3 de junio de 2008

Aprender y soñar en el Sahara

He conocido a Antònia P. en el ciberespacio. Mantiene tres excelentes ventanas con las que trata de preservar el recuerdo de lo que ha sucedido y sucede en el Sahara. Ventanas abiertas y sensibles a la terrible situación en que se encuentra el pueblo saharaui. No hay atenuantes para el recuerdo de una de las tragedias humanas a las que el mundo parece haberse acostumbrado y ante la que permanece indiferente. Un mundo ajeno a lo que significa otra violación más del derecho internacional, expresado en las Resoluciones de Naciones Unidas
Antónia insertó ayer en su blog una entrada que me hizo reflexionar: se refería a las escuelas que tratan en el desierto de enseñar a los niños en condiciones dificilísimas. Tarea noble donde las haya, es ante todo empresa digna de la mayor admiración y del más entrañable reconocimiento. Podría, por mi parte, desarrollar una serie de ideas estructuradas en función de la información de que se dispone sobre el tema. Prefiero, sin embargo, evitar los academicismos y proferir en voz alta, quizá deslavazada y en una serie de frases pretendidamente ordenadas, la idea que me sugiere, sin haber estado allí todavía, la sensación de que esta realidad debe formar parte indisociable de nuestras preocupaciones.


Me imagino que, si hablásemos con uno de esos niños, nos diría más o menos esto: que establecían el derecho a la independencia y la realización de un referendum de autodeterminación, que jamás se hallevado a cabo. Perder o debilitar la memoria de esta catástrofe en España es algo que no nos podemos permitir, por más que cada vez que nos enfrentamos al problema la sensación de impotencia nos invade, al ver transcurrir los años mientras los Gobiernos, en aras de un pragmatismo que nunca han pretendido matizar, asumen los hechos consumados y miran de manera vergonzante para otro lado como si el problema no fuera con ellos, como si la deuda histórica de los españoles con el Sahara estuviera saldada.

No creáis que porque soy pobre y vivo en el desierto
no sé escribir.
No creáis que porque mis pies se hunden en la arena y en las piedras
no sé leer.
No creáis que porque mi tez está implacablemente curtida por el sol
no sé de cifras.
No creáis que porque a veces el viento me asusta con sus bramidos
no sé dibujar.
Mis maestros me dicen que existe el mar.
Mis padres me han hablado de palmeras que dan sombra
y de fuentes que no cesan.
A mis amigos les dicen que en algún lugar
hay casas con puertas y ventanas que se cierran.
Con todo lo que yo sé y he aprendido
¿podré algún día ver el mar, arrimarme a la palmera y a las fuentes?
¿podré algún día abrir y cerrar las puertas y ventanas de una casa
que me cobije en mi tierra arrebatada?

(La fotografía se la he tomado prestada a Antónia. Es de ella)

10 comentarios:

  1. Muy emotivo el poema. Y la situación del Sáhara cada vez peor. En España hemos olvidado un problema que creamos nosotros mismos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es incomprensible que no se acometa con urgencia una solución a este problema.
    Saludos,
    Diego

    ResponderEliminar
  3. Yo también he conocido a Antonia y aprecio mucho la labor que está haciendo. El olvido de esas personas que dependieron de España o que descienden de gentes colonizadas por España no es justo en absoluto. Pero tiran más las relaciones con Marruecos y los saharahuis están condenados al desierto, sin país, sin ciudades. Me da vergüenza.

    ResponderEliminar
  4. Fernando: te agradezco esta referencia a los saharauis. El poema es muy bonito y cierto. En los Campamentos hay montones de licenciados universitarios que no pueden ejercer su profesión. Sólo los maestros y los médicos tienen algo que hacer, cada día. Los demás sólo esperan.
    Si los saharauis tuvieran conexión a internet en sus haimas, les encantaría tu post.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado tu post de hoy y de referirte a nuestra querida ANTONIA, que escribe maravillosamente y trabaja mucho por la causa saharauí. Un pueblo, por lo que ella y Francisco Campillo cuentan, entrañable, digno, generoso, hospitalario e inteligente. Tendríamos que hacer algo sin duda alguna. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  6. Te agradezco mucho que entraras en mi desván, pues eso me dio la oportunidad de descubrir tus campos. Y lo cierto es que me han parecido verdes y frescos. Enhorabuena por el blog, pues es una maravilla.
    Este tema por ejemplo del Sahara no puede ser más interesante y llevas mucha razón.
    Deberíamos de tener más memoria. Pero en estos tiempos que corren, parece que somos como peces, que olvidan al segundo lo vivido, que nada cala en sus mentes.
    Ojalá llegara la lluvia de la que hablaba Bob Dylan y se llevara a tanto cantamañanas como existe en este pobre mundo.
    Un abrazo compañero y habrá que no perder la fe. No nos queda otra.

    ResponderEliminar
  7. Que difícil parece aprender a leer con tantos tapujos a tu alrededor. Bravo.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. PABLO, DIEGO, CECILIA, ANTÒNIA, MERCHE, ALATRISTE Y SOMMER. A todos gracias por vuestros comentarios y vuestra aproximación. Han pasado muchos años y queda muchísimo trecho por recorrer. La situación del pueblo saharaui es muy dificil, sus perspectivas muy críticas, su horizonte sigue siendo el desierto y el mar ni se divisa. Pero, por favor, no los olvidemos nunca. Nunca. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Que difícil situación y que indiferencia a este problema ..realmente somos privilegiados y ellos que tienen ademas del montón de arena ..sin verdes .sin tantas cosas y que difícil cada día poder vivir de esa manera de verdad yo no se que haría al estar ahí ..sin un lugar sin una bandera sin una nación en un total abandono que tristeza ..un beso....para ti

    ResponderEliminar
  10. Lisa Rubio9/7/08 19:41

    Acabo de entrar en tu blog y me he topado con esta entrada, que sinceramente me ha emocionado. El poema que incluyes es maravilloso. Lo voy a leer en mis clases, porque es lo más emotivo que he leido sobre el tema, poniendo voz a un niño saharaui. Gracias

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails