24 de junio de 2008

Se cumple el centenario de Salvador Allende y las grandes alamedas se han vuelto a abrir en Chile, el país de todos los climas del mundo

El dia 24 de Junio se cumplen cien años del nacimiento en la ciudad chilena de Valparaíso de Salvador Allende Gossens. Pasa el tiempo tan deprisa, los acontecimientos se suceden con tanta rapidez que momentos importantes de la historia quedan desvaidos por la aparición de otros y otros, que los ocultan hasta difuminarlos en el olvido. Me resisto a que eso ocurra con la figura de Salvador Allende, que representó y simbolizó uno de los episodios más esperanzadores y dramáticos ocurridos en el mundo en el último tercio del siglo XX. La resonancia que tuvo en España y en Europa fue impresionante. Pese a la lejanía en el espacio, Chile estuvo presente y próximo en el tiempo. Cuanto allí sucedía era seguido con enorme atención. Y cuando los traidores bombardearon cobardemente La Moneda muchos tuvimos la sensación de que las bombas caían a nuestro lado. Las imágenes de Santiago aquel septiembre negro de 1973 - "yo pisaré las calles nuevamente de lo que fue Santiago ensangretada", escribió y cantó Pablo Milanés - forman parte indeleble de nuestra memoria colectiva.
Aciertos y errores, anhelos e insidias, ilusiones y chantajes se unieron en la etapa iniciada con la elección de Salvador Allende como Presidente de Chile, que abrió en el mundo un halo de esperanza, precursor de una época nueva en la historia de la América Latina. La historia ha absolvido ya a Salvador Allende y el sinfín de testimonios que la investigación nos ha legado permiten a estas alturas dejar a cada cual – a él, a quienes le apoyaron, a los que le impidieron seguir, a los que sobornaron a los huelguistas del transporte, a los que le derribaron con violencia, a los Kissinger de turno (que nadie olvide jamás la responsabilidad de Henry Kissinger, inicuo Premio Nobel de la Paz, en la tragedia) y a los que le quitaron la vida - en el sitio que les corresponde, conscientes de que la obra de Allende, aunque entonces fallida, siempre será recordada como símbolo de lucha por la libertad y por la igualdad.
Allende cumple cien años y el país más largo del mundo – “es Chile un país tan largo, mil cosas pueden pasar”, cantaban los Quilapayún- lo celebra con respeto y sin estridencias. Desde Arica hasta Punta Arenas las librerías, entre ellas esas magníficas librerías de Santiago, Concepción y Valparaíso, que alguna vez he visitado, se han llenado de obras conmemorativas, que mayoritariamente se alinean con actitudes de reconocimiento a quien les abrió un horizonte de esperanza, en el que se veían identificados los que menos tenían y los que más podían aportar, por su inteligencia, por su sensibilidad y por su generosidad, a la construcción de un Chile mejor.
Y qué mejor homenaje que recordar las palabras pronunciadas cuando veia caer, con estrépito, violencia, muerte y fuego, el modesto e inseguro edificio que habia construido o trataba de construir:
"Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad al pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que hemos entregado a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.
Trabajadores de mi patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo se abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor".
Las grandes alamedas de Santiago. Cuando las visiten no dejen de evocar estas palabras

6 comentarios:

  1. rosario méndez26/6/08 20:46

    Gracias por recordar esta fecha. Pensaba que iba a quedar desapercibida, pero la has comentado con mucho acierto y sensibilidad, algo a lo que estamos acostumbrados los que visitamos este blog.

    ResponderEliminar
  2. Hola Fernando. Gracias por visitar mi blog y anotarme esas palabras tan bonitas. He de ser sincera, nunca había visitado tu blog,¡es fantástico! Cuantas cosas que aprender de el. Prometo visitarte más a menudo. Aunque no se que podré comentar, lo dices tu todo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias por la entrada, me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  4. Precioso el homenaje al gran Salvador Allende. Lo de Kissinger, como muy bien dices, inicuo premio Nobel de la paz... no tiene perdón de dios. Besotes, M.

    ResponderEliminar
  5. Le escribo desde Santiago para agradecerle este recuerdo a nuestro Presidente. Es emocionante saber que en España todavia se le recuerda. El amaba a España pero España no le ayudó en aquella terrible situacion que vivimos cuando todavia duraba la dictadura de Franco. Si viene alguna vez a Chile, Sr. Manero, no deje de visitar la tumba de Allende y los recuerdos que con motivo de su centenario se están inaugurando por acá. Reciba vs y su familia un saludo fraternal

    ResponderEliminar
  6. Anónimo6/7/08 23:55

    Me han informado de los comentarios que ha hecho en su blog sobre la figura de Salvador Allende y he entrado a verlo. Me ha gustado mucho y se ve que conoce bien el tema. Le felicito y se lo agradezco. Mis padres fueron victimas de la salvaje represión de Pinochet y me sobrecojo cada vez que alguien en Europa se acuerda de Chile. No sabe cuanto se lo agradezco

    ResponderEliminar

Related Posts with Thumbnails