustara el pais.

    ResponderEliminar
  7. Qué relato tan estupendo. Tus palabras siempre tan acertadas.
    Buen fin de semana. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Fernando, no sé qué me pasa desde hace un tiempo, algo tuvo que ver la muerte de mis padres hace ya más de tres años, que me siento como muy frágil y se me llenan los ojos de lágrimas con faciliadad, sea en la calle, en casa o en la cama.
    Estas palabras tuyas no han conseguido que llore, pero el corazón sí ha notado "algo". Sabes que soy cura, pero antes cristiano y humano. Voy a celebrar la Eucaristía, y con esa plegaria tuya voy orar esta tarde.

    ResponderEliminar
  9. Parece que la historia de Chile ha marcado a la gente de tu generación.
    Y tengo que decir que las palabras que he leido en tu post de hoy son muy bonitas y emotivas.

    Un saludo y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  10. En España sentimos el dolor de los chilenos casi como si fuera propio. Fue trágica la historia de su dictadura, fueron muy grandes sus pérdidas humanas, pero parece que consiguieron levantarse de su tragedia y afrontan el futuro con una entereza que se aprecia en el gesto de esa mujer que dirige el país. El recuerdo de Allende no se ha perdido. Ni está emponzoñado.

    ResponderEliminar
  11. Me alegro que llevases esa flor a la tumba de Allende, y ojalá que Chile ni ningún otro pais tenga que sufrir una dictadura asesina. Se ve que amas esa tierra.

    ResponderEliminar
  12. A través de tu post y tu gesto me uno al homenaje a Salvador Allende. Confiemos en que la memoria no desaparezca, para que nunca más se vuelva a producir ningún asalto a ningún Palacio de la Moneda.

    ResponderEliminar
  13. Encantado de ver tu blog. Rescato esa parte donde dices:
    "El tiempo apremia y no se detiene,
    los recuerdos bullen, provocan emociones
    y exigen la respuesta "

    Buen blog, te invito cordialmente a que me visites, hasta pronto. :)

    ResponderEliminar
  14. Allende sin duda un gran chileno, me encanto tu post. Campos abiertos me recuerdan a la generacion del 98 que albergaba al gran Antonio Machado que decía: "caminante no hay camino, se hace camino al andar y cuando veas para atras veras la senda que nunca has de volver a pisar".

    Hasta pronto

    ResponderEliminar
  15. Hay gente que me mira raro al decirles que me chiflo por ir a Chile, a Santiago, y no a Londres. Cuando les explico que allí, en sudamérica, tengo más lazos, más lugares comunes (como una mágnifica película que recomiendo), en definitiva, que allí hay más de mí que en Europa, la gente me mira como se puede mirar a un perro verde.
    Chile lo tengo pendiente y más después de leer varios post de más abajo, como el de Tazmania...
    Saludos y salud

    ResponderEliminar
  16. Carmen Herrera de la Cal26/2/13 08:30

    Maravilloso, Fernando. Es un enorme placer seguir tu senda.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails