22 de octubre de 2008

Cien años del "Jorge Manrique" de Palencia: el valor y los méritos de la enseñanza secundaria pública



Maria Antonia y yo asistimos ayer al acto inaugural de las actividades que conmemoran el comienzo de las obras del impresionante edificio que alberga al Instituto Jorge Manrique de Palencia. Fue un acto muy bien concebido y desarrollado, en un ambiente gratísimo y cordial, como corresponde a la diligencia y eficacia con que hace las cosas su actual Director, mi buen amigo Jesús Coria Colino, Catedrático de Geografía e Historia. Sinceramente lo bordaron, él y quienes le ayudaron a ello, incluyendo la lección inaugural que el Dr. Coria impartió sobre la historia del edificio, obra del arquitecto palentino Jerónimo Arroyo y una de las edificaciones más espectaculares de los centros de enseñanza secundaria construidos en España a comienzos del siglo XX. El texto de la intervención ha sido editado en una obra de gran calidad, que merece ser consultada por quienes se interesen por el desarrollo de la enseñanza en España y su incidencia en la renovación arquitectónica y funcional de los edificios con fines educativos.

Aludo a este tema en el blog por dos razones. La primera porque creo que nunca se destacará con el suficiente énfasis lo mucho que han representado los Institutos de Segunda Enseñanza en la historia de la educación en España. Nacidos al amparo de la Ley de Pedro José Pidal en 1845 han supuesto desde sus inicios uno de los pilares básicos en el proceso de formación de muchas generaciones de españoles. Tarea lograda en un proceso que gradualmente fue incorporando a las aulas a los hijos de las clases medias y, más tarde, de los niveles socialmente inferiores, en un ejemplo de integración educativa que ha simbolizado hasta nuestros días la capacidad inherente a la enseñanza pública para luchar contra las diferentes formas de exclusión en la enseñanza, impulsar el desarrollo global de la sociedad y la acreditación de quienes, con su esfuerzo y talento, se hacían merecedores del máximo reconocimiento con independencia de su origen social.
Por eso, cuando en estos momentos se cumplen los centenarios de la primera etapa de los Centros creados y construidos en las capitales provinciales, donde comúnmente se identifican con edificios emblemáticos y de gran calidad arquitectónica (hace un año se celebró la misma efeméride en el Instituto Zorrilla de Valladolid), justo es reconocer sus merecimientos y enarbolar sin rubor la bandera de lo que representa la escuela pública. Ayer, hoy y mañana.


Y, por otro lado, deseo también aludir a la relevancia del profesorado que, en condiciones muy difíciles, dignificó la labor llevada a cabo en estos Centros. La nómina sería enorme, tan formidable como la categoría que en el tiempo ha tenido el Cuerpo de Catedráticos de Instituto, hoy lamentablemente devaluado por mor de iniciativas oficiales que han lesionado la imagen del profesorado de Enseñanza Secundaria, aunque en no pocos casos sus méritos y capacidades darían varias vueltas a colegas que se vanaglorian de su condición de profesores universitarios.



La celebración de ayer en Palencia dejó testimonio fehaciente de este hecho. El acto sirvió para hacer un homenaje a dos antiguos profesores que han marcado huella en la historia de la educación y de la ciencia españolas. Es el caso del Dr. D. Mamés Esperabé Lozano, que llegó a ser Rector de la Universidad de Salamanca durante muchos años, y el Dr. D. Miguel Catalán Sañudo, autor de descubrimientos decisivos en el campo de la Espectrometría. Sendas placas evocan su paso por el “Jorge Manrique”, como expresión de la relevancia que estos Centros tuvieron como ámbito de trabajo de profesionales de la docencia con extraordinaria proyección en su tiempo y hacia el futuro.

14 comentarios:

  1. Uffff, no veas la envidia que me das cuando hablas de enseñanza secundaria... nunca llegue a ella, jajaja y si me descuido ni a la primaria, no sabes lo que me hubiera gustado estudiar, no me averguenzo pero si me da rabia no haber podido hacerlo. Pero esa es otra historia, jajaja. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La enseñanza pública ha sido, es y será, el único instrumento que puede garantizar la plena igualdad de todos sin ningún tipo de distinción.
    Es una labor de toda la sociedad apostar y defender la enseñanza pública como un valor,apostando por su máxima calidad y dignificando a sus docentes. Especialmente ahora, amenazada por desde distintos ámbitos y con urgencias que precisan una respuesta clara y definitiva por parte de las autoridades.
    Gracias y enhorabuena por este post, Fernando. De verdad, hacen falta muchos más como este, nos va el futuro en ello.

    ResponderEliminar
  3. alberto r m22/10/08 13:39

    Soy profesor de Secundaria en Albacete y te agradezco mucho esta referencia a nuestro maltratado oficio. Muchas gracias

    ResponderEliminar
  4. Fernando, un post brillante que me ha transportado a los lejanos años en los que cursaba el Bachillerato en un edificio parecido al de tu post aunque no tan antiguo.
    Felicidades a quien corresponda y sigamos defendiendo a la enseñanza pública, gratuita y obligatoria ahora amenazada por diferentes intereses.
    Nunca olvidaré a algunos profesores que formaron parte del Claustro y que nos dejaron una huella imborrable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Qué buenos recuerdos me vienen a la memoria después de leer tu post de hoy.
    Mis años de Instituto fueron unos de los mejores y fíjate si es así que aun me paro para hablar con mis antiguos profesores cuando me cruzo con ellos y es inmensa la alegría que me da de verlos.

    Besos y buen día

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante, realmente la escuela, el instituto y lo demas es lo que marca tu vida. Yo me senti muy bien en todas mis etapas, aunque la universidad donde estudie que fue la autonoma de Madrid, me parecio fria y sin gracia el edificio, sera porque me gustan los edificios con sabor y hubiese querido participar en una de estas emblematicas, por el ambiente que se respira en ellas....
    Si es verdad que hay que alabar a muchos de los profesores por su trabajo, yo tengo buenos recuerdos de los mios, no asi de un desalmado salesiano que le hizo el curso a uno de mis hijos traumatico, pero al fin y al cabo son personas y como en todo las hay buenas y malas....
    La enseñanza publica, en la cual yo siempre he estudiado, hoy en dia me parece que es lamentable, simplemente por las horas minimas que se dan en primaria, que es donde yo estoy envuelta ahora debido a mis hijos. Tengo uno en un publico y otro en un buen privado, a raiz de el anterior problemas y no hay color en referencia a nivel con que cursan la misma asignatura y no digamos de las que no dan, ingles, como si nada, siguen igual que hace 30 años....
    Por otra parte ahora el que quiere montar una empresa, pone un colegio privado, te sacan el dinero por lo general y no tienen nivel, para encontrar uno decente te las ves y te las desean.....
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Dónde hay que firmar para reforzar tu reconocimiento y tu defensa?
    Fantástico post, Fernando!
    En verdad, nos va la vida en la defensa de la enseñanza pública y no estamos sino maltratándola de una forma reiterada e inmisericorde, para perjuicio de nuestros jóvenes y para el hartazgo de nuestros profesores, de todos los que fueron y serán en todos los rincones del país...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Mi madre es profesora, así que me gustó la especie de homenaje que dejaste en tus campos abiertos.
    Hace tiempo que no sé de ti.
    ¿Cómo va todo? Espero que bien.
    Un abrazo y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  9. Para mi fué un orgullo ir al instituto, justo por lo que dices, poco a poco, la clase social baja podía demostrar por fin, que no sólo los niños de papá podían ser ingenieros o arquitectos o médicos, desgraciadamente, lo de ir a la universidad ya era otro cantar, sobre todo si no te quedaba mas remedio que trabajar.Hoy en dia, mi sueño de ir a la universidad, lo vi cumplido a través de mi hija.

    ResponderEliminar
  10. Estoy contigo, y reitero lo dicho: la enseñanza pública es la labor más importante que puede acometer el estado. El que siga existiendo es una garantía de convivencia en el futuro.
    Es bueno reseñarlo ahora que cada día aparece más gente queriendo destruir la enseñanza pública y privatizar todo.

    ResponderEliminar
  11. Querido Fernando:
    Agradezco de corazón tu amable comentario acerca del Centenario del Instituto de Palencia. Representa el esfuerzo de un conjunto de profesores que intentamos dignificar y potenciar la maltratada enseñanza pública. Creo que estos actos son un buena ayuda para los Institutos.
    Todos los que quieran seguir nuestra aventura, pueden hacerlo en el portal del Instituto (www.iesjorgemanrique.com). Allí se podrá encontrar el programa de actos, a los que están invitados todos los profesores.
    Saludos desde Palencia
    Jesús Coria

    ResponderEliminar
  12. Por varios motivos me es grato este comentario:
    1. Se trata de Palencia, mi tierra natal, aunque he pacido en otros prados.
    2. Por Jorge Manrique, el de los ríos que van a parar a la mar, que es el morir…
    3. Por la enseñanza pública, a mí que siempre estuve en privada de uno y otro signo, pero que ya tarde descubrí su verdad y su valor.
    4. Por ti, Fernando, que ¡hay que ver los "palos" que dominas.
    Sigue así, buenos días.

    ResponderEliminar
  13. HOLA!TE AGRADEZCO QUE NOS CUENTES TODO ESTO.QUE BUEN POST.
    LA EDUCACION ES EL UNICO ELEMENTO QUE LE PERMITE AL HOMBRE DEFENDER SUS DERECHOS.
    OJALA TODOS LOS NIÑOS DEL MUNDO LOGRARAN SU SECUNDARIA..
    CARIÑOS.
    SILVIA CLOUD

    ResponderEliminar
  14. Hola Fernando, si que es verdad que todos hemos podido gozar de Manrique en la escuela y después en el instituto, ¿quién no ha recibido un examen con un poema de Manrique o ha intentado descifrar en el clase con los compañeros las metáforas románticas que acompañaban a las comas y los puntos de sus escritos?. Pero hay algo muy importante en lo que explicas y es que pudo llegar a la enseñanza pública y a todos los niveles, con las mismas igualdades para todos, porque sino yo hubiera sido una de las marginadas. Un bonito y importante post, gracias. didi.

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails